Parábola del relojito

Un relojito que acababa de ser terminado por el relojero, fue puesto en una
repisa en la bodega, junto a dos relojes mayores que estaban muy ocupa



———————————————————————————————————-
Un relojito que acababa de ser terminado por el relojero, fue puesto en una
repisa en la bodega, junto a dos relojes mayores que estaban muy ocupados
marcando los segundos con su tictac.
– Bien – dijo uno de los relojes al recien llegado –. De modo que te has
iniciado con este trabajo. Lo siento por ti. Ahora estas dando tu tictac
con mucho entusiasmo, pero ya te cansaras cuando hayas marcado treinta y
tres millones de tictacs.

– ! Treinta y tres millones de tictacs­ — dijo asustado el relojito –. !
Yo jamas podre hacer eso ­

E inmediatamente se detuvo desesperado.
– No seas necio — le dijo el otro reloj en ese momento —. ¨Por que
prestas oidos a tales palabras? La cosa no es asi. Lo unico que tienes
que hacer, es dar un tictac en este momento. Eso es facil, ¨verdad? En
seguida das otro, lo que es tan facil como el anterior, y asi
sucesivamente.

– ­ Ah ! Si eso es todo — grito el relojito –, se hace facilmente, asi
que ! aqui voy ­

Y comenzo con nuevo entusiasmo a hacer un tictac a la vez sin pensar en los
meses, ni en los millones. Al final de un a¤o, habia hecho 33,000,000 de
vibraciones sin darse cuenta de ello.

También te puede interesar:  El Abogado