Predicación



Back Home Up Next




Paciencia
Padres
Palabras
Parábola
Pastor
Patriotismo
Paz
Pecado
Pecador
Peligro
Percepción
Perdido
Perdón
Persecución
Persistencia
Petición
Pleitos
Poder
Precaución
Predicación
Prejuicio
Preocupación
Preparación
Prepotencia
Privilegio
Profecía Falsa
Promesas
Protección
Providencia
Pruebas
Purificación

 

Lista de Ilustraciones sobre la Predicación:

  1. ¡DESPIÉRTALO TU!

  2. PREDICANDO CON ENTREGA

  3. EL ESPÍRITU SANTO Y LA PREDICACIÓN

  4. EL PREDICADOR ROLLERO

  5. EL PREDICADOR Y EL ACTOR

  6. PREDICAR CON VIDA

  7. VIUDA TRABAJADORA QUE LLEGA A SER GANADORA DE ALMAS

  8. LA RELIGION ESPIRITUAL SUPRIMIDA

  9. PREDICACIÓN EFECTIVA

  10. HOGAR FELIZ

 

¡DESPIÉRTALO TU!

Mientras estuvo predicando el pastor, un hombre en la congregación se puso a dormir. El pastor levantó su voz y hasta empezó a golpear el púlpito. Pero el hombre siguió bien dormido. Finalmente, el pastor le encarga al diácono la tarea de despertarlo diciendo, "Ve tu, hermano, y despiértalo". El diácono respondió, "Despiértalo tu. Fuiste tu quien lo hizo dormir".

 

PREDICANDO CON ENTREGA

"Sea lo que hagas, deja que la gente vea que tienes una gran entrega. No puedes quebrantar el corazón del hombre por bromear con ellos o diciéndoles un fascinante cuento o mencionando una oración ostentosa. Los hombres no desecharán sus placeres más queridas por una petición indolente de alguien que no parece significar lo que habla o preocuparse por si su petición fue aprobada o negada."

Richard Baxter

 

EL ESPÍRITU SANTO Y LA PREDICACIÓN

"Nunca confíes en la habilidad (excelencia) de la exposición, sino en el Espíritu Santo."

E. M. Bounds

 

EL PREDICADOR ROLLERO

El rey James I se molestó tanto con la palabrería irrelevante del predicador de su corte, que gritó hasta el púlpito: "¡O sé entendible o bájate del púlpito!" El predicador contestó: "No haré ninguna."

 

EL PREDICADOR Y EL ACTOR

Se dice del gran actor inglés Macready que un predicador eminente vino y le dijo: "Quisiera que me explicaras algo. ¿Cuál es la diferencia entre tu y yo? Tu apareces ante multitudes noche tras noche con ficción y las multitudes te siguen por doquier. Yo estoy predicando la verdad esencial e irrevocable y no tengo ninguna multitud." Esta fue la respuesta de Macready: "Es muy sencillo. Yo presento mi ficción como si fuera la verdad; tu presentas la verdad como si fuera ficción."

 

PREDICAR CON VIDA

"¡Oh señores, de qué manera tan clara, tan cerca, tan entregada debemos de dar un mensaje como el momento nuestro, en donde la vida eterna o la muerte eterna de nuestros compatriotas está involucrada! No hay nada más indigno de tal negocio, que ser apático y aburrido. ¡¿Qué?! ¿Hablar fríamente por Dios y por la salvación del hombre? ¿Podemos creer que nuestra gente debe ser convertida o condenada, y hablar en un tono monótano? En el nombre de Dios, hermanos, esfuércense para despertar a sus corazones antes de subir al púlpito, para que estén listos para despertar a los corazones de los pecadores. Ay, no digas ni una sola palabra fría o sin importancia acerca de tan gran asunto que es el cielo o el infierno. Sea lo que sea, haz que la gente vea tu gran entrega y seriedad. Un sermón llena de meras palabras, por bello que esté compuesto, si falta alguna luz de evidencia y la vida de celo, es tan solo una imagen o un elegante cadáver."

