FAMILIAFELIDERAZGOMensajes Cristianos

Ejerza un apropiado liderazgo familiar

Dios nos ayuda a guiar apropiadamente a la familia

Dios nos ayuda a guiar apropiadamente a la familia

Fernando Alexis Jiménez

La vida cristiana es dinámica. Quienes profesamos ser seguidores del Señor Jesús, experimentamos crecimiento permanente en la vida de fe pero también, en las relaciones que desarrollamos con nuestro cónyuge y los hijos. Sólo cuando alcanzamos este nivel, podemos servir adecuadamente en la extensión del Reino de Dios.

El apóstol Pablo le escribió a su discípulo Tito: “Pues un anciano   es un administrador de la casa de Dios, y debe vivir de manera intachable. No debe ser arrogante, ni iracundo, ni emborracharse,   ni ser violento, ni deshonesto con el dinero.”(Tito 1: 7. NTV)

Las Escrituras enseñan que aquella persona que sirve en el Reino de Dios, es un “administrador” lo que compromete el servir con conciencia, con compromiso, con perseverancia. Tres elementos que se conjuntan para configurar al cristiano que vive a Cristo como Dios lo espera.

Otro elemento que va de la mano con los principios que hemos mencionado hasta ahora es que un cristiano que ejerce un liderazgo cristiano eficaz, tiene dominio propio; en otras palabras, no se deja arrastrar por sus emociones. Sabe gobernarlas. En esencial, comprende que depender de Dios es lo que nos permite vencer en todas las áreas, incluso en nuestro mundo interior.

Saber liderar al interior de la familia demanda que aprendamos a escoger lo bueno. Identificar qué nos conviene personalmente pero, también, qué es lo mejor para la familia. No es fácil, porque generalmente fallamos y los errores llegan a cauterizar nuestra conciencia. No obstante, con ayuda de Dios y en la medida en que vamos experimentando crecimiento, aplicamos correctivos a los errores y esa disposición de cambio ejerce poderosa influencia en nuestro entorno familiar.

El apóstol Pablo escribió: Al contrario, debe recibir huéspedes en su casa con agrado y amar lo que es bueno. Debe vivir sabiamente y ser justo. Tiene que llevar una vida de devoción y disciplina.”(Tito 1:8: NTV)

Observe por favor que el apóstol menciona la disciplina, es decir, la inclinación a mantenernos en una línea firme, la de vivir a Cristo, conforme a sus enseñanzas y guiar en esa dirección a nuestro cónyuge y a nuestros hijos. Por supuesto, lo hacemos a partir de la enseñanza. Recuerde que la mejor forma de edificar familias sólidas es con nuestra enseñanza.

Inclinarnos por lo bueno, nos lleva a ser sabios y, por supuesto, a vivir sabiamente. No solo está en nuestra forma de pensar sino en nuestros hechos. Y esos cambios, sinceros, consistentes en el tiempo, a los cuales no se renuncia, afectan positivamente a nuestra familia.

La mejor decisión de toda familia es permitir que Dios reine en ella. No es una decisión a la ligera, sino una decisión a conciencia, que traerá cambios al interior del hogar.

La recomendación final es que si no ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador, lo haga ahora mismo. No se arrepentirá.

Léanos en www.guerraespiritual.org y www.bosquejosparasermones.com

About these ads
Etiquetas: familia

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba