Dios nos ayuda a perdonar a otras personas

PERDONAR

La decisión de perdonar debe comenzar por nuestra propia familia, a la que debemos perdonar sus errores

Todos hemos sido heridos en algún momento u otro, y el ofensor puede muy bien haber sido alguien que amamos. A menudo tratamos de disimular el dolor con comentarios como: “Está bien”, o quizá: “No te preocupes por eso”. Sin embargo, pareciera que no podemos vernos libres de ese penetrante aguijón. ¿Por qué no somos capaces de olvidar?
Por el simple orgullo, y como resultado, la ofensa se convierte en mucho más de lo que deberíamos permitir. Se convierte en una cuestión de tipo personal, en vez de un error involuntario o de insensibilidad momentánea.
Otro factor por el que no perdonamos, es por la amargura. Nos volvemos resentidos cuando nos negamos a enfrentar nuestros sentimientos heridos, y dejamos que el asunto se vuelva una úlcera en nuestro corazón.
Un sentimiento creciente de irritación se extiende por nuestro espíritu como una infección. Se ha dicho con razón que la amargura es como un veneno que uno prepara para otra persona, y luego se lo bebe uno mismo.
Mientras la amargura destruye silenciosamente nuestra vida, la persona que nos hirió puede permanecer completamente ignorante de nuestros sentimientos.
A veces, nuestra lucha implica un malentendido en cuanto al perdón. O, podemos quedarnos sentados esperando una disculpa que nunca llega.
Si usted ha sido herido recientemente, pídale dirección a Dios. A veces, es conveniente acercarse al ofensor y decirle: “Hiciste esto, y eso me hirió. Pero te perdono, y me niego a dejar que esto destruya nuestra relación”.

            Perdonar es una decisión que nace de lo más profundo de nuestro corazón. Una decisión en la que tenemos que perseverar: de un lado para dejar libre a la persona que tenemos atada con el rencor, y de otro lado, ser libres nosotros de ese sentimiento destructivo.

            Perdonar aplica a nuestro cónyuge y también a nuestros hijos, sin importar el error que hayan cometido; perdonar va más allá de las simples palabras, es una decisión que va acompañada de hechos.

            El Señor Jesús al enseñar la maravillosa oración del Padre nuestro, citó las siguientes líneas a decir en el tiempo devocional: Danos hoy el alimento que necesitamos, y perdónanos nuestros pecados, así como hemos perdonado a los que pecan contra nosotros.”(Mateo 6:12, 13. NTV)

            Usted puede perdonar. Humanamente resulta difícil, pero no cuando nos movernos en las fuerzas y el poder de Dios. Hoy es el día para que se decida a perdonar. Con ayuda del Señor podemos lograrlo. Él nos ayuda en ese proceso.

            Si desea compartirnos alguna preocupación, escríbanos a webestudiosbiblicos@gmail.com o llámenos al (0057)317-4913705

3. Oración familiar:

“Dios y Padre celestial. Tú eres nuestro ayudador en todas las circunstancias. Nos permites cambiar, crecer y emprender siempre nuevas metas para relacionarnos con nuestra familia y otras personas. Danos la fuerza y el poder necesarios para perdonar a quienes nos han causado daño. En tus manos quedamos este día. Amén”

Léanos en www.bosquejosparasermones.com y www.guerraespiritual.org

About these ads
Etiquetas: perdón

Lo ultimo

Vivir si tiene sentido

Título: Vivir si tiene sentido Texto Bíblico: Eclesiastés 1:12-2:11 Introducción: En esta vida todos los hombres se plantean grandes preguntas: ¿Cómo llegamos aquí? ¿Qué hay después de la muerte

Nuestro mejor esfuerzo para edificar una familia sólida

Debemos dar lo mejor de nosotros para fortalecer nuestra relación familiar Título: Nuestro mejor esfuerzo para edificar una familia sólida Base Bíblica: Génesis 3:1-24; Salmo 51; Introducción: Cuando una persona, que tiene injerencia en la familia, se aleja de Dios o definitivamente mantiene un distanciamiento de Él, las consecuencias son devastadoras.

¿Cómo ser resistentes a pesar de nuestras debilidades?

Aunque las vasijas de barro son baratas, ordinarias y desechables también son sorprendentemente duraderas. Pueden aguantar una enorme cantidad de tensión y maltrato. Aun...