El País llama a mujer de Ortega “La Jezabel nicaragüense”

“Ella es la personificación de la gestión cotidiana del gobierno, de todo el autoritarismo y la soberbia”, dijo a la AFP el analista Gabriel Álvarez.

ESPAÑA.- El diario El País de España ha publicado un artículo en el que llama a Rosario Murillo, vice presidenta de Nicaragua “La Jezabel nicaragüense”. De Murillo -esposa del presidente Daniel Ortega- el diario español afirma que “no habrá salida negociada a la involución democrática que la desestabiliza, sin la aprobación de Rosario Murillo, la mujer más poderosa del país centroamericano”.

El País dice que es necesario acercarse al esotérico universo de la vicepresidenta.

Que es contraria al aborto, madre de diez hijos, mística en el análisis de asuntos de Estado, su personalidad es intensa y macondiana, imposible de abarcar sucintamente.

La principal baza de esta Jezabel latinoamericana es su ascendencia sobre el presidente, a quien encubre, protege y orienta. Incansable, no duerme más de tres horas porque la rotulación de una Nicaragua a su gusto es trabajo a tiempo completo. Invoca a Dios, la virgen y los santos, matrimonió de blanco y sacramentada, y ejerce de alter ego hasta que pueda ser plenipotenciaria.

Sobrina nieta del libertador Sandino, estudió buenos modales en Inglaterra y Suiza, fue poeta y revolucionaria, y compagina la lírica con la represión de las protestas antigubernamentales.

LEER ARTICULO COMPLETO

El diario El Clarín dice:  Rosario Murillo tiene las manos repletas de anillos con piedras turquesas para espantar la mala suerte. Con mística religiosa y un hábil dominio de masas. Política y religiosidad se fundieron en manos de Murillo en una estrategia de masas que dio sus frutos. Los héroes de la revolución se convirtieron en “santos” y Dios y la Virgen fueron citas ineludibles de los discursos. El ateísmo de la izquierda quedó a un costado. Ortega y Murillo se casaron por iglesia, en una alianza beatificante.

“No son carismáticos, simplemente tienen poder, más del que nadie ha logrado en este país. Y lo quieren conservar a toda costa”, dice Sergio Ramírez, un sandinista que supo ser vicepresidente de Ortega pero que se hartó de sus manejos.

Entre sus extravagancias figura la instalación de los “árboles de la vida”, enormes estructuras metálicas de entre 15 y 20 metros de altura, multicolores e iluminados. Ya quedan pocos ya que tras las protestas miles de nicaragüenses en contra del gobierno de Ortega los destruyeron.

Las interpretaciones son variadas respecto a estos “chayo palos”, como popularmente ahora se les llama, pero todos están ligados a la filosofía esotérica de Murillo: copias del pintor austriaco Gustav Klimt, conexiones con la Cábala judía o representación del ojo de Horus, dios de la mitología egipcia.

Estos árboles “simbolizan la mentalidad excéntrica e esotérica de la vicepresidente Rosario Murillo. Ella es la personificación de la gestión cotidiana del gobierno, de todo el autoritarismo y la soberbia”, dijo a la AFP el analista Gabriel Álvarez.

Le interesará: Muere de disparo en la cabeza niño de familia cristiana tras ataque de policías y paramilitares de Ortega

También: Policía afines al régimen de Daniel Ortega quema viva a familia cristiana

[ Fuente: El País, El Clarín y La Prensa de Honduras ]