Cáncer de hígado: Tipos, síntomas y diagnóstico

¿Qué es el cáncer de hígado?


El cáncer de hígado es el cáncer que ocurre en el hígado. El hígado es el órgano glandular más grande del cuerpo y realiza varias funciones críticas para mantener el cuerpo libre de toxinas y sustancias dañinas. Está localizado en el cuadrante superior derecho del abdomen, justo debajo de las costillas. El hígado es responsable de producir bilis, que es una sustancia que le ayuda a digerir grasas, vitaminas y otros nutrientes. Este órgano vital también almacena nutrientes como la glucosa, para que usted permanezca nutrido en los momentos en que no está comiendo. También descompone los medicamentos y las toxinas. Cuando el cáncer se desarrolla en el hígado, destruye las células hepáticas e interfiere con la capacidad del hígado para funcionar normalmente.

El cáncer de hígado se clasifica generalmente como primario o secundario. El cáncer primario de hígado comienza en las células del hígado. El cáncer de hígado secundario se desarrolla cuando las células cancerosas de otro órgano se propagan al hígado. A diferencia de otras células del cuerpo, las células cancerosas pueden desprenderse del sitio primario o del lugar donde comenzó el cáncer. Las células viajan a otras áreas del cuerpo a través del torrente sanguíneo o del sistema linfático. Las células cancerosas eventualmente se acumulan en otro órgano del cuerpo y comienzan a crecer allí.

¿Cuáles son los diferentes tipos de cáncer primario de hígado?

Cáncer de hígado: Tipos, síntomas y diagnóstico
Cáncer de hígado: Tipos, síntomas y diagnóstico


Los diferentes tipos de cáncer primario de hígado se originan a partir de las diversas células que componen el hígado. El cáncer primario de hígado puede comenzar como un solo bulto que crece en el hígado, o puede comenzar en muchos lugares dentro del hígado al mismo tiempo. Las personas con daño hepático severo son más propensas a tener múltiples sitios de crecimiento de cáncer. Los principales tipos de cáncer primario de hígado son:

Carcinoma hepatocelular


El carcinoma hepatocelular (CHC), también conocido como hepatoma, es el tipo más común de cáncer de hígado y representa el 75 por ciento de todos los cánceres de hígado. Esta afección se desarrolla en los hepatocitos, que son las células predominantes del hígado. Se puede diseminar desde el hígado a otras partes del cuerpo, como el páncreas, los intestinos y el estómago. El CHC es mucho más probable que ocurra en personas que tienen daño hepático severo debido al abuso de alcohol.

Colangiocarcinoma


El colangiocarcinoma, más comúnmente conocido como cáncer de las vías biliares, se desarrolla en las pequeñas vías biliares tubulares del hígado. Estos conductos llevan la bilis a la vesícula biliar para ayudar con la digestión. El cáncer de las vías biliares representa aproximadamente del 10 al 20 por ciento de todos los cánceres de hígado. Cuando el cáncer comienza en la sección de los conductos dentro del hígado, se llama cáncer de conducto biliar intrahepático. Cuando el cáncer comienza en la sección de los conductos fuera del hígado, se llama cáncer de conducto biliar extrahepático.

la colangiocarcinoma, más comúnmente conocido como cáncer de las vías biliares, se desarrolla en las pequeñas vías biliares tubulares del hígado. Estos conductos llevan la bilis a la vesícula biliar para ayudar con la digestión. El cáncer de las vías biliares representa aproximadamente del 10 al 20 por ciento de todos los cánceres de hígado. Cuando el cáncer comienza en la sección de los conductos dentro del hígado, se llama cáncer de conducto biliar intrahepático. Cuando el cáncer comienza en la sección de los conductos fuera del hígado, se llama cáncer de conducto biliar extrahepático.

Angiosarcoma hepático


El angiosarcoma hepático es una forma poco frecuente de cáncer de hígado que comienza en los vasos sanguíneos del hígado. Este tipo de cáncer tiende a progresar muy rápidamente, por lo que normalmente se diagnostica en un estadio más avanzado.

