Publicado El: Mar, jul 26th, 2005

Principios Bíblicos para Fortalecer la Familia

Un estudio que dí en mi iglesia. 2° Samuel 13:24-31 Nos relata de una de las familias más “enfermizas” de la Biblia.
Consideremos a esta familia: El esposo comete adulterio. Su hijo, Amnón, viola a su hermana, Tamar, la hermana de Absalón. El padre no sabe disciplinar. El hermano de Tamar, Absalón, mata a Amnón. El padre, tiempo atrás, había cometido homicidio y lo encubrió.
La familia fracasó porque un hombre no supo enlazar su relación con Dios con la relación con su familia

La ironía es que el que encabezaba a esta familia era un hombre temeroso de Dios, el que tenía corazón según el corazón de Dios — David.
Lo que quiero decir es esto, que aún las personas temerosas de Dios tienen problemas de familia pero hay gran esperanza en Dios aun en la situación más terrible.
I. COMO RESOLVER EL CONFLICTO
El conflicto puede ser constructivo si se usa de forma correcta. Algunas guías sobre cómo P. E. L. E. A. R.
PONTE cara a cara con la otra persona, aunque no te quieran ver. No trates de evitar el conflicto con el silencio.
ENFRENTA la tentación de evadir – no evites tomar responsabilidad. Admite tu falta rápida y completamente.
LENGUA guarda tu lengua – no maltrates o ataques a la persona, trata el asunto, no la persona.
ENTIERRA el pasado – no lo saques a la superficie. Dios nunca se acuerda de tu pasado, por lo tanto, no lo eches en cara a la otra persona. Olvida y PERDONA
ABRAZA esto muestra que estás de su lado, que le amas a pesar de las circunstancias y que quieres poner las cosas bien.
RESUELVE el problema en ese momento – termina la pelea – no dejes que el sol se ponga sobre tu enojo (Efe. 4:26).
Resiste la tentación de:
1) Culpar – Toma responsabilidad por tus propias acciones.
2) Alzar la voz – Prov. 15:1 La blanda respuesta (con voz serena) quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.
3) Ser egoísta – más bien sé generoso aunque la otra persona no lo sea. La gente de madurez espiritual no es egoísta, no piensan en sí mismo, sino en otros.
4) Tratar de cambiar a la otra persona – no funciona. El único que puede forjar cambios es el Espíritu Santo. Pero antes de pedir que Dios cambie a la otra persona, hay que pedir que Dios te cambie a ti.
II. COMO MEJORAR LAS RELACIONES DE FAMILIA POR MEDIO DE LA COMUNICACIÓN
Esta es una porción de una carta que se le envió a un consejero: “Juan y yo estábamos tan enamorados cuando nos casamos; pero luego algo comenzó a cambiar. Recibió un ascenso hace 5 años y esto le requiere que trabaje más horas. No nos molestó que tuviera que poner más tiempo en el trabajo. Pero parece que no tiene fin. Ahora llega a casa tarde y está tan cansado. Yo espero con ansia su llegada porque tengo tanto que contarle, pero él no tiene humor de platicar. Le preparo su cena y la come a solas. (Por lo general yo como con los niños). Después de cenar mira un poco la televisión y luego se va a cama. Los sábados por las mañanas se va a jugar golf con tres de sus amigos. Luego el domingo estamos en el templo casi todo el día. Hay veces que pasamos uno o dos meses sin una plática. Yo me siento tan sola en una casa con 3 pequeños activos. No hay mujeres en la vecindad con las que pueda tener amistad, la mayoría trabajan fuera de sus hogares. No hay cercanía ni calor entre mi esposo y yo. Estamos en la cama los dos, no habiéndonos comunicado algo en semanas. No ha sido tierno, comprensivo ni cariñoso conmigo, pero sí espera que yo sea apasionada y responda a su necesidad. Ya no puedo. Claro que *****plo mi deber como esposa, pero no me beneficio nada. Después del arrebato de 2 minutos, el se da la vuelta y se duerme y yo me quedo despierta sintiéndome como una mujerzuela. Me siento como si nadie me ama, que no soy una buena madre ni esposa. A veces pienso que ni Dios me ama”.
