Remedios caseros para las encías inflamadas. La inflamación gingival puede deberse a factores muy diversos que van desde una irritación temporal causada por un alimento o un producto que estemos usando a una enfermedad periodontal compleja.

En función de la causa de la hinchazón, ésta se puede solucionar de diferentes maneras.

En el caso de que exista una enfermedad periodontal, es importante  prestarle especial atención, ya que lo que comienza como una simple acumulación de sarro puede derivar en una periodontitis grave.

En este punto, se debe tener en cuenta que la piorrea no solamente afecta a las encías, sino que produce daños en los huesos que sostienen los dientes. Éstos, como consecuencia, terminan cayéndose.

 

Causas de las encías inflamadas

Cuando las encías están inflamadas, agrandadas y presentan un tono más rojo intenso o morado puede deberse a alguno de los factores que enumeramos a continuación:

  • Gingivitis
  • Periodontitis
  • Infecciones víricas o micóticas
  • Carencias nutricionales
  • Desequilibrios hormonales
  • Sensibilidad a pastas dentales
  • Enfermedades sistémicas
  • Prótesis dentales mal ajustadas
  • Alineación dental anormal
  • Consumo de ciertos medicamentos

Puedes ampliar esta información consultando el artículo por qué se inflaman las encías. Debido a que las causas de las encías inflamadas pueden ser muy diversas, es importante acudir al odontólogo e iniciar el tratamiento adecuado en cada caso.

Remedios para curar las encías inflamadas

Existen variados remedios para mitigar esta afección, aquí mencionamos los que consideramos más rápidos y efectivos.

Aloe vera

El aloe vera es una planta milenaria que ha venido incrementando la fama de sus poderes curativos para un sinfín de padecimientos.

Al contar con propiedades antifúngicas, antiinflamatorias, antibacterianas y cicatrizantes, el aloe vera es una aditivo ideal para combatir los efectos de la gingivitis.

¿Cómo usarlo?

  • Frota un trozo pequeño de gel de aloe vera en las encías inflamadas 3 o 4 veces por día.
  • Al cabo de una semana se notará la evolución positiva de este tratamiento.

Clavo de olor

Esta famosa especia usada para aderezar nuestros alimentos tiene propiedades anestésicas y antibacterianas, además de contener flavonoides, un elemento utilizado como antibiótico.

Todo ello lo convierte en el compañero perfecto de la higiene bucal.

Ingredientes

  • 5 clavos de olor
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo usarlo?

Prepara un enjuague bucal colocando 5 clavos de olor en una taza de agua caliente. Deja que se enfríe antes de usarla.

Agua salada

Este remedio para tratar las encías inflamadas era el favorito de nuestras abuelas. El agua salada sirve para desinflamar toda la cavidad bucal.

¿Cómo usarlo?

Realiza una mezcla de agua con sal y has buches antes y después del cepillado. Funciona mejor si usas sal marina.

Bicarbonato de sodio

Este elemento que nos regala la naturaleza debe tener un lugar especial en nuestros hogares. El bicarbonato resulta imprescindible para mitigar una gran variedad de problemas de salud.

Por su alcalinidad evita la proliferación de bacterias en la boca y neutraliza los ácidos producidos por los alimentos ingeridos.

¿Cómo usarlo?

  • Recurre al bicarbonato de sodio para resolver la gingivitis haciendo una pasta constituida por este producto y unas gotas de agua.
  • Frota el remedio en la encía afectada una vez por día.

 Sal y jengibre

Otro de los productos usados para tratar la inflamación de las encías es el jengibre. Esta peculiar raíz de sabor picante tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que favorecen nuestra salud.

Ingredientes

  • Un trozo pequeño de jengibre
  • Una pizca de sal

¿Cómo usarlo?

  • Agarra el trozo de jengibre y muélelo hasta conseguir una masa suave.
  • Agrega la sal y, de ser necesario, añade unas gotas de agua para conseguir la consistencia de una pasta.
  • Usa la mezcla obtenida para dar masajes en la zona inflamada.
  • Hazlo durante un minuto y repite 3 veces al día.

Otras consideraciones

Las encías inflamadas afectan perjudicialmente los tejidos que rodean las piezas dentales, generando mal aliento y en muchos casos la pérdida de los dientes.

El sangrado derivado de esta enfermedad puede convertirse en caldo de cultivo para los microbios y bacterias oportunistas, propiciando infecciones severas y su propagación en otros dientes.

Existen algunas predisposiciones clínicas para padecer de encías inflamadas. Algunas enfermedades que arremeten contra el sistema inmunitario, aunadas a una mala nutrición, pueden incrementar el riesgo de sufrir de esta patología.

Por lo tanto resulta importante incluir fibra en tu alimentación diariaingiriendo cereales y semillas.

  • Añade además vegetales verdes como el brócoli y los espárragos los cuales son fuente importante de ácido fólico y vitamina C.
  • También puedes prescindir del azúcar refinado y las harinas blancas, ya que estos alimentos fomentan la proliferación de bacterias y deterioran tu salud bucal.
  • El uso de aparatos dentales, prótesis removibles o retenedores pueden interferir en una higiene bucal apropiada. Es imprescindible tomar medidas extremas y profundizar los cuidados de tu boca.

Visitar periódicamente al odontólogo para realizar una limpieza profesional dos veces al año también ayudará a evitar complicaciones.

SOLUCIONES DE LAS ENCÍAS INFLAMADAS

El objetivo principal es dar solución a la infección. Para ello, es imprescindible reducir y eliminar la placa bacteriana presente en la cavidad oral.

Cualquier paciente que presente gingivitis o periodontitis requiere de una higiene dental profesional, realizada por un odontólogo especialista. Asimismo, es importante que el paciente elimine ciertos factores de riesgo como, por ejemplo, hábitos nocivos como el tabaco etc.

La higiene dental profesional se lleva a cabo en la consulta dental por parte de un odontólogo, se trata de una limpieza en mayor profundidad de las encías para extraer el sarro depositado en los dientes y las encías.

Este proceso se lleva a cabo mediante un aparato de ultrasonidos que desprende agua a presión y vibración.

Asimismo, en pacientes que sufren de periodontitis, es muy aconsejable llevar a cabo una limpieza de encías más profunda conocida como raspado y alisado radicular. Este tratamiento tiene como objetivo extraer el sarro adherido a la raíz del diente, bajo las encías y se realiza bajo anestesia local.

En definitiva, es imprescindible acudir a revisiones periódicas al dentista para poder evaluar la presencia de enfermedades periodontales de manera precoz e indicar el tratamiento más adecuado, evitando la aparición de afecciones que puedan comprometer a la salud oral y general del paciente.

Pin It