Predicas Cristianas

La armadura de Dios, ¿qué es? – Significado y Cómo Aplicarla a mi Vida

La armadura de Dios, ¿qué es? - Significado y Cómo Aplicarla a mi Vida
La armadura de Dios, ¿qué es? - Significado y Cómo Aplicarla a mi Vida

¿Qué es la armadura de Dios?

Es un arma espiritual de luz, es un vestido espiritual, no material, esto con el fin de estar preparados para la batalla, y obtener la victoria en contra de las asechanzas de satanás. (Efesios 6: 14-17),  da una descripción de la armadura de Dios.

 Cuando nos ponemos la armadura de Dios, nos vestimos con las armas de luz, del Señor Jesucristo (Romanos 13:12-14).

Cuando nos vestimos de cristo, salimos del ámbito de la carne, donde somos vulnerables a los ataques. Satanás nada tiene en Cristo (Juan 14:30) y en la medida que nos vistamos de Cristo, el malo no puede tocarnos (l Juan 5:18). Él sólo puede tocar lo que está a su mismo nivel. Por eso se nos ordena:

 “…no proveáis para los deseos de la carne” (Romanos 13:14), porque le daría oportunidad al diablo para atacar.

La armadura de Dios es establecida de acuerdo a los períodos expresados que leemos en Efesios 6:1,15, podemos notar que la armadura de Dios ya la tenemos puesta: ceñidos, vestidos y calzados. Estos fragmentos de la armadura de Dios personifican los fundamentos de protección colocados a tu disposición cuando recibiste a Cristo y se te demanda estar firme en estos tres importantes fundamentos.

El periodo enunciado exterioriza una acción que se consumó antes de que se te estableciera estar firme. La manera entendida de la preparación de un soldado para la acción es: colocarse el cinto, la coraza y el calzado antes de pretender estar firme.

La armadura de Dios, ¿qué es? - Significado y Cómo Aplicarla a mi Vida

La armadura de Dios, ¿qué es? – Significado y Cómo Aplicarla a mi Vida

La armadura de Dios

Veamos una corta descripción de cada una de las partes de la armadura que Dios ha puesto a nuestra disposición.

1. El cinturón de la verdad

Manténganse firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad…
(Efesios 6:14 a)

El cinturón que llevaban los soldados era ancho y servía para mantener la túnica interior en su lugar a la vez que protegía y daba soporte al cuerpo. De esa misma forma el cristiano debe conocer la verdad sobre quién es en Jesús y vivir una vida íntegra que honre su posición en Cristo.

El diablo intentará engañarnos con sus mentiras para que fallemos, dudemos o comprometamos nuestra identidad. Debemos permanecer firmes en la verdad de que somos hijos de Dios, transformados por él y salvados de la muerte eterna. Nada ni nadie nos arrebatará de su mano (Juan 10:28).

Cómo usar el cinturón: llena tu mente y tu corazón con la verdad de la palabra de Dios. Cultiva una amistad profunda con Dios a través de la oración. Fortalece tu espíritu cada día alabando a Dios y pasando tiempo con él. Vive una vida íntegra y sé veraz en todas tus acciones y palabras.

2. La coraza de la justicia

…protegidos por la coraza de justicia…
(Efesios 6:14 b)

La coraza iba enganchada al cinturón y protegía órganos vitales. Una herida en el pecho puede ser mortal y por eso el soldado debe cubrirlo bien. Así mismo debemos vestirnos con la justicia de Dios que tenemos a través de Jesús. Somos justificados por nuestra fe en Cristo (Romanos 5:1-3). La batalla contra las tentaciones y el pecado no la ganamos por nuestra propia justicia. La ganamos recordando quiénes somos en Jesús y manteniéndonos firmes en esa realidad.

Cuando Dios nos mira él ve a Jesús en nosotros. Nosotros también debemos enfocarnos en la obra de Dios en nuestras vidas, mantener nuestros ojos puestos en Jesús, no en nuestro pasado sin él, en nuestras emociones o en los errores que cometemos.

Cómo usar la coraza: recuerda tu identidad en Cristo, que gracias a él eres has sido justificado y perteneces a Dios por la eternidad. No creas las acusaciones del enemigo cuando trae a tu mente los pecados del pasado como si definieran tu presente. Tampoco creas cuando te dice que no puedes vencer una tentación. Pide a Dios que te ayude a verte como él te ve, a recordar el poder que él te concede para vencer y a actuar siempre como él desea que lo hagas.

También te puede interesar:
¿Por qué fueron destruidos Sodoma y Gomorra?

3. El calzado para proclamar el evangelio de la paz

…calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz.
(Efesios 6:15)

Los pies necesitan estar bien protegidos para avanzar en la batalla. El enemigo puede colocar objetos cortantes o trampas para hacernos caer y evitar que avancemos. Su meta es impedir que salgamos a proclamar el evangelio de la paz. Puede atacar con tentaciones, complejos, sentido de inferioridad, ansiedad, gente que se burla… la lista es larga. Pero en Cristo nuestros pies están firmes y dispuestos para llevar el evangelio de la paz. Damos pasos y ganamos terreno (vidas) para el reino de Dios porque él nos capacita y porque nosotros mismos hemos experimentado su paz.

El reino de Dios es uno de justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo (Romanos 14:17). Ese es el mensaje que debemos proclamar. Sí, es cierto que es una guerra, pero las armas que Dios nos da no son de este mundo y pueden parecer ilógicas. No ganamos imponiendo o alterándonos; ganamos viviendo llenos de su paz y llevándola a todos los que nos rodean.

Cómo usar el calzado: Permite que la paz de Dios llene tu corazón cada día. Pasa tiempo con Jesús y fortalece tu espíritu. No dejes que las trampas del enemigo impidan tu avance y efectividad. Afirma tus pies, pide a Dios que te de valentía y comparte su evangelio de paz con todos los que te rodean.

4. El escudo de la fe

Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno.
(Efesios 6:16)

Aquí Pablo no solo menciona la parte de la armadura sino que también nos dice para qué la usaremos. El escudo al que se refiere era uno grande que cubría y protegía toda la parte delantera del soldado. Era resistente y estaba cubierto de cuero porque a veces el enemigo atacaba con flechas encendidas y el cuero actuaba como aislante protector.

Con el escudo de la fe podemos apagar todas las flechas que nos dispara el maligno. El ataque del diablo puede venir de cualquier lugar, por eso es importante estar alerta para poder colocar el escudo en el lugar preciso y protegernos.

Una de las armas que el diablo usa con frecuencia es la duda. Nos incita a dudar del poder, el amor o la bondad de Dios. Al ejercitar nuestra fe y afirmarnos en lo que sabemos sobre Dios y su obra en nosotros, esos ataques pierden su efectividad y avanzamos en nuestro andar con Jesús.

Cómo usar el escudo: alimenta tu fe leyendo y memorizando la palabra de Dios, pasa tiempo con Dios. Llena tu mente de la verdad sobre él y sobre quién eres en él para que puedas usar esa verdad cuando lleguen las dudas.

5. El casco de la salvación

Tomen el casco de la salvación…
(Efesios 6:17 a)

El casco protege la cabeza. Nuestra mente debe estar llena de la certeza de nuestra salvación. Hemos de vivir cada día la vida que Dios quiere que vivamos como hijos suyos, anclados en esa certeza y con nuestros corazones llenos de gratitud.

Somos “linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para proclamar las obras maravillosas de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9). Esa es nuestra realidad y ese es nuestro propósito. No permitamos que el diablo ponga en nuestras mentes dudas sobre nuestra salvación. Somos salvos por la fe en Cristo (Gálatas 3) y nadie nos puede arrebatar esa salvación.

Cómo usar el casco: Recuerda que eres salvo por la fe en Jesús y eso nadie lo puede cambiar. Vive en confianza y en obediencia la vida que Jesús desea para ti. Combate con la palabra de Dios las dudas sobre tu salvación o las tentaciones a sentir que no mereces su amor o su perdón. Él te ama, te salvó y eres suyo por la eternidad.

6. La espada del Espíritu

…y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.
(Efesios 6:17 b)

Esta es la única arma de ataque, las otras son más bien defensivas. La espada sirve tanto para la defensa como para atacar al enemigo. La palabra de Dios alumbra nuestro camino (Salmo 119:105) e ilumina nuestras mentes con la enseñanza del evangelio. Con la espada del Espíritu nos defendemos y hacemos frente a los ataques del enemigo (mentiras, engaños) a la vez que le atacamos con la verdad. Recordemos el ejemplo de Jesús cuando fue tentado, cómo usó la palabra de forma efectiva para vencer las tentaciones del diablo (Mateo 4).

“Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón.”
(Hebreos 4:12)

Combatimos los malos pensamientos, las dudas y las enseñanzas falsas llenando nuestra mente con el mensaje de la Biblia. El diablo intentará engañarnos, pero si conocemos bien la palabra de Dios podremos afirmarnos en la verdad y continuar activos en la batalla sin temor.

También te puede interesar:
¿Cuál es el significado de la parábola del hijo pródigo?

Cómo usar la espada: Estudia la Biblia, memorízala, aprende a usar la palabra de verdad de forma efectiva. Combate las mentiras con su verdad. Guarda la palabra de Dios y vive una vida acorde a lo que él pide.

La armadura de Dios Bosquejo

La Armadura de Dios no es algo que usted y yo nos ponemos antes de echar fuera un demonio. Es una forma de vida que caracteriza aquellos quienes viven sus vidas de acuerdo a la instrucción divina; quienes dependen de Dios y no de ellos para el diario vivir.  La lucha del cristiano contra las fuerzas de maldad del maligno no ocurren en una sección de exorcismo, ocurren cada día, y cada momento que salimos.  El diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar.  El Cristiano que conoce su posición y su batalla, “no se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar Aquel que lo llamó por soldado.”

  1. RECIBID LA ORDEN, LA ADVERTECIA, Y LA ESPERANZA…
    1. Tomad la armadura de Dios, (ORDEN)
    2. Para que podáis resistir en el día malo, (ADVERTENCIA)
    3. y habiendo acabado todo estar firmes. (ESPERANZA)

Representación Paralela de la lucha de David y Goliat:
I Samuel 17:1-9; 16, 23; 25; 45-47; 50

    1. El pueblo de Dios estaba en guerra: El día malo
    2. Goliat asechaba el pueblo de Dios por la mañana y por la tarde: Tipo de las fuerzas satánicas
    3. David le hizo frente al gigante: Resistiendo
  1. PASOS PARA PREPARNOS PARA LA PELEA
    1. TOMAD TODA LA ARMADURA
      (vs. 13)Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
       Los creyentes deben tomar TODA la armadura de Dios y estar alerta, aprovechando el tiempo, para cuando venga el día malo; (la Biblia nos enseña que “los dias son malos” Efesios 5:16. El cristiano estará en lucha hasta que halla acabado todo, es decir hasta el final de su vida o hasta a que Cristo regrese).
    2. ESTAR FIRMES ANTES DE COMENZAR LA PELEA
      (vs. 14a)Estar firmes.
  1. El ser un soldado requiere firmeza tanto en: su carácter, su obra, su decisión y su fe.
  2. Se requiere la firmeza para comenzar la batalla. El apóstol Pablo nos dice: “Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar aquel que lo tomo por soldado” (2 Timoteo 2:4).

III. LA ARMADURA DEL CREYENTE (Efesios 6:13-18)

  1. EL CINTURÓN
    (vs. 14b) Ceñidos los lomos con la verdad. 
    Todo cristiano que desea ganar la batalla contra el enemigo debe de comenzar con la verdad. En Proverbios 23:23 dice: “compra la verdad y no la vendas”. La verdad es Cristo, La verdad no es un destino, ES UN CAMINO.  La verdad es el evangelio.  La verdad es la base principal del creyente.

Andar en mentira es andar en pecado. Un creyente que anda en mentiras no puede tener una relación buena con Jesucristo, su comandante en jefe. El pecado es interferencia en las ondas de comunicación del creyente.

  1. LA CORAZA
    (vs. 14c) Vestidos con la coraza de Justicia.
      Uno de los requerimientos más importantes para el creyente es la Justicia.  Justicia es símbolo de santidad, de vida (esta sobre el corazón y los órganos vitales), de rectitud.  La Justicia es una característica de Dios, la cual el creyente debe poseer. Filipenses 1:11 dice “llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios”.  Es un mandamiento buscar y obtener la justicia de Dios. “Buscad primeramente el reino de Dios y su Justicia”.