El problema primordial en las familias no es el sexo, dinero, niños… es la falta de comunicación.
La comunicación es más que meramente hablar. Es el compartir eficazmente sus sentimientos, pensamientos y emociones en una forma constructiva que une a la familia.
A) RAZONES POR LA FALTA DE COMUNICACIÓN:
• Nunca se aprendió (no tuvo ejemplo).
• Hay temor de ser vulnerable y ser rechazado.
• Piensa que la comunicación es algo imposible, entonces ¿para qué perder el tiempo?
• Piensa que no tiene nada que ofrecer, que sus opiniones no son interesantes.
B) ¿CÓMO PUEDO COMUNICARME MEJOR?
a) Cuidado de cómo criticas
Si debe ofrecer crítica, que sea constructiva y siga los siguientes consejos:
• Diga 5 cosas buenas acerca de la persona ANTES de criticar 1 cosa.
• No critique sin ofrecer una situación donde todos ganen.
• Critique el problema, no la persona. – Quédese en el presente, no se desvíe del asunto, no se agite.
• Trate con el asunto que realmente le molesta.
• Esté dispuesto a aceptar crítica constructiva también. (Prov. 23:12).
b) Muestre perdón inmediatamente. Pida perdón y perdone.
c) Exprese su preocupación, temor, y ansiedad sabiamente.
Estos son algunos consejos bíblicos de cómo expresar estas emociones correctamente:
• Dilo a Dios primeramente (1ª Pedro 5:7). La forma en que puedes dejar de preocuparte es de orar por todo.
• Dilo a tu familia, si ellos no escuchan, habla con un amigo (del mismo sexo) que sí te escuche.
• Date cuenta que el preocuparte es una opción que no necesitas aceptar. Los problemas en la vida son ciertos, pero el preocuparte es opcional.
• Enfrente los problemas con realidad. Pregúntate “¿Vale la pena preocuparme de esto?”
• Enfócate en las soluciones en vez de buscar al culpable. Acepta que algunas cosas no podrás cambiar.
• No permitas que los miembros de tu familia se enfrenten a sus problemas solos. Tú eres el sacerdote de tu hogar primordialmente.
d) Expresa la ira correctamente.
¿Puede un cristiano airarse? Sí, pero tu ira debe ser:
• Dirigida a algo que no está correcto o algo malo.
• Con dominio propio.
• Sin maldad, venganza o pecado.
• La Biblia no nos dice que neguemos la ira, pero sí que la controlemos.
• Estos son unos consejos sobre cómo expresar tu ira correctamente:
• Llévalo a Dios en oración antes de descargar en otros.
• Evita hablar de temas emotivos cuando estés airado.
• Dirige tu ira hacia cosas, situaciones y circunstancias no hacia la gente.
• Comparte tu sentimiento con alguien en una forma no amenazante.
III. CÓMO ESTABLECER UN FUNDAMENTO SÓLIDO PARA LAS RELACIONES EN TU FAMILIA
A) LA BASE PARA RELACIONES FUERTES
a) Compromiso
Me refiero al compromiso con tu esposa, hijos o inclusive tus padres (aun si no son convertidos).
La sociedad dicta – cuida del Número 1, haz lo que mejor te convenga a ti; tu felicidad es lo más importante en la vida. Como cristianos, Dios nos ha llamado a comprometernos en tiempos buenos y malos – o sea, de la misma manera que Dios se ha comprometido con nosotros.
Cristo nos advirtió acerca de los tiempos difíciles que vendrían: Juan 16:33 dice Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
Hay dos tipos de presiones que atacan a la relación entre la familia:
1) Eventos catastróficos como un ataque al corazón, accidente mayor, el nacimiento de un hijo severamente enfermo, desempleo, banca rota, etc.
2) Eventos menores que irritan – que a la larga son más amenazantes a la relación que los eventos catastróficos, como el papel del baño no puesto correctamente en su estante, etc.
