¿Programar tu cesárea? Solo si es necesario

ministros5:34

Si eres una embarazada saludable no deberías programar una cesárea por razones médicas, pues una cesárea es una intervención quirúrgica que requiere de un tiempo de recuperación que quizás te imposibilite atender al bebé como deseas, sobre todo, porque tú también requieres de atención.

Pero además hay otro tipo de razones que te invitan a pensarlo mejor antes de practicarte una, pues este es un procedimiento que te desconecta del parto, que te roba la posibilidad de ser protagonista del momento en el que tu bebé sale de tu vientre, y esto ocurre porque estás anestesiada.

Una cesárea es una intervención quirúrgica que consiste en extraer el feto del vientre de la madre mediante una incisión en la pared abdominal y uterina y evitar el parto, así reza el concepto que Wikipedia ofrece sobre la cesárea, y hasta donde la ciencia explica, un parto natural solo debe ser evitado si su práctica coloca en riesgo la vida de la madre o del bebé que va a nacer, en caso contrario parir no tiene ninguna contraindicación.

¿Pero por qué actualmente para todas nosotras es tan normal enterarse de que a alguien le practicaron una cesárea? ¿Por qué a casi nadie le parece muy raro que una embarazada sana esté planificando una cesárea?

Quizás una de las respuestas sea que actualmente para nosotras las cesáreas son concebidas como una práctica fantástica que nos permite parir sin mucho dolor e irnos rápido a casa. Pero quienes tienen conciencia de qué es una cesárea, saben que esta, como toda intervención quirúrgica, requiere cierto tiempo de recuperación que te imposibilita atender bien a tu bebé desde el momento en el que nace.

Y aunque ciertamente muchas mujeres se recuperan muy rápido de la operación no es menos cierto que no son ellas quienes reciben a sus bebés en sus brazos cuando nace, y esto no sucede simplemente porque están anestesiadas.

Un parto natural te permite recibir a tu bebé despierta, consciente

Al nacer, tu bebé debe ser recibido por ti. Lo primero que debería hacer cuando acaba de salir de tu vientre es estar entre tus brazos, y esta vivencia solo es posible si eres protagonista de tu parto, si lo vives activamente. Y créelo, el hecho de poder cargar a tu bebé entre tus brazos después de haber pujado y sentido ese dolor tan intenso, puede transformarte como mujer, pues tienes la posibilidad de redimir el dolor experimentado con la alegría infinita de sentir y ver a tu hijo por primera vez.

Pero para elegir el parto natural como primera opción es necesario que comencemos por pensar que este no es solo un hecho físico que comienza con las contracciones uterinas y finaliza con el nacimiento del bebé y el desprendimiento de la placenta, pues un parto es, sobre todo, una experiencia mística que puede ayudarte a completar tu madurez como mujer.

Sin embargo, las cesáreas son una de las alternativas más elegidas por las madres de hoy en día, y muchas mujeres las prefieren sin saber que esta operación contribuye a que masivamente las mujeres atravesemos nuestros partos desconectadas de nuestras emociones, congeladas e incluso literalmente anestesiadas.

Y esto, según los estudios hechos por la terapeuta Laura Gutman, es el inicio de la desconexión con el niño que va a nacer. “Porque si no ponemos nuestra humanidad femenina en juego, el recién nacido percibirá el nido vacío. De ese modo continuará girando la rueda de la desesperación y la ira, y más tarde la necesidad de dominar”.

La cesárea es una alternativa, pero no es la única

Es importante que estudies y evalúes con calma todas las alternativas que tienes a mano para dar a luz a tu hijo, entre las cuales figura el parto natural. Dejar de lado la oxitocina sintética que es empleada en la mayoría de las cesáreas no tiene por qué traducirse en que una experiencia dolorosa o traumática, pues es posible planificar tu parto de manera natural.

Tú puedes ser la protagonista de un parto natural cómodo, en el cual te sientas bien atendida y puedas compartir la hermosa experiencia de ver nacer a tu hijo con tus seres queridos; esta es una de las ventajas del parto humanizado.

Parir puede ser una experiencia bonita, sobre todo si vives el tiempo de embarazo de manera consciente, pues esto te ayudará a no llegar a la etapa de parto ignorante de ti misma, pues eres tú –escuchando a tu cuerpo- quien debe determinar cuándo debería nacer tu bebé y cuánto tiempo debe durar tu parto.

Eres tú quien debe elegir cómo y dónde vas a traer a tu hijo al mundo y resulta muy positivo que lo planifiques pero esa planificación debería dejar de lado, en la medida de lo posible, ser anestesiadas de manera excesiva, pues esto nos deja sin conciencia, dormidas e impide que el parto se desarrolle como el acto íntimo que es.

Claro está que la cesárea evidentemente es un gran avance de la ciencia médica y su práctica debe ser considerada cuando la vida de tu bebé o la tuya corre peligro, pero no como una práctica de rutina, y es de ello de lo que debemos ser conscientes.

error: Content is protected !!