Publicado El: Lun, jul 10th, 2006

Cuando Dios Llama

Por Gabriel Cortes. 1 Samuel 3:1-10
En esta mañana queremos mirar al llamado de Dios en nuestra vida, examinando el llamado del profeta Samuel. (leer)
Dice la Biblia en el v. 1, que Samuel ministraba o servía a Jehová en el Templo. Su mamá Ana le prometió a Dios que si le daba un hijo, lo dedicaría a él y lo traería a Su Casa; Dios la escuchó y ella cumplió su promesa.

En el principio del capítulo 3, hay otra nota muy interesante pero también muy triste. Dice “que la Palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; que no había visión o revelación con frecuencia.”

Aunque Dios había hablado dirécta y audíblemente a Moisés y a Josué, Su Palabra se hizo rara durante el tiempo de los jueces. Para cuando vino Elí, no habían profetas trayendo el mensaje de Dios. Los sacerdotes eran corruptos y ni siquiera seguían Su Ley. Por 300 años, el pueblo no escuchó nada o casi nada de parte de Dios.
En medio de todo, Dios toma la iniciativa, y se comunicó personálmente, con un joven llamado Samuel.

Era de noche, todos estaban durmiendo, y Jehová llama a Samuel por primera vez. Samuel responde “Heme aquí,” pensando que era Elí quien lo llamaba. Esto sucede tres veces. A la tercera, Elí reconoce que era Dios quien lo llamaba, e instruye a Samuel como responder.

El v. 10 es hermoso. Dice que “Jehova vino, se paró allí y lo llamó como las otras veces. ‘¡Samuel! ¡Samuel!’” El respondió “Habla porque tu siervo oye.”

Hay varias cosas que podemos aprender de este pasaje acerca del llamado de Dios.

I. CUANDO DIOS LLAMA, DIOS TOMA LA INICIATIVA.

Es El quien llama. El sabe lo que quiere de nosotros. Nos llama no porque nos necesita, sino porque quiere compartir con nosotros Su obra grande y divina.

Uno de los significados de la palabra “llamó” es “dirigirse a alguien por nombre”. Y dirigirse a alguien por nombre implica que uno conoce a esa persona. Tal vez Samuel no conocía a Dios; pero Dios le conocía a él. Anhelaba una relación personal con aquel joven y usarle en gran manera. Desde antes de nacer, le había destinado para Su servicio.
Cuando Dios llama, Dios toma la iniciativa. La tomó al su madre concebir y al llamarlo personálmente en aquella noche.

II. CUANDO DIOS LLAMA, DIOS CONTINÚA LLAMANDO HASTA
QUE RESPONDEMOS.

Dios no llamó a Samuel una vez, sino 4. Persistió llamándole, hasta que respondió. Quería hacer tantas cosas en y a través suyo, que no le dejo quieto. Finálmente, aquel joven con gran potencial, respondió.

Cuando Dios llama…

III. CUANDO DIOS LLAMA, ESPERA QUE RESPONDAMOS EN
OBEDIENCIA Y SUMISIÓN. (v. 10)

La contestación de Samuel era típica del siervo que escucha y obedece el plan de Dios. (Gén. 22:1; Ex. 3:4; Isa. 6:8)

La respuesta de Abraham, Moisés, Isaías y Samuel, fué una de obediencia y sumisión. La misma que Dios espera de tí y de mí.

Una de las verdades centrales del estudio “Mi Experiencia con Dios”, es que no podemos seguir a Dios y quedarnos donde estamos. Necesitamos hacer ajustes en nuestra vida, para poder hacer lo que Dios quiere que hagamos. La obediencia nos va a costar a nosotros, pero también a aquellos que están a nuestro alrededor.

Cuando sentimos el llamado de Dios, ya sea para seguirle en servicio o recibir su salvación, necesitamos abandonar todo lo que nos impide seguirle. El mejor lugar donde podemos estar, es en el centro de la voluntad de Dios.

Cuando el Señor me llamó, y esto sucede de distintas maneras, tenía delante una carrera en la transportación aérea. Pero Dios me convenció de que Su voluntad es siempre lo mejor. Nos casamos; dejamos atrás nuestras familias, nuestros amigos, nuestra iglesia, y llegamos a Fort Worth. Seis años después, aquí estamos, con más de lo que dejamos.

Youth, I know that you have a lot of dreams and aspirations. But though they may be good, it is even better to do what God wants you to do. God may be calling you to be a pastor, a missionary (there are many kinds of them), a church planter, to devote your whole life to a particular ministry He has placed in your heart. Don’t turn a deaf ear. Respond. The last thing you want to do is to have God against you. Obey him and surrender. He will reward you with even more than you expected.
The same goes for the adults. (repeat point made to youth)

Dios nos ha llamado a todos para servirle. Ha algunos, les llama a servirle de una manera más activa y regular; a poner todo a un lado y dedicar sus vidas, su tiempo, su totalidad para El y Su reino. ¿Eres tu uno de esos? Si lo eres, responde en obediencia y sumisión

OREMOS

LLAMADO A RESPONDER AL LLAMADO

LLAMADO A SALVACIÓN

About the Author

Facebook comentarios:

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.