Orar con Fe

Santiago nos dice que si nos hace falta sabiduría debemos pedírsela a Dios (véase Stg 1:5). Entonces añade: «Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento» (Stg 1:6).

¿Cuán importante es esto? Santiago dice que hace un mundo de diferencia. El que duda no debe pensar en recibir «cosa alguna del Señor» (Stg 1:7).

Es claro que la fe es una regla importante para la oración. Jesús le enseñó a sus discípulos acerca de la fe mediante el uso de un ejemplo gráfico: con fe podían decirle a una montaña que se echara al mar y así ocurriría (Mt 11:23). Entonces dijo: «Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que los recibiréis, y os vendrá» (Mc 11:24).

¿Qué es la fe? «Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve» (Heb 11:1).

Naturalmente, no le pedimos algo a Dios que ya tenemos, sino algo que todavía no tenemos. Lo esperamos. No lo vemos. Pero si tenemos fe, las cosas invisibles por las cuales esperamos tendrán sustancia. Esta no puede ser material, debe ser espiritual, pero aun así es sustancia. Si no le damos sustancia a las cosas que esperamos, dudaremos como las olas del mar y nuestras oraciones no serán respondidas. Habremos violado una regla de la oración.

A muchos les desagrada esta enseñanza. Creen que es peligrosa porque no da demasiada responsabilidad. No les agrada confrontar el hecho de que algunas veces (ciertamente no siempre) somos los culpables de que nuestras oraciones no sean respondidas.

La acción activa requiere fe. ¿Permite Dios en algún momento excepciones a esta regla? Afortunadamente, para la mayoría de nosotros, incluyéndome a mí, sí lo hace. Pero seamos claros, esas son las excepciones, no la regla.

La teología de la prosperidad

Por años, he escuchado críticas del campo a la «superfé» o la «teología de la prosperidad». Pero según mi opinión, sus mejores proponentes simplemente están tratando de equilibrar la iglesia mediante el énfasis de una verdad bíblica que muchos de nosotros hemos tendido a ignorar, a saber, la función crucial que tiene nuestra fe humana para que se realice la voluntad de Dios.

También he escuchado críticas a la práctica de la «visualización». Cuando escuché por vez primera acerca de la visualización de amistades íntimas como David Yonggi Cho y Robert Schuller, sólo podía admitir que estas personas sabían algo que yo no sabía. Me ayudaron a entender lo que quería decir Hebreos 11:1 con «sustancia», y les agradecí.