Publicado El: Vie, jun 3rd, 2011

El Poder de Esperar

He estado enseñando acerca del poder de terminar lo que uno comienza, el poder de finalizar, pero nadie tiene la capacidad de finalizar, sino tiene la capacidad de esperar, y nadie tiene la capacidad de esperar sino tiene el rasgo de carácter que se llama paciencia.

Hoy sí les toqué la llaga con el dedo ¿verdad? ¿Cuántos quieren tener éxito en la vida? ¿Cuántos quieren crecer espiritualmente? Hay una diferencia entre crecer verdaderamente espiritualmente y crecer ficticiamente. La mayor parte de la gente cree que ya creció porque tiene mucho conocimiento, lee libros o sabe muchos versículos.

Pero la verdad, uno no ha crecido espiritualmente hasta que no da fruto de carácter. Crecimiento espiritual es carácter, basado en la Palabra de Dios, se llama fruto del Espírituy los dones del Espíritu son inmediatos. ¿Cómo así, Pastor? Tú puedes estar aquí, yo orar por ti y tú recibir el don de hablar en lenguas, o el de interpretación, o el de sanidad,o el de la fe; tú puedes recibir un don inmediatamente, pero no puedes dar un fruto inmediatamente, el fruto toma tiempo que se dé.

Por lo tanto, podemos nosotros crecer en conocimiento y tener el ABC del Señor, bastante rápido, créamelo, pero tener el carácter del Señor o el carácter que El espera que tengamos, eso toma un poquitito más de tiempo, toma un poco más de resistencia al sistema en el que estamos metidos y responder como es debido ante ese sistema. Los pecados están alrededor, las tentaciones de la carne, muchísimas cosas.

Platicando con mi familia, les decía que cada don que tengamos va a exigirun rasgo de carácter. Tenemos el don de fe, requiere del rasgo de carácter de la paciencia,porque ¿quién dice que todo lo que tú crees, mañana se cumple? Te tienes que mantener creyendo; una cosa es creer y otra es mantenerte creyendo, ¿me explico? Y podemos tener muchos talentos, pero necesitamos por cada talento uno o más rasgos de carácter, que ayuden a que ese talento traiga la bendición a nuestras vidas.

Tú puedes tener un talento, una habilidad innata para algún deporte, pero va a requerir del rasgo de carácter de un hombre o una mujer disciplinada para hacerlo. Tú puedes tener un don en tu familia, ser un romántico, un poeta,pero se requiere de muchos más rasgos para mantener feliz a tu mujer. Puedes tener inclinaciones, dones, el don de sanidad divina, pero se va a requerir del rasgo de carácter de amor, para practicar la sanidad divina. Tú puedes tener el don de la palabra, pero tienes que tener el rasgo de carácter de saber administrar el conocimiento que Dios te está dando;o puedes tenerel don de la revelación de las Escrituras, pero qué tal si no tienes el rasgo de carácter de respeto a la audienciaque te está escuchando.

Tú puedes tener muchos dones del Espíritu Santo, pero qué de los rasgos de carácter que hacen que ese don pueda fluir hacia las demás personas, porque el don que Dios te ha dado es para alguien más, y el Señor tiene grandes y maravillosas cosas para nosotros, pero nos cuesta creerlo, nos cuesta esperarlo, todos nosotros nos llenamos la mente de grandes cosas. Dice la Biblia que la boca se jacta de grandes cosas, pero hombre de verdad ¿quién lo hallará? La Palabra lo dice: la boca del hombre se jacta de grandes cosas, pero hombre de verdad ¿quién lo hallará? Es decir, llenarnos la boca en decir que tenemos mil promesas de Diosy llenarnos la mente y nuestra imaginaciónde que Dios nos va a exaltar y va hacer grandes cosas con nosotros; eso con un chasquido de dedos. Pero que tengas el carácter para llegar a verel cumplimiento de esas cosas en tu vida, eso es otra cosa.

Salmo 40: 1-2

“Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre la peña, y enderezó mis pasos”

Pregunto: ¿Se inclinó Dios cuando él oró, o se inclinó Dios cuando vio que tenía la paciencia para esperar a que El se inclinara? ¿Cuándo se inclinó? Cuando por fin esperaste pacientemente a Jehová.