Hepatoblastoma


El hepatoblastoma es un tipo extremadamente raro de cáncer de hígado. Casi siempre se encuentra en los niños, especialmente en los menores de 3 años. Con cirugía y quimioterapia, el pronóstico para las personas con este tipo de cáncer puede ser muy bueno. Cuando el hepatoblastoma se detecta en las primeras etapas, la tasa de supervivencia es superior al 90 por ciento.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de hígado?


Muchas personas no experimentan síntomas en las primeras etapas del cáncer primario del hígado. Cuando los síntomas aparecen, pueden incluir:

  • molestias abdominales, dolor y sensibilidad
  • coloración amarillenta de la piel y de la parte blanca de los ojos, lo que se denomina ictericia
  • heces blancas y calcáreas
  • asco
  • vómito
  • Hematomas o sangrado con facilidad.
  • flojedad
  • fatiga

¿Quién Está en Riesgo de Cáncer de Hígado?

Los médicos no están seguros de por qué a algunas personas les da cáncer de hígado y a otras no. Sin embargo, hay ciertos factores que se sabe que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de hígado:

  • El cáncer de hígado es más común en personas mayores de 50 años.
  • Una infección de hepatitis B o C a largo plazo puede dañar gravemente su hígado. La hepatitis se transmite de persona a persona a través del contacto directo con los fluidos corporales de una persona infectada, como la sangre o el semen. También puede transmitirse de madre a hijo durante el parto. Usted puede reducir su riesgo de hepatitis B y C usando protección durante las relaciones sexuales. También existe una vacuna que puede proteger contra la hepatitis B.
  • Tomar dos o más bebidas alcohólicas todos los días durante muchos años aumenta el riesgo de cáncer de hígado.
  • La cirrosis es una forma de daño hepático en la cual el tejido sano es reemplazado por tejido cicatrizado. Un hígado con cicatrices no puede funcionar adecuadamente y, en última instancia, puede conducir a numerosas complicaciones, incluido el cáncer de hígado. El abuso de alcohol a largo plazo y la hepatitis C son las causas más comunes de cirrosis en los Estados Unidos. La mayoría de los estadounidenses con cáncer de hígado tienen cirrosis antes de desarrollar cáncer de hígado.
  • La exposición a la aflatoxina es un factor de riesgo. La aflatoxina es una sustancia tóxica producida por un tipo de moho que puede crecer en los cacahuetes, los granos y el maíz. En los Estados Unidos, las leyes de manipulación de alimentos limitan la exposición generalizada a la aflatoxina. Sin embargo, fuera del país, la exposición a las aflatoxinas puede ser alta.
  • La diabetes y la obesidad también son factores de riesgo. Las personas con diabetes tienden a tener sobrepeso o ser obesas, lo que puede causar problemas hepáticos y aumentar el riesgo de cáncer de hígado.


¿Cómo se diagnostica el cáncer de hígado?


El diagnóstico de cáncer de hígado comienza con una historia clínica y un examen físico. Asegúrese de decirle a su médico si tiene antecedentes de abuso de alcohol a largo plazo o una infección crónica por hepatitis B o C.

Los exámenes de diagnóstico y procedimientos para el cáncer de hígado incluyen los siguientes:

  • Las pruebas de la función hepática ayudan a su médico a determinar la salud de su hígado midiendo los niveles de proteínas, enzimas hepáticas y bilirrubina en su sangre.
  • La presencia de alfafetoproteína (AFP) en la sangre puede ser un signo de cáncer de hígado. Esta proteína por lo general sólo se produce en el hígado y el saco vitelino de los bebés antes de que nazcan. La producción de AFP normalmente se detiene después del nacimiento.
  • La tomografía computarizada abdominal o la resonancia magnética producen imágenes detalladas del hígado y otros órganos del abdomen. Estos pueden permitir que su médico determine con precisión dónde se está desarrollando un tumor, determine su tamaño y evalúe si se ha diseminado a otros órganos.


Biopsia del hígado


Otra prueba diagnóstica disponible es una biopsia hepática. Una biopsia hepática implica la extracción de una pequeña porción de tejido hepático. Siempre se realiza con anestesia para evitar que sienta dolor durante el procedimiento.

En la mayoría de los casos, se realiza una biopsia por punción. Durante este procedimiento, su médico insertará una aguja delgada a través de su abdomen y dentro de su hígado para obtener una muestra de tejido. Luego, la muestra se examina bajo un microscopio para detectar signos de cáncer.

