Remedios Caseros para el DOLOR de OIDO en Adultos y Niños

ministros13:48

Remedios Caseros para el DOLOR de OIDO en Adultos y Niños. Uno de los malestares más desagradables es sin duda el dolor de oído, cuando esta condición aparece puede llegar a ser casi insoportable y urge encontrar alivio efectivo. Lo primero y más importantes es saber qué causa el dolor y luego, podrías probar alguno de los siguientes remedios caseros. Seguro que estos ingredientes están al alcance de tu alacena.

Los remedios caseros que te presentamos a continuación pueden favorecer el proceso de recuperación y dar alivio a los síntomas, sin embargo, debes utilizarlos con precaución y consultar al médico.

Remedios caseros para el dolor de oído  en Adultos y Niños

Remedios caseros para el dolor de oído  en Adultos y Niños

Remedios caseros para el dolor de oído  en Adultos y Niños

Manta caliente

Humedece una pequeña toalla con agua caliente y colócala sobre el oído adolorido. El calor mejorará la circulación sanguínea de la zona y comenzará a alivia el dolor en pocos minutos. Alternativamente puedes colocarte una botella llena de agua caliente.

Ajo

El ajo tiene propiedades analgésicas y antibióticas, por lo tanto puede combatir cualquier proceso infeccioso y aliviar el dolor al mismo tiempo. Toma 1 cucharadita de ajo machacado y caliéntalo con 2 cucharadas de aceite de sésamo durante unos minutos. Luego deja que se enfríe, cuélalo y vierta 2-3 gotas de este aceite en el oído que te duele.

Jengibre

El jengibre es un excelente analgésico que además tiene propiedades anti-inflamatorias. Puedes calentar 1 cucharada de raíz de jengibre fresca rayada en ¼ de taza de aceite de sésamo; una vez que se enfría deja caer 2-3 gotas en el oído o puedes aplicarlo suavemente en la parte externa de la oreja.

Aceite de oliva

El aceite de oliva es también uno de los mejores remedios naturales para el dolor de oído, ya que ayuda a deshacerse de la infección  y alivia el malestar. Vierte 3-4 gotas de aceite de oliva caliente en el oído afectado con la ayuda de un gotero o una bola de algodón. Gracias a su efecto lubricante, es una opción ideal para aliviar el dolor de oídos causado por exceso de cerumen.

Te puede interesar:  Aceite de ricino: Ideal para aliviar el estreñimiento

Hojas de albahaca

Machaca unas hojas de albahaca y extrae su jugo para introducir al menos 2 gotas en el oído infectado; esto te proporcionará alivio y frescor en el oído gracias a sus efectos anti-inflamatorios, anti-bacterianos y analgésicos naturales. Repite varias veces al día.

Cebolla

La cebolla es un buen antiséptico que ayudará a curar rápidamente tu dolor de oído. Machaca una cebolla para extraer su jugo. Coloca 2-3 gotas del jugo en el oído que te duele, por lo menos 2-3 veces al día.

También te puede interesar:  Remedios para la rigidez de las manos

Aceite de eucalipto

Vierte unas gotas de aceite de eucalipto y una cucharadita de mentol en un recipiente con agua hirviendo. Luego inhala profundamente el vapor de esta agua. Notarás cómo disminuye el dolor y se promueve el drenaje de fluidos acumulados en el oído infectado. Repite este proceso hasta que el dolor desaparezca.

Aceite de Bishop

Es uno de los remedios caseros más eficaces para aliviar el dolor de oído. Sólo tienes que añadir 1 cucharadita de aceite de bishop en 3 cucharadas de aceite de sésamo y calentarlo un poco. Luego vierte 4-5 gotas de esta mezcla en el oído adolorido y deja actuar.

Vinagre y alcohol

Mezcla un poco de vinagre blanco/vinagre de manzana y alcohol y vierte unas gotas de esta mezcla en el oído infectado. Este remedio ayudará a curar una posible infección y reducirá el dolor de oído gracias a las propiedades antisépticas y anti-microbianas del vinagre, así como a la sensación sedante del alcohol.

Menta

La menta se puede usar de varias formas para aprovechar sus propiedades anti-inflamatorias. Tritura varias hojas frescas de menta para extraer su jugo; a continuación deja caer 2-3 gotas del jugo el oído adolorido. También puedes aplicar aceite de menta en la parte externa alrededor del oído infectado, o preparar una compresa tibia humedeciendo un paño con una mezcla de agua y aceite de menta.

Regaliz

Calienta un poco de regaliz en mantequilla refinada y aplícala en la parte externa, alrededor de la oreja afectada, para aliviar el dolor de oído rápidamente. El regaliz tiene propiedades que lo convierten en un excelente remedio contra las inflamaciones, las infecciones bacterianas y los dolores.

Aceite del árbol de té

Este aceite es un antimicrobiano natural por excelencia. Vierte unas gotas de aceite del árbol de té en el oído adolorido para tratar la infección y calmar el dolor en un solo paso. Si lo deseas puedes mezclarlo con aceite de oliva.

Rábano

¿Sabías que el rábano tiene propiedades que ayudan a aliviar el dolor de oídos severo? Sus compuestos fenoles son muy útiles para eliminar procesos infecciosos e inflamatorios. Pica un poco de rábano y caliéntalo en aceite de mostaza o aceite de oliva; deja que se enfríe y cuélalo. Luego coloca unas gotas de este aceite concentrado en el oído adolorido y deja actuar para notar el alivio.

