Publicado El: Vie, sep 10th, 2004

La Zarza Ardiente

Exodo 3:2-6
Algo realmente extraño aconteció. ¡La zarza comenzó a hablarle a Moisés! Moisés cuidaba las ovejas de su suegro en el desierto cuando: “..se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía” (Exodo 3:2). ¡Eso llamaría su atención en una fría noche oscura en el desierto! La mata espinosa se mantuvo quemándose y quemándose.¿Cuánto tiempo? no lo sabemos. Pero cuando paró de quemar no se consumió.


Usted lo adivinó. Probablemente no había allí ninguna ceniza ni hollín.
Moisés se dijo: “Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema” (v. 3) !Esto es cuando la zarza comenzó a hablarle a Moisés! “Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí” (v.4)”Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es” (V.5).

Esto era una manifestación de Dios Mismo. El verso dos dice: “el ángel del SEÑOR apareció a él en medio de un arbusto ardiente. . . ” Verso cuatro nos dice: “Cuando el SEÑOR vio que él se apartó para mirar, Dios lo llamó del medio del arbusto. . . ” En el verso seis dice Dios dijo: “soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, y del Dios de Jacob.” Moisés nos mueve en su escribir desde el ángel del SEÑOR al SEÑOR (Jehová) mismo y adicionalmente lo identifica como el Dios de Israel.

¿Que habría hecho usted? “Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.” (v.6b) El se inclino y adoro.

El mismo ángel del SEÑOR había aparecido a Sara, Hagar, Abraham e Isaac cuatrocientos años antes. Ahora El se le aparece a Moisés como la zarza ardiente y se revela como el “SOY QUE SOY.” La identidad del ángel no se deja en duda. El se declara claramente como Jehová.

Veamos junto algunas observaciones de este ángel en otros pasajes del Antiguo Testamento.

El puede referirse a si mismo como el ser enviado de Dios y hablar al mismo tiempo como Dios. En cada caso la frase se debe traducir “el ángel del SEÑOR.” El indica y protege (Ex. 14:19), es un compañero de Israel en el desierto (23:20-33; Num. 20:16), El castiga (II Sam 24:15-17), El es visto ministrando (I Reyes 19:7) y triunfa en la guerra (Reyes 19:35 II; II Cron 32:21).
El ángel del SEÑOR esta siempre dependiente del SEÑOR y subordinado a Sus órdenes (I Cron. 21:27), mas El es dirigido como el SEÑOR (Ex. 23:23).
El ángel del SEÑOR ejercita las prerrogativas de Jehová al perdonar el pecado y a comandar la obediencia. Su deidad nunca queda en duda. En Exodo 23:20-33 El es el Angel del Pacto. El pueblo Lo reconoce sólidamente como deidad y responde a El en esa manera. En José 5:13-6:2 El posee el carácter y la autoridad plenos de Dios.
Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas. El lleva el titulo de la deidad. El es llamado Jehová, Elohim y Mensajero de Jehová. El es el objeto de la alabanza. Jehová nunca es aplicado a ningún otro excepto al Dios de Israel. (Isaias 42:8) .
A lo largo de estas apariciones del ángel del SEÑOR están las manifestaciones de Jehová mismo en Teofanias. El es visto hablando con Su pueblo , caminando y comiendo. La vida interior de la deidad se mantiene abierta. Al mismo tiempo, El habla del Dios el SEÑOR en la tercera persona. La gente reconoce que El es Dios y ellos oran a El, pagan el honor divino, las ofrendas de sacrificios que El acepta y ellos Lo veneran. Este ángel del SEÑOR es esencialmente uno con Dios (Ex. 33:20; Gen. 16:13; 32:30; Ex. 33:1). El es la deidad, a pesar de Su apariencia o el servicio que El rinde. El ángel del SEÑOR es uno de las personas de la Divinidad eterna.
El ángel del SEÑOR no es un ser creado, pero si es un divino ser. El está en una clase por El Mismo. Las antiguas sinagogas judías Lo consideraban como el Shekinah. El es un “ángel” sólo por su oficio.
Aquí en el desierto en la zarza ardiente “el ángel del SEÑOR apareció a él en un fuego que quema del medio del arbusto. . . ” (V. 2). No hay dudas acerca de que El es. El se identifica claramente. El es el eterno “SOY.” El que habla de la zarza ardiente es el mismo, ayer, hoy y para siempre. El ángel del SEÑOR anuncia que El es Elohim, el auto existente y al lado de El no hay ninguno más. El es el Absoluto I. El dijo a Moisés: “SOY EL QUE SOY.”
Probablemente la observación sobresaliente es que el ángel del SEÑOR era una forma en que el SEÑOR Mismo apareció a los hombres. El se reveló en un modo, que era más fácilmente discernible por nuestros sentidos humanos. La única diferencia era el método de aparecer. Nos recuerda de las apariciones después de la resurrección de Jesucristo en los Evangelios y Su aparición al apóstol Pablo en el camino a Damasco. Nuestro Señor Jesús fue “transfigurado” Pedro, Santiago y Juan y “apareció” con Moisés y Elías en la montaña (Mateo 17:1-8). El Dios invisible se hizo visible para que el ser humano Lo pudiera ver. El es la manifestación de Dios (Juan 1:18).
Podemos abreviar estas observaciones en la siguiente forma:

