Ultima Hora

“El éxito es reconocer el amor de Dios en todo lo que hacemos”

María Bernabéu, una de las figuras más destacadas del judo español, quinta en los juegos de Rio 2016 y finalista en el campeonato mundial de 2015, ha ganado la medalla de oro en la categoría de 70 kilos de la XVIII edición de los Juegos del Mediterráneo, celebrada este junio en Tarragona.

La judoca española que ha comenzado directamente en los cuartos de final, ha ganado después de vencer por ippon a la argelina Bellakehal, a la bosnia Samardzic y a la italiana Paissoni.

Después de obtener la medalla de bronce en el campeonato mundial de Budapest, en septiembre de 2017, y de operarse del menisco un mes después, Bernabéu perdió el combate por la medalla de bronce en el campeonato europeo de Tel Aviv, el pasado mes de abril.

“DECIDÍ TENER UNA RELACIÓN PERSONAL CON DIOS”

María Bernabéus es cristiana y no ha dudado en dar toda la gloria a Dios por sus éxitos. En una entrevista en el programa de Televisión Española, Buenas Noticias TV, ella ha explicado cómo vive su fe en Jesús en el mundo del deporte.

“Iba a la iglesia pero no estaba segura de por qué lo hacía. Entonces, cuando tenía 13 años, comprendí quién era Dios y decidí por mí misma, no porque mi madre me lo dijese, tener una relación personal con Dios”, ha explicado.

El punto de cambio para María llegó cuando conoció “sobre el sacrificio de Jesús en la cruz”. “ Cómo siendo sin pecado, él murió por los nuestros, como un criminal, cuando no lo merecía […] Dije: quiero esto para mi vida, quiero ser como esa persona que estaba dispuesta a morir por la humanidad y que no lo merecía”.

Después de conseguir el oro en Tarragona, Bernabéu citó un versículo de Josué en su cuenta de Instagram.

“ORAR ANTES DE UNA COMPETICIÓN ME MOTIVA”

“Soy cristiana en el tatami y en mi vida normal. No hay separación, llevo mi fe adónde quiera que voy […] Tengo mi propia comunión con Dios, que me hace ser quién soy, no importa si estoy en Paris, en Japón o en cualquier otro lugar”, ha dicho la judoca en el programa televisivo.

Según Bernabéu, “poder orar antes de una competición me motiva. No es una rutina, es personal, como hablar con un amigo que te anima”.

“Mi deporte es individual. Pierdes o ganas, pero no estoy sola cuando lucho. Dios va delante de mí y yo voy detrás suyo. Él es mi fuerza, sabe sabe qué va pasar, así que es la mayor experiencia que puedo vivir”, señala Bernabéu.

“EL ÉXITO ES RECONOCER EL AMOR DE DIOS EN TODO LO QUE HACEMOS”

María ha explicado que su fe “es una sorpresa para sus compañeras de equipo, sobre todo porque creen que soy muy joven para tener tanto anhelo por ella. Pero lo respetan, y algunas me han preguntado acerca de mis creencias”.

“No soy la única cristiana, por eso animo a los otros cristianos en deportes a que estén orgullosos de su fe y a que la muestren al mundo”, ha remarcado.

La Biblia “es vital para mí, es la palabra de Dios, mi enseñanza diaria”, ha afirmado la judoca. “Si eres lo suficiente valiente para leer la Biblia, verás que es tan moderna como la última película que puedes ver el cine de tu ciudad”, ha manifestado Bernabéu.

“Ser una mujer de fe, vivir como Dios quiere que viva, es felicidad para mí. El éxito no es tener mucho dinero o ser famosa, sino reconocer el amor de Dios en todo lo que hacemos y decimos, en cada paso que damos”, ha explicado la deportista española.