Dios: el primer artista

«6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.
7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que est



«6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.
7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.
8 Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.»


Hay muchas maneras de explicar la Creación. Incluso hay maneras de negarla. Los hijos de Dios, sabemos que fue nuestro Papá el Hacedor de todo.

Días atrás, mi hijo me pidió un cuento. Siempre le relato historias de la Biblia, haciendo ademanes y mímicas para producir en él una fijación de elementos, conceptos e ideas. («Instruye el niño en su camino…»).

Hace una semana le conté la historia de la Creación. De repente me dí cuenta que Dios no creó el todo con frialdad. Pude ver cómo Dios disfrutó el hecho de «crear la creación». Combinar colores, inventar aromas. Es emocionante saber que pueden existir muchos más colores y aromas de los que conocemos y Dios eligió algunos de ellos para ponerlos en la tierra.

¿Cómo habrá hecho esa selección?. Pensando en nosotros. Al crear las lavandas y los jazmines pensó en nosotros. Pensó que sus hijos estarían algún dia en un campo descansando y disfrutando ese aroma en especial.

¿Qué habrá sentido Dios al crear el Caribe? ¿al formar las Cataratas del Iguazú? ¿y la Patagonia? ¿y las Galápagos? ¿y al hacer la Luna y Júpiter? ¿Cómo se le habrá ocurrido crear al oso panda? ¿y los colores del arco iris?

Mira alguna planta que esté cerca tuyo. Mira al cielo si puedes. O simplemente respira profundamente.

Eso está hecho por tu papá para tí!

Dios se habrá divertido al combinar trompas con cabezas, tipos de pieles, aromas, colores y sabores. Dios es un papá que se toma tiempo para reir y divertirse.

Dios fue el primer artista del cosmos.

Tú y yo somos Su obra de arte. Perfecta y amada, según El lo soñó.