¿Cuales son los síntomas de un pre-infarto? ataque al CORAZON

ministros14:29

¿Cuales son los síntomas de un pre-infarto? ataque al CORAZON. No todas las personas que sufren un ataque cardíaco tienen síntomas como los que vemos en la televisión o el cine. No siempre se presenta el dolor repentino que hace que la persona se agarre el pecho y se desplome en el suelo. Los síntomas pueden ser mucho más sutiles. La angina, el principal síntoma del ataque cardíaco, viene de una palabra latina que no significa «dolor» sino «sofoco».

Entre los signos de alerta del ataque cardíaco se cuentan los siguientes:

  • Presión, ardor, tensión o molestia opresiva en el pecho que dura cinco minutos o más.
  • Molestia constante que parece indigestión.
  • Presión incómoda del pecho que irradia a los hombros, los brazos, el cuello, la mandíbula o la espalda.
  • Mareo, desmayo, sudor o malestar de estómago.
  • Dificultad para respirar sin que haya una explicación obvia.
  • Ansiedad, debilidad, náuseas o cansancio inexplicables.
  • Conciencia de tener alteraciones de los latidos normales del corazón, con sudor inexplicable y palidez de la piel.

Síntomas de un pre-infarto en mujeres

En las mujeres, los síntomas de un pre-infarto no suelen ser tan claros, sino que más bien pueden ser asociados ligeramente con algún otro padecimiento menos grave, lo que hace retrasar el control médico, y así mismo también el tratamiento pra la enfermedad.

Las mujeres que han sufrido un pre-infarto, afirman no haber sentido alguna opresión o molestia previa en la zona del pecho, pero si resaltan algunas molestas e inusuales sensaciones corporales, como lo son por ejemplo la ansiedad, los mareos y las nauseas frecuentes.

¿Qué tan grave puede llegar a ser un PRE-INFARTO?

Es común el hecho de que los pre-infartos suelan presentar características poco comunes entre ellos; generalmente la gravedad y consecuencias de la enfermedad varía dependiendo del caso. Más allá de esto, es necesario estar alerta a los síntomas que nos advierten sobre una posible falla cardíaca, ya que estos pueden referirse tanto a un pre-infarto, como a una angina común de pecho o a una aniga de pecho inestable, la cual suele ser mucho más peligrosa que la primera.

También te puede interesar:  Cáncer de boca: Síntomas, diagnóstico y tratamiento

Es altamente recomendable, acudir de inmediato al médico si se está padeciendo uno o más síntomas de los ya mencionados.

Dolor en el pecho o malestar
Dolores intensos en los músculos, mandíbula, cuello, espalda, hombro, brazos, pecho y partes del rostro.
Mareos.
Ganas de vomitar.
Cansancio y fatiga anormal.
Ansiedad.
Sudoración excesiva.

Frecuentemente, las personas que ya han sufrido un pre-infarto, explican haber sentido previo a este, una fuerte opresión o molestia en el pecho.

Síntomas de un pre-infarto en mujeres

En las mujeres, los síntomas de un pre-infarto no suelen ser tan claros, sino que más bien pueden ser asociados ligeramente con algún otro padecimiento menos grave, lo que hace retrasar el control médico, y así mismo también el tratamiento para la enfermedad.

Las mujeres que han sufrido un pre-infarto, afirman no haber sentido alguna opresión o molestia previa en la zona del pecho, pero si resaltan algunas molestas e inusuales sensaciones corporales, como lo son por ejemplo la ansiedad, los mareos y las nauseas frecuentes.

La recomendación más importante que se puede hacer es acudir al médico cuando aparece uno o varios de estos síntomas, ya que es una clara muestra de que el corazón no está funcionando como debe ser, por lo tanto se requiere el inicio de un tratamiento para corregir a tiempo el problema.

Tratamiento para un PRE-INFARTO

  • Consumo de vasodilatadores: Estos cumplen la función de relajar las paredes de los vasos sanguineos, haciéndo así que la presión arterial se regule, y que la sangre fluya de manera adecuada.

