Psicologia

Los efectos de las drogas sobre la ansiedad

La relación entre las drogas y la ansiedad presenta una doble vertiente. En ocasiones la ansiedad conduce a un problema de adicción mientras que otras veces son las drogas las que generan un trastorno de ansiedad. Pero lo que más nos interesa de las drogas en relación con la ansiedad son los efectos que producen sobre la salud mental. Unos efectos que varían según el tipo de droga que se consuma, pero que todos ellos empeoran los síntomas de ansiedad.

Cómo perjudican las drogas a la ansiedad

– Cannabis. Sea la marihuana o sea el hachís, el cannabis es una de las drogas más consumidas y aceptadas socialmente. Al margen del debate sobre sus efectos beneficiosos para algunas enfermedades crónicas o para enfermos terminales, en su relación con los trastornos de ansiedad podemos asegurar que son perjudiciales. Y es que sus efectos más inmediatos y evidentes son los de relajación, algo que podría venir muy bien para la ansiedad. Pero ese efecto dura tan solo unos minutos.

Sin embargo, también se produce una distorsión de la percepción de la realidad, así como lentitud de movimientos y dificultad de concentración. Es a largo plazo cuando vemos las peores consecuencias del consumo de cannabis para el equilibrio mental. Además de una tendencia a la depresión, se observa un mayor riesgo de padecer episodios de pánico y delirios.

– Cocaína. Como potente estimulante del sistema nervioso central, nadie espera encontrar un estado de relajación, que sería lo más conveniente para la ansiedad. En cambio, la euforia, la sensación de seguridad y la fluidez mental pueden resultar muy atractivas para aquellas personas que sufren ansiedad social, encontrando en la cocaína el apoyo que necesitan para interactuar en sociedad.

A pesar de que la cocaína es la droga social por excelencia, a la larga puede provocar cierto retraimiento social, así como pensamientos obsesivos y repetitivos, algo que está muy relacionado conel trastorno obsesivo compulsivo. Además, son muy frecuentes los ataques de pánico, sobre todo en los periodos de abstinencia de la cocaína.

– Drogas de diseño. Incluimos en el grupo de drogas de diseño el éxtasis, el LSD, las anfetaminas, el MDA y tantas otras sustancias que se utilizan especialmente en los momentos de ocio pero que por su composición pueden llegar a ocasionar graves perjuicios para la salud de forma inmediata. El consumo habitual de esas drogas produce graves alteraciones del comportamiento y una distorsión de la realidad que resulta altamente peligrosa.

Trastorno de ansiedad generalizada, ataques de pánico, ansiedad social y fobias específicas son los trastornos más ligados a las drogas de diseño, sin menospreciar el número de casos que se han observado de delirios, alucinaciones y paranoias.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba