GEDEÓN Y EL ÁNGEL DE JEHOVÁ (Devocional No. 087)

GEDEÓN Y EL ÁNGEL DE JEHOVÁ (Devocional No. 087)

GEDEÓN Y EL ÁNGEL DE JEHOVÁ (Devocional No. 087)
(Pastores
Gonzalo y Andrea Sanabria)
La Biblia nos
muestra que el corazón de Gedeón estaba lleno de temor, y por eso se escondía
(Jueces 6), pero Dios le promete que él mismo le acompañará, y le asegura la
victoria sobre los madianitas. Tal fue la presencia de Dios con él, que solo
con 300 hombres derrotó un ejército que dice la Biblia: “eran como langostas en
multitud, y sus camellos innumerables como la arena a la orilla del mar”. La
Biblia lo presenta como uno de los héroes de la fe, Heb. 11:32, “¿Y qué más
digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de
Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas”. Así, pues, no importan
nuestras limitaciones o temores, lo más importante es que Dios esté con
nosotros…

GEDEÓN Y EL ÁNGEL DE JEHOVÁ (Devocional No. 087)
“Y el ángel de Jehová se le apareció, y
le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente. Y Gedeón le
respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha
sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres
nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha
desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas” Jueces 6:12-13.
Como vemos Gedeón
está lleno de temor y frustración. La perspectiva nuestra puede diferir mucho
de la de Dios. Por ejemplo el profeta Samuel creyó que Eliab era el escogido
por Dios, pues era el primogénito y de gran estatura, pero el Señor había
escogido al menor y más pequeño: David. La respuesta de Gedeón a las palabras
de Dios, expresan que a él le cuesta creer lo que Dios está diciendo.
Gedeón estaba
escuchando las voces de las circunstancias (“¿por qué todo esto?”), la voz de
la duda (“¿Sus maravillas son ciertas?”), y concluye con su razón: “Jehová nos
ha desamparado, él no está con nosotros y yo no soy esforzado ni valiente”. No
podemos evitar que muchas voces y palabras se pronuncien, pero sí debemos
decidir creer las palabras de Dios, por encima de las demás. La fe genera los milagros de Dios. 
Usa lo que Dios
ha puesto en ti, Jueces 6:14 “Y mirándole Jehová, le
dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas.
¿No te envío yo? 
”. Dios creo al hombre a su imagen y
semejanza, con grandes capacidades, talentos y dones. Dios tiene un diseño para
cada uno. Cuando llegamos a Cristo, nos es dado el Espíritu Santo y éste
imparte dones sobrenaturales a cada uno, conforme al plan del cielo.
En éste caso
Gedeón, no puede aceptar la comisión, por su distorsionada autoestima, aunque
Dios le dice: “Ve, con esta tu fuerza” (fuerza del hebreo traduce: capacidad),
Gedeón expone sus razones, Jueces 6:15:
1. “Mi familia es
pobre”, o mi familia es débil, o indefensa (la versión RVA 1989 dice: “mi
familia es la más insignificante de Manasés”).
2. “De Manases”,
tribu que era la más pequeña de todas al salir de Egipto, aunque era renombrada
por su coraje, es decir la ascendencia de Gedeón era de hombres valientes,
esforzados, fue un don dado por Dios a ésta tribu. Es interesante que Gedeón
significa: talador, guerrero poderoso, destructor, el que rompe.
De hecho
la primera misión de Dios para Gedeón, que cumplió, fue destruir el altar de
Baal y cortar la imagen de Asera que allí tenían (él nació con un diseño,
talar, cortar, destruir a Baal y Asera… pero por años no hizo nada contra ellos
por miedo, por años vivió en cuevas, el miedo mantuvo estancado y escondido el
potencial que Dios había puesto en él. Todos nacemos con un diseño, con un plan
del cielo, no permitas que el miedo te detenga, ni que haga esconder lo que
Dios ha puesto en ti. Nunca lo olvides: “Fuiste elegido por Dios”.  
  
3. “Yo soy el menor
en la casa de mi padre”, es decir no soy el primogénito. Sus conclusiones son
quizá el resultado de las palabras de su padre, de la tradición familiar, de
las palabras de los otros israelitas, etc. Pero, Dios le habla a Gedeón, para
que se concientice de la fuerza o capacidad que el Señor ha puesto en él.   
No se trata de
ti, sino de cuan poderoso es Dios, Jue. 6:16 “Jehová
le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un
solo hombre”. Nadie en su tiempo lo hubiese pensado, ni su padre, ni su
familia, ni él mismo, pero Dios, el Todopoderoso sí, Aquel que toma lo que no
es para deshacer lo que es, Aquel que toma lo vil y menospreciado del mundo,
Aquel que escoge lo necio y débil del mundo para avergonzar a los sabios y
fuertes, a fin de que nadie se jacte en Su presencia, sino que todos podamos
decir: “Toda la gloria le pertenece a Jesucristo nuestro Señor”.
Reflexión final: Dios ha
depositado en ti una gran potencial, capacidades sobrenaturales, por eso sueñas
con grandes cosas, pero un enemigo a vencer es el miedo. Avanza, Dios está
contigo. Decide creer las palabras de Dios.
Te invitamos a
leer:
1.  
LA MUJER DE LOT SE VOLVIÓ ESTATUA DE SAL 
2.  
MOISÉS Y LA ZARZA ARDIENTE 
3.  
LA ALIMENTACIÓN DE LOS CINCO MIL 
Síguenos en
redes sociales:
http://www.facebook.com/GonzaloyAndreaSanabria,
https://twitter.com/GonzaloAnzola y 
https://plus.google.com/104340810973099597133/posts 
  
    

Facebook comentarios: