John Piper: “Su dinero no es suyo. Es de Dios. Su dinero no es su punto final”

El asunto surgió de una pregunta enviada al pastor por un lector de su columna en el portal Desiring God.

El concepto que permite al cristiano convivir con el dinero para no dejarse seducir por él es actuar como administrador de lo que se ganó, y no dueño, según los consejos del pastor John Piper, escritor y teólogo bautista internacionalmente respetado.

En la visión del pastor, si el cristiano se da cuenta de que nada a su alrededor es realmente suyo, que todo pertenece a Dios, no será seducido por las innumerables tentaciones que el dinero trae.

El asunto surgió de una pregunta enviada al pastor por un lector de su columna en el portal Desiring God.

El lector afirmó que venía pensando en convertirse en un consultor financiero, y preguntó al pastor si un cristiano, en conciencia limpia, puede ayudar a las personas a planear una típica jubilación americana, que tiene su mayor parte basada en el concepto de previsión privada, que exige planificación y ahorro a lo largo de la vida.

El pastor puntuó que es un entusiasta de la planificación financiera, pero hizo referencia a un planificador financiero que resumió su carrera de 30 años en el segmento diciendo que “Dios es el dueño de todo”. “En otras palabras, eso no es suyo. Su dinero no es su punto final “, subrayó Piper.

LEER ARTICULO COMPLETO

“Lo que te pone en una posición muy, muy precaria. Es de Dios, y usted tiene eso en su banco y en su bolsillo. Cuídelo. Usted puede convertirse en un ladrón o un mal administrador. Dios le dio la habilidad para ganar ese dinero. Es por eso que cometemos errores y creemos que es nuestro. Él lo está llamando a usted a ser un mayordomo – un administrador, no un dueño de lo que usted gana. Él lo está llamando a usted para administrarlo para los propósitos de Él, no para sus propósitos particulares”, advirtió el pastor.

John Piper también explicó que es necesario mantenerse atento sobre cómo se gasta el dinero: “El hecho de que usted negocie significa lo que usted valora. Por lo tanto, el dinero se convierte en un medio de adoración, testimonio y amor – o egoísmo. Podemos poner fuera de nuestras mentes cualquier pensamiento de que el dinero es intrínsecamente malo. Es intrínsecamente peligroso, porque Jesús dijo que es difícil para los ricos entrar en el Reino de los cielos.

La ilusión de poder traída por el dinero es bastante eficaz en corromper mentes y corazones, pero cuando se usa correctamente, guiado por valores y preferencias piadosas, puede convertirse en una expresión de adoración a Dios, según Piper.

“El propio hecho de que existe una perspectiva distorsionada sobre la jubilación, incluso entre cristianos, es una razón para convertirse en un planificador financiero – un planificador financiero lleno de inspiración de la Biblia. Esta es una razón para convertirse en uno, y no una razón para no convertirse en uno – a menos que usted no tenga convicción o espina dorsal “, advirtió. “La gente necesita ayuda. Las personas ricas necesitan ayuda. Ellas parecen poderosas, pero necesitan ayuda. Ellas necesitan ser liberadas de las suposiciones de nuestra cultura”, constató el pastor.

“Su objetivo no es aconsejar una típica jubilación estadounidense. Usted quiere que la gente se libere de eso. Anime a la gente no para priorizar los juegos y el ocio, sino dar prioridad a la adoración de Dios y el ministerio”{

[ Fuente: Christian Post]