Discípulo y Creyente

Todo discípulo es un creyente
pero no todo creyente es un discípulo
1.- El creyente espera panes y peces; el discípulo es un pescador.
2.- El cr



Todo discípulo es un creyente
pero no todo creyente es un discípulo
1.- El creyente espera panes y peces; el discípulo es un pescador.
2.- El creyente lucha por crecer; el discípulo por reproducirse.
3.- El creyente se gana; el discípulo se hace.
4.- El creyente gusta de halago; el discípulo del sacrificio vivo.
5.- El creyente murmura y reclama; el discípulo obedece y se niega a si
mismo.
6.- El creyente es «yo»; el discípulo es «ellos».
7.- Los creyentes esperan milagros; los discípulos obran milagros.
8.- El creyente sueña con la «iglesia ideal»; el discípulo se entrega para
lograr la «iglesia real».
9.- La meta del creyente es estar en el cielo; la del discípulo es ganar
almas para el cielo.
10.- El creyente maduro se hace discípulo; el discípulo maduro asume los
ministerios.
11.- Al creyente parece que se le prometió una almohada; el discípulo sabe
que tiene una cruz.
12.- El creyente es «ojalá»; el discípulo es «heme aquí».
13.- El creyente es valioso; el discípulo es indispensable.
14.- El creyente, quizá, predica El evangelio; el discípulo hace discípulos.