Publicado El: Vie, sep 10th, 2004

La Columna de Fuego

Exodo 13:21-22
Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego (Exodo 13:21-22).
La nube simbolizó la presencia de Dios. Dirigió al pueblo de Israel durante su experiencia en el desierto.


Cambió de una nube por día a una columna de fuego en la noche. Dos connotados eruditos del Antiguo testamento Keil y Delitzsch hicieron la observación siguiente sobre la columna de la nube:

La nube tenía un origen milagroso y un carácter sobrenatural. . Podemos imaginar la nube como la cubierta del fuego, de modo que por el día apareciera como nube oscura en contraste con la luz del sol, pero por la noche como esplendor ardiente. . Cuando esta nube iba delante del ejército de Israel, asumió la forma de una columna; de modo que por día se asemejara a una columna oscura de humo que se levantaba para arriba hacia el cielo, y por noche una columna de fuego, mostrando al ejército entero qué dirección debería tomar. Pero cuando permanecía estacionada sobre el tabernáculo, o bajaba sobre él, tomaba lo más probablemente posible la forma de un globo redondo en la nube. . El fuego en la columna de la nube era igual al que le reveló el Señor a Moisés en la zarza, y descendió luego sobre el Sinaí en medio de un trueno y del aligeramiento en una nube gruesa. Era un símbolo del “celo del señor,”. . . Esta muestra de la presencia de Dios nunca salió de Israel siempre y cuando el pueblo continuó en el desierto.”

Encontramos ejemplos de como Dios guiaba y protegía al pueblo con la nube en Exodo 14:13-25. “Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas, e iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel; y era nube y tinieblas para aquéllos, y alumbraba a Israel de noche, y en toda aquella noche nunca se acercaron los unos a los otros” Exodo 14:19-20).Cuando la nube se movió, la gente la siguió. Cuando ella paró, todos pararon. Durante la noche la nube era una gran columna de luz brillante, y por la noche una forma de radiación que se nubla brillantemente iluminó de largo el campo entero de modo que ninguna noche los tocara siempre por cuarenta años. Tan pronto como el sol salía, el fuego se convertía en una nube blanca. Si un enemigo los perseguía la nube se movía alrededor, y mostraba una cara caliente, ardiente al adversario. Si era de día, la nube daba vueltas a una oscuridad impenetrable sobre ellos. La nube de la gloria se asomó sobre el Tabernáculo en Exodo 40:34-38. El Tabernáculo en el desierto era el lugar de la vivienda de Dios en la tierra entre su gente. Cuando Israel entró en la tierra prometida la nube se convirtió en el Shekinah en la arca del pacto y del templo. En el templo de Salomon la nube simbolizó la presencia del señor (2 Crónicas 7:1-3).

Los profetas hablaron de la luz que irradiaba la nube (Isaias 60:1, 19, 9:2; Salmos 27:1). Los antiguos rabies dijeron: la “luz es el nombre del Mesías.”

El cierre del primer día del banquete del Tabernaculo había llegado y Jesús enseñaba en el templo en la corte de las mujeres. Cuatro grandes candelabros, con cuatro grandes tazones de fuente de oro de aceite, fueron preparados para la celebración. Mientras que la tarde se acercó una gran muchedumbre de la gente llegó para la iluminación de los candelabros. Cuando la oscuridad bajó cuatro sacerdotes jóvenes de linaje ascendieron en las escalas y encendieron las grandes antorchas. Había tal resplandor de la luz que la oscuridad fue quitada repentinamente con suficiente luz para haber iluminado cada calle y cuadra en la ciudad de Jerusalén. La luz se podía ver por varias millas alrededor de Jerusalén. Estaba en esta misma corte, y posiblemente en el mismo momento de la iluminación, que Jesús gritó: “Yo soy la luz del mundo.” En efecto, Jesús decía, “ustedes han visto el resplandor de la iluminación del templo que dominaba la oscuridad de la noche. Yo soy la luz del mundo. La luz en el templo es una luz brillante, pero al final se debilita y muere. Soy la luz que dura por siempre.” El declaro: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12).

La gente que escuchaba sabía que Jesús se refería a la columna de fuego por noche y la nube por el día que había dirigido a sus antepasados. Ellos se acordaron de la gloria de Shekinah en el Tabernáculo y del templo de Salomon. Era un recordatorio de la gloria de Dios, morando entre su gente. Jesús utilizó “yo SOY” fórmula de Exodo 3:12; Juan 8:56-59. Era un reclamo supremo a la Deidad y al Mesías. G. Campbell Morgan dijo, “éstos son las palabras del más imprudente blasfemo que haya hablado, o las palabras del Dios encarnado”.

Justamente antes de sanar al ciego, Jesús dijo: “Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo”. (Juan 9:5). Mas tarde Jesús lloro y dijo: “Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió; y el que me ve, ve al que me envió. Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas” (Juan 12:44-46).

La palabra “luz” es una metáfora para iluminación espiritual. Cuando Jesús declaró ser la luz, él declaraba ser el poseedor y el portador de la verdad divina de la salvación. Él era la revelación final y completa de Dios al hombre. En él, encontramos la instrucción divina. Él demandaba ser el único quién da la salvación eterna. Él es la luz activa que conquista toda la oscuridad espiritual.

El Apóstol Juan vio a Jesús como la luz. “En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.” (Juan 1:4-5) Juan el bautista “Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz. Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo” (vv.7-9)
Jesús Cristo prometió vida espiritual a todos los que creyeren en su luz. Él promete que no caminaremos mas en las tinieblas sino que tendremos la luz de la vida.” Nadie podía hacer esa promesa solo Dios. Él ilumina el espíritu y alma de los hombres que están en un estado de ceguera espiritual. Él trae la convicción por la luz que él da. La luz del señor Jesucristo revela nuestra oscuridad y ceguera espiritual.

Jesús dijo: “él que me sigue,” es decir, el que confía en El y obedece su palabra recibe vida espiritual. Como la luz del mundo Jesús debe ser seguido como la columna de fuego en el desierto. Cuando seguimos a Jesús entramos en una relación espiritual permanente con él. El Apóstol Juan atestiguó a este hecho: “Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:5-7).

Cuando recibimos a Jesús como la luz él viene a nuestras vidas y hace disponible para nosotros una vida que irradie vida en comunión con él. Somos la luz del mundo debido a nuestra relación íntima de amor con él. Él da una luz irradiada. Jesús dijo sus discípulos: “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:14-16). Tu no puedes vivir la vida cristiana sin la luz interna que él da al creyente. Él es nuestra fuente de luz espiritual. Nuestro testigo es una luz reflejada que viene de Cristo. Le damos nuestra oscuridad y él nos da su luz. Él es la luz que enciende el aceite del espíritu en nuestras vidas.

Si ése no fuera suficiente para encender nuestra alma y para fijarla en el fuego, hay un día que viene cuando miraremos la ciudad divina bañada toda en la luz translúcida de la gloria del Cordero de Dios. “Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche. Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella. No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero” (Apo 21:22-27).

Eso no es todo. Juan vino a describir el Nuevo Cielo como: “No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos”. No hay duda, El es “la estrella resplandeciente de la mañana” (v 16).

Mensaje de Wil Pounds (c) 1999, 2002. Traducido al español por Victor Castro Chinchilla victor_m_castro@yahoo.com Cualquier persona está de libre utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia cualesquiera sin el consentimiento escrito del autor . Citas de la escritura de la Biblia estándar americana nueva (c) 1973 La fundación de Lockman.



About the Author

Facebook comentarios:

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.


Noticias Cristianas - Peliculas Cristianas - Reflexiones Cristianas