Publicado El: Lun, oct 25th, 2004

CRUCEMOS EL MAR ROJO

Hno: Victor M Cuevas.  -  II Iglesia Bautista ´El Calvario´ Moa-Cuba                             ¨Dí a los hijos de Israel que marche ¨, no es una orden usual cuando las circunstancias lo ameritan; cuando apremia el avanzar por que se está en peligro, esta demás estimular a ello. Pero precisamente es esto mismo lo que Dios le dice a un pueblo que huye de sus enemigos a sabiendas de ser destruidos si estos le alcanzaren. La Biblia nos cuenta que saliendo Israel de Egipto con mano poderosa de parte de Jehová llegó a una situación muy particular Ex 14: 1-22.



 Dios había endurecido el corazón de Faraón una vez más (Ex 14: 17) y este y sus oficiales decidieron dar coses contra este pueblo nuevamente. Nos cuenta la escritura que fueron escogidos los mejores materiales bélicos de Egipto (Ex 14: 7) y a decir de ello, este pueblo impío se preparaba para hacer volver a Israel a su esclavitud o cometer un genocidio contra un pueblo que no sabía defenderse ni tenía armas para ello. ¿Era necesario ordenar marchar a un pueblo que sabía que su vida dependía precisamente de ello? Si solo comentáramos el texto bíblico hasta este punto la respuesta es, NO ES NECESARIO, para ellos estaba más que claro que solo avanzando podrían librarse de la furia de Faraón, pero debemos seguir leyendo. ¿Acaso podrían marchar?, ¿el camino estaría preparado para ello?, ¿las condiciones son propicias? La escritura nos explica que el pueblo tenía frente a ellos un obstáculo topográfico que vencer, a los lados les era imposible desplazarse, y detrás venía Faraón respirando venganza; entonces, es aquí donde comenzamos ha entender un poquito el porque Dios ordena a Moisés a que su pueblo marche, pero… ¿por dónde?,¿cuál es la salida?, ¿es que acaso no ve Dios que estamos en una encerrona sin esperanza alguna de salir? ¿Cómo es eso de marchar, hacia el mar? Estas eran algunas de las interrogantes de los acosados Israelitas que veían venir su fin cabalgando sobre los carros de guerra del mayor imperio de esa época. En este punto es donde nos parecemos nosotros a ellos. Preguntas como estas han salido de nuestras mentes generadas por circunstancias similares, y lo cierto es que Dios parece siempre estar enfrascado en darnos la solución más difícil. Pero hay principios espirituales en esta forma de Dios obrar y deseo invitarles a profundizar en ello.


• Dios ordena marchar al pueblo cuando humanamente es imposible y lo primero que el Espíritu Santo desea mostrar en ello es que el pueblo de Dios debe mantener el curso de su camino aunque haya obstáculos en el, ´dile a los hijos de Israel que marchen ´ ha sido la declaración divina. Es frecuente en nosotros buscar variantes para resolver problemas en nuestra caminar cristiano, pero ello se desvía de esta enseñanza cuando cambiamos la dirección o el rumbo para bordear los obstáculos encontrados. Es como si Dios le dijera: ´ yo se que el mar se interpone entre ustedes y la única vía de escape, pero precisamente es esta la ruta que he trazado para sus vidas y es por ahí que hay que transitar ´. Como hemos olvidado infinidades de veces que los obstáculos en el caminar con Cristo son permitidos para hacernos crecer!. Dios es experto en aprovechar cada oportunidad para glorificarse, citemos a Pablo, un hombre a quien Dios guió de forma singular por diversas dificultades antes y después de conocer a Cristo: porque a los que aman a Dios, todas las cosas ayudan a bien. (Ro 8:28)´, diría también: pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presentes no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse (Ro 8:18), reiteraba así de esta forma: porque esta leve tribulación momentánea produce cada vez en nosotros una cada vez mas excelente y eterno peso de gloria (2Co 4:17). Como se puede leer el apóstol veía en cada mar rojo una oportunidad más para caminarlo en seco y ver derrotados sus enemigos por intentar hacer lo que solo les he permitido a los que son Hijos del Dios Altísimo. En la senda del cristiano los problemas y dificultades se resuelven caminando por ellos no rodeándoles, no evitándolos, no disolviéndolos, sino resolviéndolos con la ayuda de Dios.


• Los obstáculos son permitidos por Dios para que les pasemos por encima y esta es la forma más eficaz de demostrar cual es la mano que nos guía. La Biblia dice que ya Dios había previsto con antelación la prueba que atravesaría su pueblo y había salido junto con el con su mano poderosa ´Y endureció Jehová el corazón de Faraón rey de Egipto, y él siguió a los hijos de Israel, pero los hijos de Israel habían salido con mano poderosa (Ex 14:8)´.
Los obstáculos son para ser conquistados por los guerreros de Dios. En el nombramiento oficial de Josué como legislador de Israel, Dios les prometió que donde quiera que el pueblo pisaré con la planta de sus pies, esa tierra sería suya ´yo os he entregado (…), todo lugar que pisare las plantas de vuestros pie´ (Josué 1:3). Es hora de levantarnos y pasar por encima de los obstáculos, es momento de levantarnos y caminar por encima de las aflicciones y declararlos propiedad de Dios con señales milagrosas. Hollemos las piedras del camino, conquistémosla para Cristo, hagamos marca en nuestra historia, permitamos que sea evidente para los pueblos vecinos de este siglo que el pueblo de Dios marcha de forma gloriosa hacia su morada eterna.