El ángel del SEÑOR es claramente Jehová, se identifica con Jehová como se reveló en Génesis, Exodo y José.
El ángel del SEÑOR se ve completamente intercambiable con Jehová. El “nombre” de Jehová es equivalente a decir Su ángel especial (Ex. 23:20, 21).
La presencia del ángel del SEÑOR es el mismo que la presencia de Jehová (Ex. 32:30, 34; 33:14).
En el ángel del SEÑOR nosotros encontramos la pre existente “Palabra de Dios,” el Señor Jesucristo, la segunda persona de la Trinidad que vemos en el Antiguo Testamento. El apóstol Juan Lo conoció mejor que nadie. El dijo: “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.” (Juan 1:18). Nadie ha visto la naturaleza esencial de Dios antes de Jesús. Dios es Espíritu. “El único Dios engendrado, que está en el seno del Padre, El Lo ha explicado.” Jesús es la exégesis de Dios. Dios se ha revelado al hombre en una manera íntima personal.

El Apóstol Pablo refiriéndose a Jesucristo, dijo: “El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación”…”Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad” (Colosenes 1:15; 2:9).

Dios se apareció muchas veces a individuos hasta que finalmente se apareció como Jesucristo Hombre para expiar todo pecado (cf. Hebreos 1:1-3).

El ángel del SEÑOR no era otro que el Logos, que no solamente estaba “con Dios,” sino “era Dios”, y en la persona de Jesucristo “fue hecho carne” y “vino a lo suyo.” El único hijo de Dios, Jesucristo, fue enviado por el padre al mundo mientras que el ángel del SEÑOR antes de él fue encarnado y moro entre nosotros. La encarnación de Jesucristo era una nueva manifestación y el aspecto de quién no era un recién llegado en la escena terrenal. El profeta Miqueas habla de él “sus salidas son desde el principio, desde los adias de la eternidad” (5:2). Haber resucitado, ascendido glorificó a hijo del hombre fue vista por el apostle Juan en su visión que caminaba en el medio de las iglesias de Asia (Apocalipsis 1).

El ángel velado del SEÑOR en el Antiguo Testamento se revela perfectamente en la persona del señor Jesucristo cuando él tomó forma humana. Dios se manifestó a sí mismo completamente en forma visible en la persona de nuestro señor y salvador. El ángel no vuelve a aparecer después de la venida de Jesucristo a la tierra.

El profeta hebreo Isaias vio en su visión al SEÑOR sentarse en un trono. “En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo” (Isaias 6:1). Él oyó el serafín cantar la canción de la Santidad de Dios, el templo lleno de humo, las fundaciones temblaron e Isaias exclamo: “afligido estoy, porque estoy arruinado! Porque soy un hombre de labios sucios: porque mis ojos han visto a rey, el SEÑOR de señores.”

¿Quién era él que Isaias vio en el trono? Él vio a hijo del preencarnado de Dios. El apóstol Juan escribió, “estas cosas Isaias dijo porque él vio su gloria, y él habló con él” (Juan 12:41). Él vio a Cristo en su gloria del preencarnado en el trono.

El ángel del SEÑOR en el Antiguo Testamento es el Mesías del Nuevo Testamento. Nuestro señor y salvador Jesucristo es no solamente deidad, sino que él existió como tal de toda la eternidad.

El apóstol Juan que observó el diario de Jesucristo por tres años lo explicó de esta manera en I Juan 1:1-3.

“Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó);
lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.”
Lo que era desde el principio, qué hemos oído, qué nosotros hemos visto con nuestros ojos, qué hemos mirado y tocado con nuestras manos, referentes a la palabra de Vida y que la vida fue manifestada, y hemos visto y atestiguamos y proclamamos a usted la vida eterna, que estaba con el padre y fue manifestada a nosotros que hemos visto y oído proclamamos a usted también, de modo que usted también pueda tener parte con nosotros; y nuestra parte está de hecho con el padre, y con su hijo Jesucristo.

Mensaje de Wil Pounds (c) 1999, 2002. Traducido al español por Victor Castro Chinchilla victor_m_castro@yahoo.com . Cualquier persona está libre utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el permiso escrito del autor. Citas de la escritura de la Biblia Estándar Americana Nueva (c) 1973 La Fundación de Lockman.

About the Author

Facebook comentarios:

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.


Noticias Cristianas - Peliculas Cristianas - Reflexiones Cristianas