Los que son médicos saben lo que eso es, yo cuando leí este versículo, me confundí un poco, porque ¿cómo puede ser posible que pacientemente espere? ¿Estoy esperando o estoy impaciente? ¿O estoy pacientemente esperando? Me recuerdo cuando llevaba a mis hijos al pediatra, ¿usted sabe qué es lo que es estar esperando en una sala de un pediatra con 25 niños con fiebre? Usted lo puede estar esperando, pero lo puede estar esperando impacientemente, que después de los 25 niños gritando con fiebre, el próximo que va a gritar es usted. O bien, se aguanta y pacientemente esperaa que el doctor llegue y entonceslo atienda.

Entonces, pacientemente espera a Jehová y El va inclinar su oído a tu oración. Eso de que Dios nos atiende a todos rapidísimo, quién sabe, porque en su Palabra dice que pacientemente lo espere, y entonces me atenderá.

A uno de los más grandes de los predicadores que ha tenido el evangelio, le llamaban “el príncipe de los predicadores,” tenía una escuela bíblica y una escuela de adiestramiento para predicadores, normalmente citaba a las 7 en punto de la mañanaa las personas que querían estudiar en el instituto, y él llegaba a las 11 de la mañana, y lo hacía para probar a ver quién era capaz de esperar desde las 7 de la mañana hasta las 11, porque quería probar el rasgo de carácter que el predicador iba a tener. Y un buen predicador, un buen ministro, un buen empresario, un buen padre de familia tiene el rasgo de que sabe esperar.

¿Cuántas veces hemos, como decimos aquí en Guatemala, “metido las patas”, por anticiparnos, por no saber esperar? ¿Verdad que sí, nos anticipamos? Se puede ver como anticipación, pero vamos a ver que es un serio pecado en la Biblia.

Es decir, estoy en una situación desesperante, pero pacientemente voy a esperar a Dios. Cuando uno sabe esperar en Dios, El hace que te saquen, esta versión no dice que Dios lo sacó, dice que Dios hizo que lo sacaran. Como que Dios nos está diciendo que El es capaz de usar la fuente que tú menos esperas para sacarte de donde estás metido. De pronto suena el teléfono, hay una llamada, te llama el banco, un cobrador, el día que menos esperabas que vendría la mano de Dios para sacarte de allí, aparece y te saca. Pero ¿a quién saca Dios? Al que pacientemente lo espera. Por lo tanto, ¿vale la penaesperar? Si los tiempos son de Dios, los tiempos son del Señor, no comas ansias, porfavor.

Dios tiene tu vida en sus manos, y nada ni nadie la va a arrebatar de sus manos, dice la Palabra; por lo tanto, hay que confiar. No sé cómo esperar, no sé cómo salir, pero sí sé que si espero pacientemente al Señor, El va hacer que me saquen de allí. No se desespere; cómo no le puedo decir,aquí no dice “cómo”, sólo dice que lo hizo. Porque no dice “cómo”, sólo dice que lo hizo, porque creo que lo importante de aprender es creer que Dios lo va hacer, no averiguar cómo, cómo no sé, ahora sí sé que lo va hacer. Dice la palabra “puso mis pies sobre peña…” digan: “y enderezó mis pasos”. Aquí está la sorpresa del capítulo 40 de los Salmos… ¡Enderezó mis pasos!Se me hace que el hombre andaba en caminos torcidosy fue a parar al pozo de la desesperación. No dice que Dios te medió en el pozo de la desesperación, dice que Dios te hizo sacar de allí, pero dice que pacientemente esperaste al Señor y entonces inclinó su oído.

Muchos de ustedes se quieren meter en unos grandes problemas y que Dios les oiga de inmediato, pero ya te metiste, ahora espera tu turno para que te escuche. O sea que si vas a salir del pozo, vas a salir formado, porque por deforme fuiste a caer allí.