Una biopsia de hígado también se puede realizar usando un laparoscopio, que es un tubo delgado y flexible con una cámara adjunta. La cámara le permite al médico ver el aspecto del hígado y realizar una biopsia más precisa. El laparoscopio se inserta a través de una pequeña incisión en el abdomen. Si se necesitan muestras de tejido de otros órganos, el médico hará una incisión más grande. Esto se denomina laparotomía.

Si se encuentra cáncer de hígado, su médico determinará la etapa del cáncer. La clasificación en etapas describe la gravedad o extensión del cáncer. Puede ayudar a su médico a determinar las opciones de tratamiento y el pronóstico. El estadio 4 es el estadio más avanzado del cáncer de hígado.

¿Cómo se trata el cáncer de hígado?


El tratamiento para el cáncer de hígado varía. Depende de qué:

  • El número, tamaño y ubicación de los tumores en el hígado.
  • qué tan bien está funcionando el hígado
  • si hay cirrosis
  • Si el tumor se ha diseminado a otros órganos.


Su plan de tratamiento específico se basará en estos factores. Los tratamientos para el cáncer de hígado pueden incluir los siguientes

Hepatectomía


Una hepatectomía se realiza para extirpar una porción del hígado o todo el hígado. Esta cirugía generalmente se realiza cuando el cáncer se limita al hígado. Con el tiempo, el tejido sano restante volverá a crecer y reemplazará la parte faltante.

Trasplante de Hígado


Un trasplante de hígado implica reemplazar todo el hígado enfermo con un hígado sano de un donante adecuado. Un trasplante sólo se puede hacer si el cáncer no se ha diseminado a otros órganos. Se administran medicamentos para prevenir el rechazo después del trasplante.

Ablación


La ablación implica el uso de inyecciones de calor o etanol para destruir las células cancerosas. Se realiza con anestesia local. Esto adormece el área para evitar que sienta dolor. La ablación puede ayudar a las personas que no son candidatas para la cirugía o el trasplante.

Quimioterapia


La quimioterapia es una forma agresiva de terapia farmacológica que destruye las células cancerosas. Los medicamentos se inyectan por vía intravenosa o a través de una vena. En la mayoría de los casos, la quimioterapia se puede administrar como tratamiento ambulatorio. La quimioterapia puede ser efectiva para tratar el cáncer de hígado, pero muchas personas experimentan efectos secundarios durante el tratamiento, incluyendo vómitos, disminución del apetito y escalofríos. La quimioterapia también puede aumentar el riesgo de infección.

Radioterapia


La radioterapia implica el uso de haces de radiación de alta energía para destruir las células cancerosas. Puede ser suministrado por radiación externa o por radiación interna. En la radiación de haz externo, la radiación se dirige al abdomen y al tórax. La radiación interna implica el uso de un catéter para inyectar pequeñas esferas radioactivas en la arteria hepática. La radiación entonces destruye la arteria hepática, un vaso sanguíneo que suministra sangre al hígado. Esto disminuye la cantidad de sangre que fluye hacia el tumor. Cuando la arteria hepática se cierra, la vena porta continúa alimentando al hígado.

Terapia dirigida


La terapia dirigida involucra el uso de medicamentos que están diseñados para golpear las células cancerosas donde son vulnerables. Disminuyen el crecimiento del tumor y ayudan a cerrar el suministro de sangre al tumor. Sorafenib (Nexavar) ha sido aprobado como terapia dirigida para personas con cáncer de hígado. La terapia dirigida puede ser útil para las personas que no son candidatas para una hepatectomía o un trasplante de hígado. Sin embargo, la terapia dirigida puede tener efectos secundarios significativos.

Embolización y quimioembolización


La embolización y la quimioembolización son procedimientos quirúrgicos. Se hacen para bloquear la arteria hepática. Su médico usará esponjas pequeñas u otras partículas para hacer esto. Esto reduce la cantidad de sangre que fluye hacia el tumor. En la quimioembolización, el médico inyecta medicamentos de quimioterapia en la arteria hepática antes de inyectar las partículas. El bloqueo creado mantiene los medicamentos de quimioterapia en el hígado durante un período más largo.

