Publicado El: Vie, sep 10th, 2004

SACRIFICIOS VIVOS

El apóstol Pablo da un ruego urgente a los creyentes en Cristo “que presenten vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1) Pablo hace un ruego basado en las misericordias de Dios.” Nosotros somos objetos de su gracia salvadora; por lo tanto nosotros debemos de poner nuestras vidas a su disposición. Pablo usa la palabra de sacrificio para las ofrendas de sacrificio levítico de los Judíos. Los cuerpos de los creyentes son para que sean un “sacrificio vivo.”



¿Cómo llegas tú a ser un “sacrificio vivo?”

Esto empieza de una vez por todas a los seres estar separados de Dios. El Cristiano es separado por el uso de Dios en el sentido de ser puro y por los propósitos justos.

¿Por qué un ruego tan urgente? Robert Candish observó, “de la costumbre del mundo, será ciertamente dicho que entre mas trates con esto, menos lo encontraras satisfecho. Esto se mira bien; esto se ve justo, al principio. Pero quien ha vivido por largo tiempo y no lo ha encontrado vanidoso por ultimo?”

De tal manera, la voluntad de Dios es buena, aceptable y perfecta.

Siendo un sacrificio vivo no es frecuentemente fácil, o placentero. Esto es abnegación de sí mismo, sacrificio de sí mismo, crucifixión de sí mismo de la persona entera. Pero recuerda el problema con los sacrificios vivientes es que ellos quieren arrastrarse o gatear del altar.

Para el Señor Jesucristo el ser sacrificio vivo esto significa “poner en él las cargas agobiantes; esto lo trajo a él a las escenas más penosas; Esto lo involucró a él en lo incesante, frecuentemente al mucho trabajo ingrato; esto lo pone a él al peligro de toda especie de choques antipáticos con los hombres malos y con los ángeles malos. Pero él demostró la voluntad de Dios, y mientras él lo mostró, él encontró que esto era bueno, aceptable y perfecto” (Candish, estudios en Romanos, p. 89)

Un sacrificio viviente para él significa que se humillo a sí mismo y llego a ser “obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2.8)

El sacrificio vivo que es aceptable para Dios es esa la cual es bien aprobada, satisfactoriamente exaltada, o extra- ordinariamente placentera a él. El sacrificio vivo no consiste de formas superficiales, meramente externa o material, pero una santa, bien-placentera, racional, agradable para la razón, servicio consagrado.

¿Deberían los discípulos de Jesús esperar cualquier cosa diferente?

Solo las cosas espirituales no pasaran a través de la eternidad. Todo lo demás pasara (Mateo 24:35) cualquiera que haga la voluntad de Dios permanecerá para siempre” (1 Juan 2:17). Jim Elliot dijo, “Él no es necio porque da lo que el no puede mantener para ganancia de lo que el no puede perder.” Jim dio su vida en un servicio razonable, para ganar una herencia espiritual que permanecerá para siempre.

Cuánto de los santos de Dios han muerto poseyendo de nada de valor terrenal, pero un sentido viviente de “no- retraimiento y no-remordimiento.” Ellos fueron sacrificios vivos para el Dios vivo.

Nosotros somos sacrificios vivos porque Dios esta trabajando en nosotros. Él continua el trabajo en aquellos en quienes él trajo la fe salvadora en Jesucristo. Somos sacrificios vivos porque él esta trabajando y nos esta cambiando nuestras actitudes, destruyendo hábitos destructivos, formando nuevas maneras de pensar y placenteras a Dios. Dios no empieza un trabajo y después lo abandona. El siempre completa lo que a empezado. La única adoración razonable es unirnos a él en lo que hace.

Esto es nuestro privilegio de glorificar a Dios con nuestros cuerpos (1 Corintios 6:19-20; Romanos 8:9; Filipenses 1:20-21; Romanos 6:13) por lo tanto, Pablo nos exhorta a nosotros presentar nuestros cuerpos de una ves por todas a Dios como un sacrificio vivo. Un sacrificio vivo involucra el rendimiento del cuerpo, mente y voluntad a Dios.

Esto es un privilegio de dar a Dios nuestra mente (Efesios 4:17-24; Colosenses 3:1-11) porque él quiere transformar esto desprendiendo su poder de adentro usando su palabra. “Y si Dios controla tu pensamiento tú eres ya transformado.”

Esto es un privilegio de dar a él tu voluntad. Esto no es por el poder de la voluntad que nosotros somos transformados, pero mientras nos rendimos a la voluntad de Dios que su poder toma control de nosotros.

¿Vale la pena el costo del sacrificio vivo? James Boice observó, “si determinamos caminar en el camino de Dios, rechazando ser conformados para el mundo, y siendo transformados en ves de renovar nuestras mentes nosotros no tendremos temor que todo el final de nuestras vidas mirará atrás y ser insatisfechos o amargados, juzgando nuestras vidas en haber sido un complejo agotador. En lo contrario nosotros miraremos atrás y concluiremos que nuestras vidas se vivieron bien y ser satisfechos con ellos.”

Por el otro lado, “si nosotros alcanzamos el final de nuestras vidas y somos insatisfechos con ellos, esto significara que nosotros hemos estado viviendo en la manera del mundo y hemos sido conformados a ello en ves de haber sido transformado en renovar nuestras mentes. Nosotros estaremos viviendo por nosotros mismos, en ves de vivir para Dios y otros,” concluye Boice.

Como estudiante de la universidad hace 40 años atrás concluí que ser un sacrificio vivo significó “todo o nada.”Estoy orgulloso de haber hecho esa opción. No tengo retraimiento ni remordimiento mientras viajo hacia el final de la meta. Esto será más valioso si escuchamos a él decir, “bien hecho, bueno y siervo fiel.”

About the Author

Facebook comentarios:

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.


Noticias Cristianas - Peliculas Cristianas - Reflexiones Cristianas