Fidelidad



Back Home Up Next




Fe
Fidelidad
Flojera
Fortaleza
Franqueza
Fundamento

 

Lista de Ilustraciones sobre la Fidelidad:

  1. EL GRAN PREMIO

  2. EL PRECIO DE LA ACTIVIDAD

  3. FIDELIDAD EN LA OBRA MISIONERA

  4. LUGAR PARA JESUS

  5. COMO ASISTIÓ CRISTO A LA IGLESIA

  6. FIDELIDAD RECOMPENSADA

  7. FIDELIDAD DE POLICARPO

  8. FIELES HASTA LA MUERTE

  9. RESULTADOS DE LA FIDELIDAD A DIOS

  10. APRENDIÓ BIEN DE SU BUENA MAESTRA

 

EL GRAN PREMIO

Cuando comenzó la construcción de una grandiosa catedral, un ángel vino del cielo y prometió dar un gran premio a la persona que hiciera la mayor contribución al santuario ya terminado. A medida que el edificio se elevaba, la gente especulaba acerca de quién ganaría el premio. ¿Sería el arquitecto? ¿El contratista? ¿El carpintero? ¿Los artesanos expertos en oro, acero, latón y vidrio? ¿Quizá el ebanista encargado de hacer el emparrillado que iría cerca del altar? Debido a que cada uno de los trabajadores hizo su mejor trabajo, la catedral se convirtió en una obra de arte. Pero cuando llegó el momento de anunciar al ganador del premio, todos se quedaron sorprendidos. Se entregó a una anciana campesina mal vestida. ¿Qué es lo que ella había hecho? Todos los días, fielmente había llevado paja para que comiera el buey que acarreaba el mármol que usaba el escultor.

 

EL PRECIO DE LA ACTIVIDAD

La historia nos relata acerca de un anciano soldado romano que sirvió a su patria cuarenta años: diez como soldado raso y treinta como oficial. Había tomado parte en ciento veinte combates y había sido herido gravemente cuarenta y cinco veces. Había recibido catorce coronas cívicas por haber salvado la vida de varios ciudadanos, tres murales por haber sido el primero en entrar en la brecha, y ocho áureas por haber rescatado el estandarte de una legión romana de manos del enemigo. Tenía en su casa como botín de guerra ochenta y tres cadenas de oro, sesenta brazaletes, dieciocho lanzas de oro, y veintitrés jaeces.

Que el cristiano sea igualmente fiel a su Salvador y luche en favor de él, y la gloria y el valor de su premio excederán en mucho al de este anciano soldado romano.

 

FIDELIDAD EN LA OBRA MISIONERA

"Por cuatro años", dice el doctor W.R. Hotchkiss, "he vivido solo en el África. Treinta veces he sido atacado por la fiebre, tres veces atacado por leones y varias veces por rinocerontes; no pocas veces los nativos me han tendido emboscadas y por cuatro meses no he visto una pieza de pan, teniendo que limitarme a comer todas las cosas, desde hormigas hasta rinocerontes; pero permítanme que les diga que con todo gusto pasaría otra vez por todas estas experiencias, a cambio del gozo de llevar la palabra Salvador y hacerla brillar en la obscuridad que envuelve a alguna otra de las tribus del África Central".

 

LUGAR PARA JESUS

La señorita Midled Cabell cuenta de un hotel singular donde ella respiró una deliciosa atmósfera de paz. Respondiendo a una pregunta, la propietaria, en cuyo rostro se revelaba la más grande amabilidad, dijo: "Cuando tomamos este hotel, acabábamos de dejar a Jesús entrar en nuestro corazón, y cuando inspeccionamos todas las cosas, mi esposo y yo llegamos a la conclusión de que no había lugar para Jesús y al mismo tiempo para muchas otras cosas que los hoteles siempre tienen. Así pues, suprimimos el salón de billares, el salón de baile y el salón de juego, y perdimos muchos clientes. Algunas veces nos sentíamos fuertemente tentados, por que nos parecía que ganaríamos mucho dinero en caso de que no nos apegáramos a estas reglas; pero siempre que esto sucedía caíamos de rodillas y decíamos: ‘Señor, en este hotel habrá siempre lugar para ti’, y procuraremos obedecer fielmente lo que dices: ‘No hay lugar para mí y para esas cosas al mismo tiempo.’ "