Quiero que analices dos cosas:

Dice “puso mis pies sobre la peña”, la peña es Cristo.
En Mateo dice que la roca es la Palabra. Porque cualquiera que edifique su casasobre la roca, o cualquiera que haga mis palabras, que obedezca mis instrucciones, que obedezca mi Palabra, lo compararé a un hombre que edificó su casa sobre la roca, y vinieron ríos y tempestades y golpearon contra ella y la casa permaneció. Luego dice “el que oye mis palabras y no las cumple lo compararé a un hombre que puso su casa sobre la arena”. Se le hundió la casa por no hacer caso a la palabra. No creyó y se hundió.
Entonces, dice “puso mis pies sobre la peña. Y me hundí en el pozo”, quiere decir que mis pies no estaban sobre la Palabra, estaba haciendo las cosas con mis propias fuerzas, con mi instinto empresarial, con mi carne, con mi capacidad humana. La gente que sabe usar o sabe esperar que el poder de Dios se manifieste y su gracia abra las puertas, jamás tiene de qué jactarse. Luce ridículo si se trata de jactar en algo que Dios hizo. Los que sabemos dejar que Dios use su poderpara que las cosas pasen, entendemos que no fuimos nosotros, entendemos que ha sido Dios.

Primera cosa, él dice: “mis pies los pusieron sobre la rocaporque no estaban allí”. La segunda, enderezó mis pasos, quiere decir que los pasos estaban torcidos. Y ¿adónde fue a parar con pasos torcidos? En otras palabras, si tú estás sobre la roca, deja que la roca se mueva. Se mueve la roca, se movieron tus pasos, lo que se tiene que mover es la Palabra de Dios. Yo estoy sobre la Palabra, adonde va la Palabra, voy yo. Adonde no va la Palabra, no voy yo.

Pero un día se te ocurre hacer las cosas fuera de la Palabra, porque te desesperaste, y dices, “yo quiero los negocios, ¡pero YA!” “Me quiero casar, ¡YA!Antes que el tren me deje”. Y literalmente “metes las patas”. Y ahora estás en el lodo cenagoso, en el hoyo de la desesperación.

Pero si estás sobre la roca, la Palabra, jamás podrías poner tus pies sobre el lodo cenagoso. Yo no podría poner los pies allá abajo a no ser que me baje. Pero si me mantengo aquí arriba, mis pasos no se van a ir fuera de la Palabra. Di: “Mis pies se van a mantener sobre la roca, sobre la Palabra que es Cristo, que es la roca. Si la Palabra se mueve, mis pies se mueven con la Palabra, no tendré mis pies en lodo cenagoso.”

He visto mucha gente con llamado que su precipitación los tiene hoy en el pozo de la desesperación, y en lodo cenagoso por no caminar sobre la Palabra. Si vas más a prisa de la Palabra, ¿qué te crees? ¿Más inteligente que la Palabra?

Salmo 37:34 “Espera en Jehová, y guarda su camino, Y él te exaltará para heredad la tierra; cuando sean destruidos los pecadores, lo verás.

Ingrediente número 1: esperar. Dios no exalta al que no espera. El que no esperase exalta a sí mismo, a su carne. En el ministerio jamás he llamado a alguien para que me invite. O Dios me abre la puerta, o es la gracia de Dios, o yo no llamo a nadie para ver si quiere que yo esté en su iglesia. Esperemos el tiempo de Dios, donde El abre es porque la cosa es segura. Hay que esperar en Dios aunque se tarde la eternidad.

Si como esperamos la resurrección, esperamos la manifestación de Dios en cada área de nuestra vida, seguramente Dios lo haría. Si él lo prometió hacer, él sabe cuando lo va hacer, lo que quiere es verte creyendo en que lo va hacer. Si sabes esperar en Dios, Dios te exalta, y entonces heredarás la tierra. El desea exaltarte, honrarte, para entonces poder poseer la tierra. Hay bendiciones que las vas a tener conforme Dios te exalta, eso te da acceso a ellas. El te va a dar un nombre. Cuando eres exaltado por Dios, no habrá cosa que no poseas.

Quieres tener casa, carro y tienes mal nombre, mal crédito; eso no es ser exaltado, tienes que esperar, no precipitarte, no te puedes tener todas las bendiciones de Dios de un solo, tienes que saber esperar. Pero aún no tienes la capacidad para resistir tanto.

1 Pedro 5: 5 “Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.

No vamos a ser gente que finaliza algo sin saber esperar.

Por Dr. Cash Luna - Iglesia Casa de Dios – www.cashluna.org

About the Author

Facebook comentarios:

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.