Richard Baxter

 

VIUDA TRABAJADORA QUE LLEGA A SER GANADORA DE ALMAS

El ministro había predicado un sermón muy impresionante acerca del trabajo de ganar almas.  Después de esto una mujer se le acercó y le dijo: “Yo soy una pobre viuda, tengo varios niños, y tengo que trabajar tejiendo desde muy temprano por la mañana hasta muy noche. ¿Qué tiempo me queda para ganar almas?”.

El pastor la miró bondadosamente y le dijo: “¿Quién le trae la leche?” Ella contestó: “El lechero”. El pastor preguntó: “¿Quién le trae el pan?” Ella respondió: “El panadero”. El pastor, sonriente, la miró y le dijo: “Hermana, que Dios la ayude”.

La mujer se fue a su casa, y como ya era de noche se acostó; pero no pudo dormir ni olvidar las palabras de su pastor, y estuvo pensando en su deber de ganar almas. La mañana siguiente se levantó mas temprano que de costumbre, y no sacó la botella vacía.  Cuando el lechero llegó y no vio dicha botella tocó en la puerta, salió la señora y con voz temblorosa le dijo al lechero: --Escúcheme usted un momento por favor.  Quiero hacerle una pregunta: ¿Alguna vez ha pensado en el lugar a donde irá cuando muera?.

El lechero la miró con ansiosa mirada, y le dijo –Esta pregunta ha estado molestándome durante las dos últimas semana. La señora le dijo: --Entre usted, y le diré algo sobre este asunto.  En ese lugar y en eses momento aquella señora condujo a su lechero a Cristo, y él lo aceptó como su Salvador. En el corto espacio de un año aquella señora ayudó a veintiséis personas a eu aceptaran al Señor Jesús como su Salvador personal.

 

LA RELIGION ESPIRITUAL SUPRIMIDA

Con el deseo de ser perfecto, Pedro de Valdo siguió el consejo de un sacerdote: Fue y vendió sus posesiones, y después de dar una porción a su esposa y a su hija, repartió lo demás entre los pobres.  En el año 1179 Pedro de Valdo pidió permiso al Papa para predicar y tuvo que someterse a un examen.  Una de las preguntas que tuvo que contestar, fue si creía en la madre de Cristo.  Contestó que creía los datos históricos con respecto a ella; pero que no creía en ella como objeto de la fe para la salvación, Pedro de Valdo salió a predicar y reunió un buen grupo de creyentes que llegó a ser el blanco de la persecución de parte de la Iglesia Católica Romana.

 

PREDICACIÓN EFECTIVA

Recientemente leí en un periódico acerca de un predicador que pronunció unos sermones directamente para el bien de un ateo que estaba asistiendo a sus servicios.

Poco después de la predicación de estos sermones, el ateo fue convertido y manifestó ante la iglesia que había aceptado a Cristo como su Salvador.  El ministro le preguntó: “¿Cuál de mis sermones le quitó sus dudas?” Su respuesta fue clara: “Oh, no fueron sus sermones los que me decidieron.  Lo que me hizo pensar fue una mujer pobre que salía del templo al mismo tiempo que yo, y en los escalones tropezó e iba a caerse cuando extendí mi mano para ayudarla, me dio las gracias y, mirándome a la cara, me preguntó: ‘Señor, ¿ama usted a nuestro bendito Salvador?’ Esta pregunta me hizo reflexionar y ahora puedo decir que amo a Jesucristo.

 

HOGAR FELIZ

Si un hogar quiere ser feliz, los miembros que lo componen deben observar las siguientes reglas:

1.       Ser gentiles y pacientes.

2.       Nunca contestar con palabras airadas.

3.       Practicar el perdón y el olvido de las pequeñas ofensas.

4.       Procurar hacerse simpáticos.

5.       Aceitar la maquinaria de las relaciones mutuas en el seno del hogar, con 
     el aceite de la oración.

6.       No olvidar establecer y practicar el culto de familia.

7.       Evitar la contradicción entre los padres, pues ello tiene que ser de
     fatales consecuencias.

 

 

  • Peliculas Cristianas
  • Noticias Cristianas
  • Predicas Cristianas
  • predicas en video Cristianas
  • radios cristianas
  • imagenes cristianas
  • ilustraciones cristianas