 

COMO ASISTIÓ CRISTO A LA IGLESIA

Hace algún tiempo que leí lo siguiente: Un sábado por la noche el pastor de una iglesia estaba preparando su sermón para el domingo por la mañana. El cansancio lo rindió y se quedó dormido. Soñó que estaba ya ante su auditorio predicando en el templo. Cuando había leído la cita que le iba a servir de base para el sermón, notó que había entrado una persona nueva, su rostro revelaba cierta tristeza; sus ojos eran de una mirada dulce pero al mismo tiempo muy penetrante.

El auditorio estaba lleno, y el desconocido no encontraba asiento y nadie se movió a ofrecerle un lugar; al fin encontró un rinconcito y se sentó a oír la predicación; el predicador no pudo separar su vista de aquel oyente. Cuando terminó el culto, se bajó prestamente del púlpito para ir a saludar al visitante; pero no lo alcanzó; preguntando si alguien lo conocía, y le dijeron: "Fue Cristo quien asistió a la iglesia". En esto despertó muy impresionado y se preguntó a sí mismo: Si Cristo viniera en persona a mi iglesia, ¿aprobaría lo que estoy haciendo y lo que hace mi congregación? Y desde ese momento se propuso ser más fiel obrero del Señor. Queridos hermanos: ¿Estará Cristo en nuestra iglesia? Si nos mandara un mensaje ¿qué clase de mensaje sería?

 

FIDELIDAD RECOMPENSADA

Cierto famoso filántropo incrédulo, ordenó a sus empleados un sábado, que el domingo por la mañana fue señal puerto para descargar un buque recién llegado. Un joven escribiente suyo contestó tranquilamente: --Señor G., no puedo trabajar los domingos.

--Ya conoce usted el reglamento –le contestó el señor G.

--Sí Señor, lo conozco, y aunque soy el sostén de mi anciana madre, no puedo trabajar los domingos.

--Bueno, pues, suba usted al despacho y el cajero le entregará su cuenta—dijo el señor G.

por espacio de tres semanas anduvo el joven buscando trabajo. Cierto día se presentó un banquero al incrédulo señor G., preguntándole si podía recomendarle persona honrada y fiel para cajero de un banco que iba a abrirse. El incrédulo mencionó al joven que había despedido, recomendándolo como persona a propósito.

--Pero –dijo el banquero--, usted lo despidió.

--Sí señor –respondió el señor G--, lo despedí porque no quería trabajar los domingos. Pero un hombre que puede perder su puesto por no violentar su conciencia, servirá bien de cajero de confianza.

 

FIDELIDAD DE POLICARPO

Cuando Policarpo era obispo de la iglesia de Esmirna, fue llevado ante el tribunal, el procónsul le preguntó si era Policarpo, y contestó que sí. Luego empezó el procónsul a exhortarlo, diciendo: --Ten piedad de tu avanzada edad; jura por la fortuna de César; arrepiéntete; di: quítense los ateos (los cristianos).

Policarpo miraba solemnemente a la multitud y señalando con la mano, alzó los ojos hacia el cielo y dijo:

--Quítense esos ateos –los que estaban en su derredor.

El procónsul lo trató de persuadir diciendo: --Jura y te soltaré, renuncia a Cristo.

El venerable cristiano respondió: --Ochenta y seis años le he servido y nunca me ha hecho cosa perjudicable; ¿cómo puedo blasfemar a mi Rey quien me ha salvado?.

--Tengo fieras y te expondré a ellas, si no te arrepientes –dijo el procónsul.

--Traedlas –dijo el mártir.

--Suavizaré tu espíritu con fuego –dijo el romano.

--Me amenazáis –respondió Policarpo--, con el fuego que quema sólo por un momento, pero olvidáis el fuego del castigo eterno, reservado para los impíos.