• Obedecer la orden de marchar cuando parece imposible es un acto de fé, por cuanto la fé cristiana toma forma y exige su aparición cuando la acción divina es imprescindible, la fé cristiana se sustenta en lo sobrenatural provocado por la voluntad de Dios. Es obvio que si Dios ordena marchar hacia un obstáculo humanamente infranqueable es porque su intervención no se hará esperar, dice la escritura ´los que miraran a el fueron alumbrados, y sus rostro no fueron avergonzados´ (Sal 34:5), por tanto, por risible que parezca una orden divina, en su *****plimiento esta la victoria. Así que es la fe la que entonces debe actuar en tales circunstancias, el precepto divino: dile a los hijos de Israel que marchen ’ es un estímulo a la fe, es provocar que las huestes divinas se pongan a nuestro favor solo con creer que Dios intervendrá en la situación que atravesemos, es dar crédito y oportunidad a la mano divina que es capaz de hacer sendas por donde no las hay, es llamar por la fe las cosas que no son como que son, es dejar obrar sin impedimentos escépticos al AMEN de DIOS, Jesucristo.

• Sus razones son favorablemente fuertes para hacernos pasar por lugares difíciles, innumerables de veces he escuchado de los inconversos expresiones de asombro al ver pasar al pueblo de Dios por diversas tribulaciones sin ser afectado en ellos el gozo y la experiencia de sentirse realizados, y ello favorece el testimonio de Dios. Hemos visto situaciones extremas en la que la ciencia no ha tenido ni diagnósticos ni solución y una simple oración al Dios de los cielos a bastado, y ello favorece el testimonio de Dios, se ha hecho realidad en la Iglesia la expresión de asombro de los que cantan en cantar de los cantares: ´Y quien es esta que sube desde el desierto recostada sobre su amado ´(Cnt 8:5). Ciertamente Dios usa las situaciones extremas para fortalecer el testimonio suyo entre las naciones y entre sus enemigos, testimonio que también es el de su Iglesia, que también es el de los pastores que dirigen la grey, que también es el de aquel hermano que gime en el rincón más húmedo e incómodo de su congregación. Aquí deseo detenerme para señalar que cada obra milagrosa del Espíritu Santo en la Iglesia no es para glorificar hombre alguno. Primeramente es para glorificar a Cristo y después para beneficiar a los que son suyos.
Unos de los argumentos esgrimidos por Dios para permitir a sus hijos esta situación tan peligrosa fue la de glorificarse en Faraón y en todo su Ejército. A los enemigos de la fe, es con la fe que se les muestra que Jehová ES. Dijo Dios a Moisés: ´Y he aquí yo endureceré el corazón de los Egipcios para que los sigan; y yo me glorificaré en Faraón y en todo su Ejército, en sus carros y en su caballería; y sabrán los egipcios que yo soy Jehová (…)´(Ex 14:17-18).
Años después cuando el pueblo de Israel campeaba por los campos de Moab con triunfos estampados ya en su currículo vitae un Rey se sintió amenazado. Ya el testimonio de Jehová había recorrido toda la región. Este Rey nombrado Balac se reunió con su Concejo de Estado y turbado en gran manera planteó: ´Ahora lamerá esta gente todos nuestros contornos, como lame el buey la grama del campo´(Num 22:4). El testimonio de Dios puesto a prueba en las aflicciones que enfrentamos hace que los enemigos de la fe nos vean con respeto y temor. Es por ello que Jesús cuando hablaba del proyecto de la Iglesia frente a sus discípulos decía de ella: ´y las puertas del Ades no prevalecerán contra ellas´; diciendo con ello que el testimonio de Dios dentro de ella y hacia el mundo iba a ser tan contundente, convincente y poderoso, que las huestes del las tinieblas no tendrían mas opción que cede el terreno que el pecado ha conquistado en la humanidad.
Los gobernantes del primer siglo fueron los primeros en tener contacto con esta realidad poderosa del testimonio de Dios, hablaban de ellos como los trastornadores de este mundo: ´´ Estos que trastorna el mundo entero también han venido acá (Hch 17:6b), dice la Biblia que ´Jehová quitó las ruedas de sus carros (de Faraón) y los trastornó gravemente. Entonces los egipcios dijeron: Huyamos de delante de Israel, porque Jehová pelea por ellos ´ (Ex 14:25).

´Dile a los hijos de Israel que marchen, significa: ´ Iglesia, déjame mostrar al mundo que mi mano poderosa aún está con ustedes ´, ´ Iglesia mostremos al mundo que el testimonio del Dios eterno no ha cesado aún ´, ´ Iglesia el testimonio de Cristo ha de ser establecido por su obediencia cuando es obstruido el camino estrecho que les he señalado ´.

Dile a los hijos de Israel que marchen aún resuena desde el día del cruce del mar rojo, pongamos atención y *****plamos la orden. Todavía sus ecos golpean las paredes de la historia en busca de alguien que se prepare para la batalla, aún la orden de Dios busca discípulos receptivos que se atrevan a ser obedientes a cruzar cada obstáculo presentado en su caminar diario.
HAGÁMOSLO! , MARCHEMOS!, CRUCEMOS EL MAR ROJO!

About the Author

Facebook comentarios:

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.