Publicado El: Mar, sep 11th, 2007

Dios es Rey

 

Por: Pastor Benjamín Esquer Cruz. Y al Dios en cuya mano esta tu vida…nunca honraste. Daniel 5:23. No importa donde estés, no importa que es lo que piensas, no importa en que o quien creas, no vale de nada tu experiencia, ante Él no cuenta tu preparación, no importa que tan alto llegues o que tan bajo estés, el Soberano y único Señor es nuestro Dios.

 


La vida no depende del trabajo o descanso, tampoco depende de la riqueza o la pobreza; no depende de tu superación personal o de tu depresión; no depende de tu valor o de tu temor. La vida depende del Dueño de ella y el dueño no eres tú, alguien te la dio, te la ha proporcionado y tarde o temprano pedirá cuentas de ella, la vida depende de la honra que le des al Autor de la vida.

 

El dueño de todas las cosas y aun de tu vida se llama Jesús de Nazaret quien ha entregado todo por ti, quien dio vida a todas las cosas, que es desde el principio hasta el fin, quien ha llegado a tu vida y se ha manifestado entre nosotros por amor.

 

El hecho de que creas o no en Dios no te exime de tu sujeción a Él, no está pidiendo permiso para gobernar tu vida, te está dando la oportunidad de que te sujetes a Él. Quien esta en necesidad de agradarle eres tú, Dios no te necesita, Él te ama, te busca y te salva porque su amor es tan grande que sabe que por tus fuerzas no lo harías.

 

En ocasiones somos tan testarudos que creemos que ignorarle nos dará una salida pero la Biblia nos enseña que no es así, estés dentro de su reino o fuera de su voluntad Él sigue siendo el Señor. Su autoridad es por siempre y para siempre, en todas las cosas en todo el universo en todo lo creado en el cielo, en la tierra, en los mares, en el espacio, en el infierno Jesús es el Señor, que lo escuchen los abismos, que retumben las montañas, que haga eco en los valles, que resuene en tu mente, en tus fuerzas, en tu corazón Jesús ha sido, Jesús es y por siempre será el Señor.

 

Estés vivo o cuando mueras Jesús sigue siendo el Señor, porque para esto murió y resucito para ser Señor así de vivos como de muertos, no hay escapatoria de su voluntad, en lo profundo de los mares allí esta Él, en lo alto de los cielos también habita.

 

Nabucodonosor el rey mas grande que tuvo Babilonia fue humillado hasta el punto de convivir con los animales y vivir como una fiera del campo y hasta que dio honra al Dios del cielo fue restituido en su cabal juicio y en su reino, no importa si vives bajo las leyes de Dios o bajo tus principios, la ley de Dios es quien gobierna en el universo.

 

Después su hijo Belsasar se engrandeció en el reino y creyó que por sus fuerzas estaba en el trono, ignoraba que toda autoridad es puesta por Dios. Es fácil caer en el error de nuestra excesiva confianza en nuestro meritos, en nuestro esfuerzo, pero tienes lo que tienes no por tu esfuerzo solamente sino porque Dios ha tenido misericordia de ti, la carrera no la gana el que corre mas fuerte o el mas sabio, sino del que Dios tiene misericordia.

 

Belsasar quiso jugar con las cosas de Dios, trajo los utensilios del templo de Dios para deleitarse en el pecado con los príncipes y sus concubinas.  Es triste en nuestra vida cuando las bendiciones de Dios las convertimos en obstáculo para nuestra vida espiritual y nuestra comunión con Él.

 

Cuando Dios actúa no pide permiso para hacerlo. Nadie estaba cuando creo las cosas y puso en el cielo las constelaciones y las estrellas.

 

Dios envió una mano con un mensaje para el rey Belsasar, la escritura en la pared no la pudieron interpretar ni los sabios, ni los adivinos, lo que Dios escribe y habla solo puede ser entendido por los que viven obedeciéndole, es un privilegio reservado para los hijos de Dios. Y es mejor vivir sujeto a Él que lejos de Él.

 

El mensaje era claro porque siempre que Dios habla lo hace así, quien necesita interpretaciones y que se les explique son las personas que están fuera de su Reino.  Quien vive obedeciendo a Dios las cosas del Reino le son claras porque habla el mismo lenguaje.

 

Por eso Daniel pudo interpretar el mensaje a Belsasar, Daniel vivió bajo la gracia de Dios, obedeciéndole, adorándole y sirviéndole. Quieres entender el lenguaje de Dios obedécele, adórale y sírvele.

 

Dios puso a prueba a Belsasar y no aprobó. Cada acción, cada palabra, cada expresión en ti esta siendo evaluada por Él.

El secreto de una vida victoriosa y exitosa  es darle honra a Dios. Por eso el primer mandamiento con promesa es semejante: honra a tu padre y a tu madre para que en todo te vaya bien y tengas largos días de vida sobre la tierra.

 

Quien no aprende a dar honra a Dios, no sabe lo que es vivir.

 

TEKEL: pesado has sido en balanza y has sido hallado falto.

 

Cuando Dios evalúa tu vida que es lo que encuentra, te ha bendecido con salud y tú ¿como has respondido? , tus fuerzas en que las estas gastando, que estas haciendo por engrandecer su Reino aquí en la tierra, Dios no te va a pedir cuentas por tu trabajo secular, la honra se le da con nuestro trabajo espiritual, por eso Jesús dijo trabaja por la comida que no perece la que a vida eterna permanece.

 

Dios te ha bendecido con una familia le estas honrando en ella, en el trato a tu esposa, en el trato a tus hijos, eres igual con ellos o tienes preferencias, Dios respalda la justicia, no puedes dar a la iglesia si primero no te has dado a tu familia, ama primero a los de tu casa.

Dios te ha bendecido económicamente y si te pesa en balanza serás hallado falto o bien, ¿como honras a Dios con tus finanzas?, eres fiel, obediente o eres desatendido, recuerda que tu dinero no depende de tu esfuerzo depende de la honra que le des a Dios por medio de Él. Obedezcas o no obedezcas Él sigue siendo el Señor.

 

Pensar en tus planes, en tus sueños, en tus gastos, en tu vida y olvidarte de lo que a Él le agrada quiere decir que la balanza se esta cargando mas hacia ti y eso no es bueno. Cuando honras a Dios es cuando Él tiene mas peso que tu en todo tu ser.

 

Si hoy Dios pesara todos los aspectos de tu vida como serías encontrado, en tus pláticas, en tu intimidad, en tu vocabulario, en tus pensamientos, en tu fidelidad, en tu obediencia, en tu familia, ¿Cómo serias encontrado?

 

Recuerda que los ojos de Jehová están sobre la tierra y si a aquellos que no le conocen y no le sirven les pide cuentas, cuanto más a nosotros los hijos de Dios quienes vivimos en su Reino, nos alimentamos de su casa, compartimos sus tronos y hablamos de su Hijo. Es mejor para Dios la obediencia que los sacrificios.

 

 

filosbec@hotmail.com

About the Author

Facebook comentarios:

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.