En la hora de su martirio daba gracias a Dios porque se contaba con los mártires de Cristo.

 

FIELES HASTA LA MUERTE

En Kenya, África, hay una organización terrorista llamada Mau Mau. Se nos dice que Jomo Kenyatta, el jefe de esta organización es discípulo de Moscú, por tanto, dicha organización es grandemente anticristiana.

A pesar de la persecución de que son objeto los cristianos africanos, han tenido suficiente valor para ser fieles y desafiar todos los peligros. Cada vez que hay alguien que predique, los templos se llenan, a pesar de que en muchas ocasiones los Mau Mau han incendiado templos, martirizando a los cristianos y asesinándolos. Los cristianos de Kenya se exponen caminando kilómetros y kilómetros para asistir a los cultos.

Un jefe nativo, llamado Juan Waruhin reunió a treinta mil de sus compatriotas para explicarles que la organización Mau Mau era mala e incitó a la gente para que resistiera dicha organización. Les dijo que en lugar del pacto de los Mau Mau debían ellos tener el siguiente lema: "No tendrás dioses ajenos delante de mí". Al poco tiempo fue asesinado, pero su hijo continúa haciendo la labor que no pudo continuar su padre. El hijo de Waruhin está predicando el evangelio en un campo de detención donde están los peores criminales de los Mau Mau, y se nos dice que en nueve meses ganó 270 de estos hombres para Cristo.

Se dice que la oración más frecuente entre los cristianos de Kenya es: "No que nos libres del peligro, sino que nos ayudes a permanecer fieles".

¡Qué hermosa lección de fidelidad y valor nos dan estos cristianos!.

 

RESULTADOS DE LA FIDELIDAD A DIOS

Se cuenta la historia de un muchacho que hizo una gran impresión en dos hombres de negocios que iban en el tren en un carro Pullman. Los padres fueron a la estación a dejarlo, y cuando el muchacho se quedó solo en el carro abrió su valija, sacó su Biblia y sentándose en la orilla de la cama empezó a leer. Aunque los demás se quedaron mirándolo, cuando terminó la lectura cerró la Biblia y se arrodilló junto a la cama y oró antes de acostarse.

Dos hombres de negocios que vieron todo esto se impresionaron mucho con la escena y se convencieron de que también ellos tenían la necesidad de orar. Uno de ellos dijo que hacía mucho tiempo que no había presenciado una escena semejante, y reconoció que se había apartado de las enseñanzas que le había impartido su piadosa madre. El acto del muchacho creó en el corazón de aquel hombre un deseo de volver a practicar aquellas enseñanzas. Se nos dice que más tarde estos dos hombres de negocios encontraron su paz con Dios.

 

APRENDIÓ BIEN DE SU BUENA MAESTRA

Cuando yo era capellán del ejercito atendí a un soldado moribundo, al cual yo conocía, y le pregunté si quería enviar a su madre algún mensaje conmigo. Me contestó: "Sí. Por favor dígale que muero con toda felicidad." Le pregunté otra vez si quería algo más, y me dijo: "Si. Escriba usted, por favor, a mi maestra de la escuela dominical y dígale que muero como cristiano, fiel a Cristo; y que nunca olvidé las buenas enseñanzas que ella me dio." Yo conocía a esa maestra; y le escribí. Pocas semanas después me contestó:"… ¡Que Dios me perdone! ¡Que Dios me perdone! Pues hace un mes renuncié a mi cargo de maestra de escuela dominical, porque yo pensaba que mi trabajo con esos niños no servía ni valía para nada… e impulsada por mi cobarde corazón, y por falta de fe, abandoné a mis alumnos… y ahora recibo la carta de usted en la que me dice que mi enseñanza fue un medio para ganar un alma para Cristo…¡Estoy decidida a trabajar otra vez en el nombre de Cristo, y le seré fiel hasta el fin de mi vida!.


  • Peliculas Cristianas
  • Noticias Cristianas
  • Predicas Cristianas
  • predicas en video Cristianas
  • radios cristianas
  • imagenes cristianas
  • ilustraciones cristianas