Secador de pelo

Otra forma de aplicar calor para aliviar el dolor de oído es usando un secador. Después del baño seca bien tus oídos con un secador de pelo, no los seques con la toalla para evitar la manipulación de esta zona sensible. Enciende el secador de pelo en una velocidad de aire cálido y sepáralo a una distancia apropiada de la oreja. Seca la humedad del oído por no más de 5 minutos. Eliminar el exceso de humedad ayudará a frenar el avance de la infección y la inflamación, mientras el calor mejorará la circulación de la zona.

También te puede interesar:  Remedios para el dolor de muela

Sal

Toma 4-5 cucharadas grandes de sal gruesa y colócalas dentro de un calcetín muy limpio; a continuación pon a calentar este calcetín dentro una sartén u olla pequeña. Cuando esté caliente, colócalo sobre tu oído, presionando suvemente para que penetre el calor. Otra variante puede ser calentar primero la sal en una sartén hasta que adquiera un color marrón; luego envuelve la sal en un paño limpio y repite el procedimiento anterior sobre el oído. La sal retiene el calor interno del calcetín, lo que favorece un alivio más duradero.

Alimentos ricos en vitamina C

Cuando tengas dolor de oído aumenta el consumo de frutas y vegetales que contienen vitamina C, como naranjas, limones, guayabas, tomates, pimientos, kiwis. Recuerda que esta vitamina es fundamental para fortalecer el sistema inmune y combatir mejor las infecciones e inflamaciones en el cuerpo.

Te puede interesar:  Reducir el riesgo de cáncer, Alzheimer, diabetes e hipertensión con el consumo de aceite de oliva

Dormir con la cabeza en una posición vertical

Este es un consejo muy importante que no debes pasar por alto. Dormir con la cabeza en posición vertical, o ligeramente levantada, evitará el exceso de presión sobre el canal auditivo y reducirá la intensidad del dolor.

Aceite de sésamo

Este aceite es muy efectivo para curar infecciones de forma natural. Calienta varias gotas de aceite de sésamo junto con aceite de ricino, deja que se enfríe y vierte 2-3 gotas en el oído enfermo con ayuda de un gotero.

Chicle/goma de mascar

Si la causa del dolor de oído es la presión o la altitud, puedes aliviarte masticando chicle durante varios minutos.

Equinácea

Tomar suplementos de equinácea es muy eficaz para combatir la otitis media y la otitis externa, ya que estimula el buen funcionamiento del sistema inmune. Se puede consumir en forma de píldoras, extractos o tinturas.

Agua oxigenada

Este es uno de los remedios caseros más comunes para tratar el dolor de oído causado por infecciones. Vierte 2-3 gotas de agua oxigenada en el oído infectado y déjalo actuar durante unos 2 minutos. Luego inclina la cabeza en sentido opuesto para que salga el agua. Repite varias veces al día para obtener mejores resultados.

También te puede interesar:  Remedios para la hepatitis

Hojas de mango

Estas hojas poseen compuestos naturales que ayudan a aliviar el dolor de oídos y calmar cualquier inflamación. Calienta un varias hojas de mango, machaca bien para extraer su jugo y vierte unas gotas en el oído adolorido, especialmente durante la noche antes de ir a dormir.

Remedios caseros para combatir el dolor de oídos en niños

Remedios caseros para combatir el dolor de oídos en niños

Remedios caseros para combatir el dolor de oídos en niños

1- Aplicar un secador a una temperatura no muy elevada durante un máximo de 3 minutos cerca del oído, nunca directamente, para que el aire caliente entre en él ayudando a diluir el líquido acumulado en el interior.

2- Exprimir un ajo y aplicar una gota en el oído. Tiene cualidades analgésicas y actúa como un antibiótico natural que puede contribuir a aliviar el dolor.

3- Poner unas gotas calientes de aceite de oliva o de almendra en el oído ya que actúa como un lubricante aliviando el picor y la sequedad del mismo.

4- Colocar una bolsa de agua caliente envuelta en un paño sobre el oído.

5- Aplicar 3 gotas de leche materna en el oído.

6- Poner a cocer una cebolla pequeña o un poco de jengibre en agua. Dejar enfriar y escurrir. Poner en el oído 2 o 3 gotas de este líquido puede aliviar el dolor.

7- Cuando el niño tiene edad suficiente para poder masticar chicle, este gesto puede aliviar la presión del oído ayudando a que se ventile permitiendo su drenaje.

Cómo evitar que los niños tengan dolor de oídos

– Acudir al pediatra en caso de que los niños presenten dolor persistente en los oídos.

– Es importante evitar la entrada de agua en el oído, si nuestro hijo suele padecer esta dolencia de manera repetida y ha de permanecer mucho tiempo en el agua es recomendable utilizar unos tapones especiales que evitan la filtración del agua.

– Limpiar las fosas nasales con agua de mar o suero para evitar que el como pase a los conductos auditivos.

– No utilizar los bastoncillos tradicionales que puede empujar la cera hacia dentro y causar daños en el oído. Para eliminar el exceso de cerumen se recomienda usar sprays naturales.

– Evitar que el niño se rasque o se introduzca el dedo o cualquier otro objeto en el oído

Una dieta saludable. La alimentación de nuestros pequeños también es muy importante para prevenir el dolor de oídos. Deben consumir muchas frutas ricas en vitamina C, pues es la clave para fortalecer el sistema inmune y disminuir los efectos de la inflamación.