La verdad que puede transformar su vida diaria

¿Sabía usted que está bien que disfrute su vida? No sólo de vez en cuando, pero todos los días.

Yo soy muy trabajadora, tengo muchas responsabilidades y mi personalidad es por naturaleza muy seria. Recuerdo una vez hace muchos años cuando me di cuenta que aunque amaba mucho estar en el ministerio haciendo lo que Dios me había llamado a hacer, verdaderamente no lo estaba disfrutando. Me encontraba pensando en cosas como: ¡estaré contenta cuando se haya terminado la conferencia para poder llegar a casa y disfrutar mí domingo!

Darme cuenta de esto me ayudó a entender que no estaba disfrutando mi vida diaria. Estaba mirando hacia delante a cosas como vacaciones y otros planes que yo consideraba más “especiales” que lo ordinario de la vida diaria. Pero Jesús quiere que viva con gozo cada día. Él dio su vida en la cruz por mí, para que yo tenga y disfrute la vida y la tenga en abundancia (Juan 10:10).

¡Es la voluntad de Dios para mí y para usted que disfrutemos la vida! No estoy hablando de las vacaciones, días festivos, fines de semana, el día de pago… estoy hablando acerca de lo ordinario de la vida diaria. La mayor parte de la vida se compone de lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, domingo… de hacer cosas rutinarias, como manejar al trabajo, limpiar la casa, lavar, hacer mandados, sacar la basura, etcétera, etcétera.

Como cristianos que hemos nacido de nuevo, somos representantes de Dios en el mundo y Él quiere que les mostremos a los demás como es Él. Somos ejemplos vivos de lo que significa tener una relación intima y personal con Jesús. Somos mucho más efectivos cuanto tenemos gozo.

Qué es el gozo y de dónde proviene
La definición de gozo tiene un significado muy amplio que incluye desde estar jovial en extremo hasta calma placentera. Así que no significa estar contando chistes todo el día y riéndose todo el tiempo. Tampoco estoy hablando de entretenerse a sí mismo o hacer su voluntad todo el tiempo. Si tenemos que hacer nuestra voluntad siempre para sentirnos gozosos, no estamos viviendo con el gozo que Cristo da.

En Juan 17:13, Jesús oró que su gozo se cumpliera en nosotros. Una vez más, es la voluntad de Dios que disfrutemos nuestras vidas. Pero tenemos que tomar la decisión de aprender cómo disfrutar la vida, tenemos que estar determinados a hacerlo.

Quizá está pensando: Joyce, no puedo estar gozoso porque tengo problemas y la vida es difícil. Pero la verdad es que no recibimos gozo de las situaciones en nuestra vida. El gozo verdadero proviene del Señor y su gozo nos da la fuerza que necesitamos para tratar con nuestros problemas. Los creyentes en Jesucristo tienen la habilidad de vivir con gozo en toda situación. Sólo tenemos que recibirlo de Él.

La manera de escoger el gozo
Una manera en la que hacemos esto es teniendo la actitud y la forma de pensar correctas. Si buscamos a Dios primero y ponemos nuestra atención en Él y no en los problemas que pasan a nuestro alrededor, tendremos gozo. La clave es hacer esto todos los días, no sólo cuando necesitamos ayuda desesperadamente.

Una buena actitud es importante también cuando hablamos de las responsabilidades diarias las cuales no necesariamente esperamos con entusiasmo. Debemos tomar la decisión de enfrentar esas cosas con la manera de pensar: “Esto es lo que necesito hacer hoy así que ¡lo voy a disfrutar! No tiene que perder el tiempo temiendo lo que está haciendo o teniendo una actitud negativa al respecto.

Es muy importante para mí ayudar a la gente a disfrutar la vida y a entender que eso es lo que Dios quiere para ellos. Nuestro enemigo, el diablo, nos quiere mantener estresados, enojados, tristes, juzgando y criticando a los demás. Robándonos la paz, por la cual Jesús murió. No tenemos que vivir así, es nuestra decisión.

Únase a mí haciendo esta declaración: “¡Voy a disfrutar mi vida diaria! Después tome la decisión que va a contagiar a los demás a su alrededor con el gozo del Señor. A medida que hacemos esto parte de nuestra vida diaria, experimentaremos más del gozo que proviene de nuestra relación con Cristo.

Por Joyce Meyer.

Para aprender más acerca de este tema, ordene la serie de Joyce de cuatro discos compactos titulada: Enjoying Everyday Life (disponible solamente en inglés). También puede contactarnos para recibir nuestra revista gratuita: Disfrutando la Vida Diaria, llamando al: (800) 727-9673 o visitando www.joycemeyer.org.

Joyce Meyer es autora de éxitos del New York Times y fundadora de los Ministerios Joyce Meyer, Inc. Ella ha escrito más de 80 libros, incluyendo La Batalla de la Mente y La Revolución de Amor (Hachette). Ella es anfitriona del programa de radio y de televisión, Disfrutando la Vida Diaria, el cual se transmite por cientos de estaciones alrededor del mundo. Para más información, visite www.joycemeyer.org.

Facebook comentarios:

Write a Comment

Only registered users can comment.