¿Cómo se puede prevenir el cáncer de hígado?


El cáncer de hígado no siempre se puede prevenir. Sin embargo, usted reduce su riesgo de cáncer de hígado al tomar medidas para prevenir el desarrollo de afecciones que pueden llevar al cáncer de hígado.

Vacúnese contra la hepatitis B


Existe una vacuna contra la hepatitis B que todos los niños deben recibir. Los adultos que están en alto riesgo de infección, como los que abusan de drogas intravenosas, también deben ser vacunados. Por lo general, la vacuna se administra en una serie de tres inyecciones durante un período de seis meses.

Tome medidas para prevenir la hepatitis C


No existe ninguna vacuna contra la hepatitis C, pero usted puede reducir su riesgo de contraer la infección haciendo lo siguiente:

  • Use protección. Siempre practique el sexo seguro usando un condón con todas sus parejas sexuales. Nunca debe tener relaciones sexuales sin protección a menos que esté seguro de que su pareja no está infectada con hepatitis o cualquier otra infección de transmisión sexual.
  • No use drogas ilegales. Evite el uso de drogas ilegales, particularmente las que se pueden inyectar, como la heroína o la cocaína. Si no puede dejar de usar drogas, asegúrese de usar una aguja estéril cada vez que se las inyecte. Nunca comparta agujas con otras personas.
  • Tenga cuidado con los tatuajes y los piercings. Vaya a una tienda de confianza cada vez que se haga un piercing o un tatuaje. Pregunte a los empleados sobre sus prácticas de seguridad y asegúrese de que usen agujas estériles.


Reduzca Su Riesgo de Cirrosis


Usted puede reducir su riesgo de cirrosis haciendo lo siguiente:

  • Si bebe alcohol, hágalo con moderación. Limitar la cantidad de alcohol que bebe puede ayudar a prevenir el daño hepático. Las mujeres no deben tomar más de un trago al día, y los hombres no deben tomar más de dos tragos al día.
  • Mantenga un peso saludable. Hacer ejercicio durante 30 minutos al menos tres veces por semana puede ayudarle a mantener su peso. Consumir una dieta balanceada también es importante para el control de peso. Asegúrese de incorporar proteína magra, granos enteros y verduras o frutas en la mayoría de sus comidas. Si necesita perder peso, aumente la cantidad de ejercicio que hace cada día y reduzca el número de calorías que consume.

También puede considerar la posibilidad de reunirse con un nutricionista. Pueden ayudarle a crear un plan de comidas y una rutina de ejercicios que le permita alcanzar sus metas de pérdida de peso más rápidamente.
Si usted ya tiene una de estas condiciones y está preocupado por su riesgo de cáncer de hígado, hable con su médico acerca de una evaluación de cáncer de hígado.

Cómo sobrellevar el cáncer de hígado


Un diagnóstico de cáncer de hígado puede ser abrumador. Es importante contar con una sólida red de apoyo que pueda ayudarle a lidiar con el estrés o la ansiedad que pueda estar sintiendo. Es posible que desee hablar con un consejero que le pueda ayudar a superar sus emociones. También podría considerar unirse a un grupo de apoyo para el cáncer donde pueda discutir sus preocupaciones con otras personas que puedan relacionarse con lo que usted está pasando. Pregúntele a su médico acerca de los grupos de apoyo en su área. También puede encontrar información sobre grupos de apoyo en los sitios web del Instituto Nacional del Cáncer y de la Sociedad Americana del Cáncer.

Lo ultimo

10 Remedios Naturales para tratar las Piedras en la Vesícula

Porque salen piedras en la vesícula? Los piedras en la vesícula son depósitos duros que se forman en la vesícula biliar. Existen dos tipos de...

20 Desayunos saludables fáciles, sanos y nutritivos

El desayuno es la comida más importante del día, así que vale la pena el esfuerzo de comer una comida saludable! Estamos aquí para...

¿CÓMO EVITAR LOS DIENTES PODRIDOS? – 7 Sencillos Pasos!

¿CÓMO EVITAR LOS DIENTES PODRIDOS?. Los dientes podridos no respetan a nadie, ya que pueden desarrollarse en personas de cualquier estrato social. No importa si...