Perdone a su cónyuge y a su familia hoy

PabloRamos9:57

Amordefamilia1

La Biblia nos enseña claramente la importancia de perdonar a nuestro cónyuge y a nuestros hijos

Fernando Alexis Jiménez

Darío sólo comprendió que realmente amaba a su esposa, el día que ella estaba muriendo, dos metros más allá del asiento donde pasaba noches enteras esperando escuchar noticias de su mejoría.

Y lo comprendió porque durante muchos años no le dio buen trato. Las dos ocasiones que recordaba haberle brindado ternura fueron el día que le pidió lo aceptara como novio, y la noche durante una cena cuando le pidió casarse. El resto fue rutina. Una relación tan fría como un atardecer lluvioso, y tan gris como la ciudad poblada de densos nubarrones que amenazan una tormenta.

Reconozco que nunca fui cariñoso. Simplemente pensé que ya era mía, y la dejé a un lado. No me quedaba tiempo más que para mi trabajo, los amigos cuando salíamos a beber cerveza los viernes en la noche, y las tardes de fútbol—reconoció.

Y allí estaba Patricia agonizando. “Dios mío, si me das la oportunidad, seré el mejor esposo”, dijo mientras oraba al Señor. La joven murió. No pudo ganar la batalla contra una penosa enfermedad que se desarrolló en su organismo con una agresividad inmisericorde.

Lo que más le dolía, recuerda Darío, es que por mucho tiempo guardó rencor contra su mujer. Le molestaba que ella le mostrara sus errores. Interpretaba las palabras de dolor que ella le decía, como una afrenta. Algo que no le pudo perdonar.

No dilate la decisión de perdonar

Piense por un instante que quizá hoy es el último día con su cónyuge. Es más, se encuentra quizá en los últimos minutos. ¿Habría algo que corregir? Sin duda que sí. Y uno de los principales correctivos—se lo digo sin conocer su caso en particular—es el perdón. Es necesario perdonar a nuestra pareja, e incluso, a los hijos, si nos han causado daño.

Cabe recordar el consejo del autor y conferencista internacional, Gary Rosberg, cuando enseña que:  “El amor que perdona salvaguarda tu matrimonio al sanar las heridas y ayudarte para que te sientas aceptado y conectado. Es el amor que vuelve a unirte a tu cónyuge cuando las inevitables ofensas que se producen en la relación matrimonial, los han separado. Es la primera clase de amor que necesita todo matrimonio para alcanzar el nivel de “a prueba de divorcio”. Además, es un amor que se encuentra arraigado con seguridad en el amor de Dios para nosotros.” (Gary y Barbara Rosberg. “Matrimonios a prueba de divorcio”. Editorial Unilit. EE.UU. 2002. Pg. 86)

Young Family Having Fun In Park

Perdonar a nuestro cónyuge y a nuestros hijos es fácil, no en nuestras fuerzas sino en el poder de Dios

Comprendemos que hay muchas heridas que tal vez siguen latentes en nuestra alma. Palabras mal dichas, agresividad verbal o sicológica, abusos… tantas y tantas situaciones que terminan por acumularse en nuestro corazón e ir tomando forma de rencor. ¿Piensa que podría crecer espiritualmente con esa carga de dolor, odio y resentimiento? Por supuesto que no.

Quien nos permite perdonar es Dios mismo, que nos concede la fuerza necesaria para lograrlo. No es en nuestras fuerzas sino en las que provee el Señor como podemos llegar a perdonar.

¿Por qué razón? Porque el amor debe estar exento de rencor y, ser ante todo, un amor perdonador como enseña el apóstol Pablo: “El amor es comprensivo y servicial; el amor nada sabe de envidias, de jactancias, ni de orgullos. No es grosero, no es egoísta, no pierde los estribos, no es rencoroso. Lejos de alegrarse de la injusticia, encuentra su gozo en la verdad. Disculpa sin límites, confía sin límites, espera sin límites, soporta sin límites. El amor nunca muere. Vendrá, en cambio, un día en que nadie comunicará mensajes de parte de Dios, nadie hablará en un lenguaje misterioso, nadie podrá presumir de una profunda ciencia.”(1 Corintios 13:4-8)

Puedo asegurarle que si entregamos toda la carga de rencor en manos de Dios, Él nos ayudará a lograr perdonar. Es una forma de ser libres y, de paso, liberar a la persona a la que tenemos atada con el odio. La decisión de perdonar es nuestra, la disposición también, pero la fuerza para lograrlo proviene del Señor.

Y hablando de Dios, ¿Ya recibió a Jesús como su único y suficiente Salvador? Hoy es el día para que tome esa decisión y emprenda un nuevo camino de crecimiento personal y espiritual. Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirnos a webestudiosbiblicos@gmail.com o llamarnos al (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez

Léanos en www.guerraespiritual.org y www.bosquejosparasermones.com

About these ads
Etiquetas: perdón

error: Content is protected !!