NO LIMITES EL PODER NI LAS PROMESAS DE DIOS

ministros1:59

NO LIMITES EL PODER NI LAS PROMESAS DE DIOS

Creo que actualmente nosotros limitamos a Dios con nuestras dudas e incredulidad. La Escritura dice sobre Israel: ” Si, ellos volvieron atrás, tentaron a Dios y limitaron al Santo de Israel” (Salmo 78:41). Israel se alejó de Dios por su incredulidad.

Le confiamos a Dios la mayoría de las áreas de nuestras vidas, pero nuestra fe siempre tiene fronteras y límites. Por lo menos, contamos con un área pequeña que bloqueamos y en la cual dudamos que Dios realmente vaya a actuar. Por ejemplo, muchos lectores han orado por la sanidad de mi esposa Gwen. Pero a menudo, cuando se trata de la salud de sus propios esposos, esposas, hijos o hijas, limitan a Dios.

Yo limito más a Dios en el área de la sanidad. He orado por la salud física de muchos y he visto a Dios realizar milagro tras milagro. Pero cuando se trata de mi propio cuerpo limito a Dios. Tengo miedo de dejarle ser Dios en mi. Tomo medicamento o corro a un médico antes de orar por mí mismo. No estoy diciendo que está mal ir al médico. Pero a veces encajo en la descripción de aquellos que “no buscaban al Señor, sino a los médicos” (2 Crónicas 16:12).

Le pregunto:¿Ora a Dios para que sean derribadas las paredes en China o Cuba, pero cuando se trata de la salvación de su propia familia, usted no tiene una pizca de fe? Piensa usted: “Dios no quiere hacer esto. Mi ser querido es un caso difícil. Dios no parece oírme en este asunto.” Si esto es cierto, usted no lo está viendo como Dios. Usted está ignorando sus caminos. El deseo de Dios es “hacer mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros” (Efesios 3:20).

También te puede interesar:  Devocional Diario Cristiano – Una Propaganda Inútil

Dios me dijo: “David, has atado mis manos, me has encadenado. ¿Cómo puedo sanarte cuando realmente no crees que lo haré? Tu duda impide que yo sea Dios en ti. Y te digo que no me vas a conocer a menos que sepas que yo estoy más dispuesto a dar que lo que tú estás a recibir. ”

Israel murmuró continuamente, “¿Puede Dios…?mClaro, Él hizo un camino para nosotros a través del Mar Rojo, pero ¿puede Él darnos pan?” Dios les dio pan. De hecho, extendió una mesa para ellos en el desierto. “Pero, ¿puede Él darnos agua?,” se preguntó Israel. Y Él les dio agua de una roca. “Pero ¿puede Él darnos carne?” Él les dio la carne desde el cielo. “Pero ¿puede librarnos de nuestros enemigosí” Una y otra vez Dios proveyó y los libró en cada área. Sin embargo, el pueblo pasó cuarenta años diciendo: “¿Puede Dios…? ¿Puede Dios…?”

Amados, nosotros deberíamos decir: “¡Dios puede! ¡Dios puede!” ¡Él hizo y Él hará! Dios puede y Dios hará todo lo que le pidamos y creamos que es capaz de realizar.

Más Estudios Bíblicos:
LOS CRISTIANOS QUE VIVEN EN EL PODER DE DIOS

LOS CRISTIANOS Y EL PODER PERFECCIONADO

EL AMOR DE DIOS UD. NO PUEDE IMPEDIRLO

DEVOCIONAL DIARIO – DIOS SE DELEITA EN TI

LOS CRISTIANOS Y COMO CONOCER LA VOZ DE DIOS