¿Cómo puedo comprometerme a mi familia? Date cuenta que… – El compromiso no se basa en sentimientos, emociones, circunstancias o situaciones. – El compromiso a su familia nace de su compromiso con Cristo. Nosotros podemos comprometernos con Cristo porque Él se ha comprometido con nosotros.
b) Madurez cristiana
El fundamento básico de cualquier familia es establecer una relación fuerte con Dios. Todas las otras relaciones desprenden de esta. Aunque los otros miembros de la familia no son salvos, usted busque la madurez en su propia vida.
Gran parte de la madurez espiritual que he experimentado no ha sido por las metas que establecí, el haber tenido más auto disciplina, o esforzándome más. Estas cosas por lo general solamente terminaron en frustrar y desesperarme.
Los pasos más ciertos a la madurez que he experimentado han ocurrido cuando Dios ha obrado en alguna parte de mi vida que no estaba intentando mejorar – Él lo hace – yo solamente habito en Él.
Claro que siempre queremos hacer lo mejor para mantener nuestras disciplinas espirituales altas pero nunca pienses que la madurez puede lograrse fuera del obrar Dios en uno.
Lo primordial que puedes hacer para fortalecer tu familia no es leer un libro de desarrollo personal, contratando a un consejero, o asistiendo a un seminario, etc. (Aunque todo esto está muy bien, pero no solo).
Lo primordial que puede hacer es establecer una relación amorosa con Dios. Algunos pueden preguntar, ¿Cómo?
De la misma forma que se establece cualquier relación – pasando tiempo juntos.
c) El amor sin condiciones
• Este es el tipo de amor que Dios nos mostró en Cristo. (amor ágape).
• Ágape significa: – Acción, no solamente intenciones.
• Envolverte, no estar de espectador. – Amar sin poner condiciones.
• El amar a los no deseados, difíciles de amar y los que rechacen el amor.
• El darse a si mismo basado en el conocimiento exacto de la necesidad de otros.
• El amor ágape es la mejor manera de bendecir a tu familia.
El Dr. Ed Wheat escribe sobre la vida amorosa de toda pareja casada: “No hay substituto para el bienestar emocional que viene del sentirse amado y aceptado, completa y sin condiciones”.
Los beneficios del amor ágape:
• Que el auto-imagen de otros mejora (lo cual hace más fácil el funcionar en la familia).
• Sostiene a otros en los tiempos difíciles y de presión.
• Trae seguridad y estabilidad.
• Desminuye las emociones defensivas.
¿Cómo sé si estoy mostrando el amor ágape? Pregúntate: ¿Es mi trato con otros basado en su comportamiento o su dignidad? ¿Doy amor solamente como una recompensa porque se ha portado bien alguien conmigo? ¿Requiero que otros cambien antes de amarlos o amarlos más? ¿Pienso que puede mejorar el comportamiento de alguien deteniendo mi amor?
¿Cómo puedo amar a mi familia con amor ágape? Comprenda por experiencia el amor ágape de Dios. Haga una decisión concientemente de amar sin condiciones. Recuerde el amor de Dios por usted y cómo quiere que usted lo comparta con otros.
Puede que estés pensando, “No van a responder a mi amor ágape”. Te pregunto – ¿acaso no fuiste tu sordo de primero al amor de Dios? Pero con el tiempo te ganó y le amaste.
Finalmente, te animo a que seas insistente en establecer una fuerte relación con tu familia usando principios bíblicos como los que compartí contigo. Comprométete a Dios y a sus caminos y te maravillarás de lo que Él puede hacer. El emblema del grupo de varones es Comprometidos por honor. Sé un hombre de honor y comprométete a seguir a Cristo y ama a tu esposa y a tu familia como Él te ha amado.

About the Author

Facebook comentarios:

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.