Medicamentos

Los medicamentos que se usan para tratar un ataque cardíaco comprenden los siguientes:

También te puede interesar:  Botox para el Pelo (Cabello): ¿Funciona? Eficacia, Seguridad y Más
  • Aspirina. Es posible que el operador del 911 te indique que tomes aspirina o que el personal médico de urgencias te dé aspirina de inmediato. La aspirina reduce los coágulos sanguíneos y, de este modo, ayuda a mantener el flujo sanguíneo en una arteria estrechada.
  • Trombolíticos. Estos medicamentos, también llamados «destructores de coágulos», ayudan a disolver un coágulo que obstruye el flujo sanguíneo al corazón. Cuanto antes recibas el trombolítico después del ataque cardíaco, mayor será la posibilidad de sobrevivir, con menos daño al corazón.
  • Agentes antiplaquetarios. Los médicos de la sala de urgencias pueden administrarte otros medicamentos para ayudar a prevenir nuevos coágulos y evitar que se agranden los coágulos existentes. Entre ellos, se encuentran los medicamentos llamados «inhibidores de agregación plaquetaria», como el clopidogrel (Plavix) y otros.
  • Otros medicamentos anticoagulantes. Probablemente te administrarán otros medicamentos, como la heparina, para hacer que la sangre sea menos «pegajosa» y haya menos probabilidades de que se formen coágulos. La heparina se administra por vía intravenosa o con una inyección que se da debajo de la piel.
  • Analgésicos. Es posible que recibas un analgésico, como la morfina, para aliviar el malestar.
  • Nitroglicerina. Este medicamento, que se utiliza para tratar el dolor en el pecho (angina de pecho), puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo al corazón al ensanchar (dilatar) los vasos sanguíneos.
  • Betabloqueadores. Estos medicamentos ayudan a relajar el músculo del corazón, desacelerar los latidos y reducir la presión arterial para facilitar el trabajo del corazón. Los betabloqueantes pueden limitar la cantidad de daño en el músculo cardíaco y evitar los ataques cardíacos en el futuro.
  • Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina. Estos medicamentos disminuyen la presión arterial y reducen el esfuerzo que debe realizar el corazón.

Cirugías y otros procedimientos

Además de recibir medicamentos, es posible que debas someterte a los siguientes procedimientos para tratar el ataque cardíaco:

  • Angioplastia coronaria y colocación de stents. Los médicos insertan un tubo largo y delgado (catéter) que pasa por una arteria, generalmente de la pierna o la ingle, para llegar a una arteria obstruida del corazón. Si has sufrido un ataque cardíaco, este procedimiento suele realizarse de inmediato después de un cateterismo cardíaco, un procedimiento utilizado para ubicar las obstrucciones.

    La punta de este catéter está equipada con un balón especial que, una vez en posición, se infla para abrir la arteria coronaria obstruida. Es posible que se inserte un stent de malla metálica en la arteria para mantenerla abierta a largo plazo, lo que restaura el flujo de sangre al corazón. Según tu afección, el médico puede colocar un stent recubierto con un medicamento de liberación lenta para ayudar a mantener la arteria abierta.

  • Cirugía de bypass de la arteria coronaria. En algunos casos, los médicos pueden realizar una cirugía de bypass de urgencia en el momento de un ataque cardíaco. Si es posible, el médico puede sugerirte realizar la cirugía de bypass después de que el corazón haya tenido tiempo (unos tres a siete días) para recuperarse del ataque cardíaco.

    La cirugía de bypass consiste en coser venas o arterias por encima de una arteria coronaria obstruida o estrechada, para permitir que la sangre circule hacia el corazón eludiendo la sección estrechada.

 

  • Dieta estricta: Será necesario cambiar por completo nuestra dieta, quitando todo tipo de alimentos procesados y artificiales de nuestros hábitos alimenticios, e incorporando en su lugar frutas y verduras frescas, además de cereales integrales, pescados y otros alimentos sanos.
  • Ejercicio: Será necesario también, incluir algunas sesiones de rutinas de ejercicios suaves, un par de veces a la semana. Caminar o montar bicicleta, son actividades suaves, que te ayudarán en mucho a la hora de mejorar la circulación sanguinea.