La justicia en el creyente le ayuda a andar en amor. (I Corintios 13)

  1. EL CALZADO
    (vs.15 ) En primer lugar, el calzado simboliza firmeza espiritual. El Cristiano está mandado a “estar firme”.  Este calzado especial del soldado Romano, está diseñado con ganchos especiales para lograr eso mismo, para que el cristiano no caiga. También se presenta como uno que está listo para llevar el mensaje del evangelio.   Calzados los pies con el apresto de la paz. El creyente debe de estar siempre preparado para llevar el evangelio de Cristo el cual es paz. Jesucristo dijo: “Mi paz os dejo, mi paz os doy, no como el mundo la da yo os la doy”.   Es interesante ver como en medio de la lucha y la batalla, se espera que el cristiano tenga y lleve las buenas nuevas de paz a otros. Esto es agradable ante Dios. Isaías 52:7 dice: “!Cuan hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas de bien, del que publica salvación, del que dice a Sión: Tu Dios reina!
  2. EL ESCUDO
    (vs. 16 ) Sobre todo, tomad el escudo de la fe para apagar los dardos del maligno.
     La fe es un arma de defensa y protección para el creyente. Y es un requerimiento para todos los que son cristianos. Hay versos bíblicos que sin duda nos motivan a tener fe:
  3. “Sin fe es imposible agradar a Dios”.
  4. Es pues la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1.
  5. Un poco de fe mueve montanas.
  6. Ejemplos de vencedores de la fe: Hebreos 11
  7. EL YELMO(CAZCO)
    (vs. 17a ) Tomad el yelmo de la salvación.
     Es interesante que después de la fe se habla de salvación “justificados pues por la fe…” Rom. 5:17. La fe es imprescindible la salvación para el creyente, “para que todo el que cree…” Juan 3:16 El yelmo (casco) cubre la cabeza. Pablo le esta hablando a los creyentes para que no dejen que el diablo ponga dudas en su cabeza acerca de su salvación y pensamientos inicuos que lo alejen de Dios. Muchas de las batallas del cristiano son libradas en la mente. Con el casco sobre su cabeza tipo espiritual de la esperanza de salvación. I Tes. 5:8. En medio de una guerra espiritual el cristiano debe de tener la seguridad de su salvación. En tiempos difíciles es fácil el dudar de nuestra salvación y podemos a llegar a creer que no somos salvos.
  8. LA ESPADA
    (vs. 17b) Tomad la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios.
     La espada es la única arma de ofensa del cristiano, La Biblia. Es necesario que el cristiano conozca la palabra de Dios para que pueda atacar al enemigo cuando llegue el día malo, sepa usar la verdad de la Palabra para derrocar las fortalezas del enemigo. La Palabra de Dios sirve tanto de aliento para el creyente como para atacar al enemigo.
  9. EJERCICIOS QUE DEBEMOS HACER PARA ASEGURAR LA VICTORIA
  10. LA ORACIÓN
    (vs. 18a )Orando en todo tiempo.
     El creyente esta llamado a orar sin cesar. Cuando Pablo comienza a hablar acerca de la lucha espiritual, no ordena a buscar la fortaleza en el Señor y en el poder de su fuerza. La oración constante es la única manera en la cual el creyente puede fortalecerse espiritualmente. La oración debe de estar presente antes, durante y después de la batalla.
  11. LA VIGILANCIA
    (vs. 18b )Velando con perseverancia y suplica por los santos
    . La vigilancia es muy importante en la vida del soldado. Un soldado (ejercito) que esta en vela, no podrá ser sorprendido y destruido fácilmente. El creyente que está en continua vigilancia podrá identificar cuando el enemigo esta planeando un ataque y/ o se dará cuenta cuando está siendo atacado, y podrá rápidamente contra-atacar.
  12. CONCLUSIÓN ( II Corintios 10: 3-4)
También te puede interesar:
¿Cuál es el significado de la parábola del hijo pródigo?

Para terminar este bosquejo quiero dejarles con un texto muy importante de la Palabra de Dios.  Con este consejo en mente podemos estar confiados y asegurarnos que la victoria SIEMPRE es nuestra.

II Corintios 10:3-5

Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destruccion de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

“La noche esta avanzada, y se acerca el día.  Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz”

Romanos 13:12