| El desafío de ser como un niño estudios bíblicos

ÚLTIMA SERIE DE REVISTAS
Artículo: Enséñele al niño el camino que debe seguir, Ultimátum 392

Texto básico
San Marcos 10. 13-16

textos de apoyo
– Salmo 37, 3-6
– Salmo 32, 8-11
– Proverbios 3. 5-8
– Isaías 26, 3-9
– Lucas 18, 9-14
– Filipenses 3. 3-9

Introducción

En su «Sermón de la Montaña» (Evangelio de Mateo, cap. 5, 6 y 7), Jesús comienza a enseñar a sus seguidores con las «Bendiciones», diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos». ”. Probablemente Jesús empezó allí porque, de hecho, ¡todo lo demás parece depender de esta confesión de “pobreza”!

Como nos enseña John Stott, los pobres de espíritu “son aquellos que reconocen que están espiritualmente en bancarrota. Su discurso es: ‘No traigo nada en mi mano, simplemente me aferro a tu cruz’ ”. En otras palabras, es una observación de nuestra completa dependencia de Dios para que seamos elevados a la categoría de “salvos”; o, en otras palabras, para que seamos introducidos en el reino de los cielos, con todas las implicaciones redentoras que esto tiene para nuestras vidas. Y para que no hubiera ninguna duda al respecto, Jesús usó varias parábolas (historias relacionadas con la vida cotidiana de las personas) y ejemplos de la vida real para enfatizar la naturaleza y los valores de Su reino.

En este estudio, reflexionaremos sobre uno de estos ejemplos, que nos ayudará a evaluar la profundidad de nuestra comprensión de la vida en Cristo, permitiendo también la oportunidad de arrepentimiento («metanoia» = «cambio de opinión») que se ajusta a nuestro vivir en el gobierno de Dios.

Para entender lo que dice la Biblia

1) ¿Por qué crees que los discípulos reprendieron a las personas que llevaban niños a Jesús (v. 13)? ¿Por qué no actuaron de la misma manera contra los fariseos (10: 2) y contra el “joven rico” (10:17) cuando se acercaron a Jesús?

2) ¿Por qué Jesús estaba enojado con sus discípulos (v. 14)? ¿Cómo confronta esta actitud de Jesús la opinión generalizada de la sociedad hacia los niños?

3) ¿Qué principio espiritual quiso enfatizar Jesús cuando afirmó que «el Reino de Dios es de los que son semejantes» a los niños (v. 14), y que es necesario «recibir el Reino de Dios como un niño»? (v. 15)? En otras palabras, ¿qué hay en los niños que sea digno de nuestra imitación como “postulantes” al Reino de Dios?

4) Cuando Jesús “abrazó a los niños y los bendijo” (v. 16, NTLH), ¿cómo se debieron sentir los discípulos? Pensando en el día de hoy, ¿qué podría simbolizar este abrazo de Jesús para la iglesia cristiana?

Para pensar

“¿Qué significa reconocer y afirmar que los niños son parte del pueblo del nuevo pacto? Por un lado, significa responsabilizarse de su formación espiritual. Cuando la Biblia habla de “inculcar” la palabra de Dios en el niño, no solo asume la catequesis, aunque es un elemento fundamental, sino también el testimonio, los relatos, las fiestas y las liturgias.

(…) Por otro lado, debemos asumir que son la parte más frágil y vulnerable de la familia de la fe y que tenemos la doble responsabilidad de no entorpecer su relación con Jesús y de evitar, a toda costa, todo aquello que puede ser un tropiezo o un escándalo para tu formación espiritual ”.

(Ricardo Barbosa, en Enséñele al niño la forma en que debe caminar, Ultimátum 392)

“Con la misma determinación con la que defiende a las mujeres en una sociedad desigual, Jesús abraza a los niños pequeños… (…) Sin embargo, no seas romántico con las palabras de Jesús a los niños pequeños. No estaba diciendo eso porque siempre eran pequeñas cosas preciosas. Si tienes hijos, sabes que no es así. El tema aquí no es la pureza innata sino la múltiple quiebra de la raza. La atención se centra en la perversión del poder. En el primer siglo, los niños no tenían poder, ningún «estatus». Hasta que alcanzaban la edad en la que podían producir a través del trabajo, se los consideraba una carga. No tenían nada con qué negociar o negociar. No produjeron nada útil. No pueden considerarse «grandes».

Para entrar al Reino de Dios, debemos reconocer que hemos llegado sin nada que negociar con Dios. … A menos que nos volvamos como uno de estos niños, completamente dependientes de la provisión del Padre, de ninguna manera entraremos en el Reino «.

(Rikk Watts, en Jesús, el modelo pastoral, Danprewan, 2004, págs. 109-110)

«¿Y ahora José?»

1. Con base en lo que hemos estudiado, piensa un poco en las características que definen al niño como modelo de los “sujetos” que Jesús busca. ¿Qué “obstáculos” le han resultado más difíciles como participante en el Reino de Cristo? ¿Cómo te ha ayudado Dios a superar estos obstáculos?

También te puede interesar:  El tesoro de la paternidad de Dios y nuestra ciudadanía celestial

2. Aún a la luz de nuestras reflexiones anteriores, ¿en qué áreas de su vida necesita experimentar la “confianza de un niño” en Dios? ¿Has estado orando y hablando con alguien sobre esto?

Yo y dios

“Oh Señor Dios, ya no soy orgulloso;
Dejé de mirar a los demás con arrogancia.
No voy tras las cosas grandes y extraordinarias,
que están fuera de mi alcance.
Entonces, como el niño destetado
quédate callada en los brazos de su madre,
así que estoy satisfecho y tranquilo,
y mi corazón está tranquilo dentro de mí.
Pueblo de Israel, pon tu esperanza
en Dios, el Señor, ahora y siempre! «

(Salmo 131, Nueva traducción en el idioma actual – NTLH)

Autor: Reinaldo Percinoto Junior

Fácil de imprimir, PDF y correo electrónico