EL SENTIMIENTO DE RECHAZO EN LA BIBLIA

El sentimiento de rechazo e insignificancia en la Biblia

“Yo soy un gusano, y no hombre, oprobio de los hombres y despreciado del pueblo”(Salmo 22:6).

Si sientes que no eres nadie, que no eres importante. Si te sientes inseguro ante otros, crees que no tienes valor propio y por eso otros te rechazan estás sintiendo sentimientos de rechazo e insignificancia o baja autoestima.

Estos sentimientos son causa de una mala percepción de ti mismo, porque te estás mirando con los ojos de crítica del mundo y no con los ojos de aceptación y amor de Dios.

Estos sentimientos aparecieron desde muy niño y con más fuerza si creíste que tus padres no planearon tu nacimiento. Debes saber que nadie viene al mundo por casualidad sino por la voluntad del Señor. Los mensajes negativos recibidos durante tu infancia condicionaron el corazón del niño que llevas dentro, y hoy te dicen que no vales nada. Es que aún están vivos los recuerdos de las burlas y tus tristes experiencias al ser rechazado o menospreciado.

Muchos personajes de la Biblia expresaron estos sentimientos en algún momento de sus vidas, como lo podemos ver en los siguientes versículos:
“He aquí yo soy insignificante, ¿Qué puedo yo responderte? Mi mano pongo sobre mi boca” (Job. 40:4). “Ay de mí, madre mía, porque me diste a luz como hombre de contienda y hombre de discordia para toda la tierra. No he prestado ni me han prestado y todos me maldicen” (Jeremías 15:10).

También te puede interesar:  Articulos Cristianos – Acontecimientos en el Mundo

Si te sientes de esta manera es porque no puedes amarte a ti mismo. No puedes percibir los dones, talentos y virtudes con los que Dios te ha creado. Con estos sentimientos siempre te estarás comparando con los demás pero de una forma negativa, y puedes caer en la envidia y frustración. ¿Porqué no ves a los que tienen menos de lo que Dios te ha dado y sin embargo han encontrado paz, gozo y prosperidad en medio de sus limitacionesí

Debes ser libre de estos sentimientos adversos porque te traerán fracaso en todo lo que emprendas y te sentirás vencido antes de empezar. Siempre sentirás que lo que hagas es insuficiente para ser aceptado por lo tanto llegarás a darte por vencido. Quita la viga de tus ojos que no te permiten ver las bendiciones que el Señor tiene para tu vida, Él está trabajando en ello pero no debes poner obstáculos. Has estado viviendo en conflicto porque necesitas el amor y aceptación de las personas que te rodean y al mismo tiempo sientes que no lo mereces porque te sientes rechazado.

También te puede interesar:  Parejas – SUPERANDO LAS CRISIS ECONÓMICAS

Así muchas veces haces cosas en contra de tu voluntad, como volverte esclavo de otros para poder ganar su amor, y esclavo de las ataduras del pecado.

Deseas liberarte, pero tu carácter y visión de ti mismo han sido dañados, por lo que te menosprecias y no luchas por ti mismo.

¡Despierta! Ahora eres otro, eres Hijo de Dios, con su respaldo, creado a su imagen, limpio del pecado, inmensamente amado por Él.

Es necesario que deseches los pensamientos de tu vieja criatura, porque pueden ser usados por el enemigo para impedirte recibir lo que Dios anhela darte, porque te lo mereces, no por tus obras sino por su gracia. Es necesario que cambies tus metas equivocadas por la visión que Él está poniendo en tu corazón, y recuerdes que Él te ama en forma incondicional. Tus carencias y debilidades son consecuencia del mundo imperfecto en que vives, pero tal y como eres, Dios te acepta, lo que no acepta en tu vida es el pecado.

También te puede interesar:  Creflo Dollar – Ocho Pasos Para Alcanzar Su Destino: Una Prosperidad Abundante

“No sabéis que sois Templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotrosí (I Corintios 3:16).

“Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”

(Efesios 2:10).

“A todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser Hijos de Dios”(Juan 1:12).

“Vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa; pueblo adquirido

para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a la luz admirable”( 1 Pedro 2:9 )

Más Estudios Bíblicos:
LA ANSIEDAD Y SU SOLUCION EN LA BIBLIA

LA BIBLIA, LA FE Y EL NO DUDAR

La Oración en la Biblia

La Biblia y El dia del Perdón

El Interés que no aprovecha en la Biblia