Versiculos de la Biblia

SALMOS PARA VENCER LOS ENEMIGOS

Salmos de PROTECCIÓN contra todo mal
Salmos de PROTECCIÓN contra todo mal
Salmos para vencer los enemigos. Un salmo para protección , consiste en un poema bíblico que está dentro del “Libro de los Salmos” que es parte de la Biblia, y está situado entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Salmo 35 – salmo para vencer los enemigos

En el Salmo 35, David apela a Dios para que lo ayude en la lucha contra los enemigos que lo odiaron y lo persiguieron. Por lo tanto, se ha convertido en la meditación perfecta para aquellos que buscan protección de las personas que desean el mal.

Mira lo que dice el Salmo 35

1. Aboga, Señor, con los que me suplican; lucha contra los que luchan contra mí.
2. Toma el escudo y el anillo, y levántate en mi ayuda.
3. Quítate la lanza y obstruye el camino a los que me persiguen. Di a mi alma, yo soy tu salvación.
4. Que los que buscan mi vida se sientan confundidos y avergonzados. Regresa y avergüenza a los que tratan mal de mí.
5. Sé como un molino ante el viento; el ángel del Señor los haga huir.
6. Que su camino sea oscuro y resbaladizo, y que el ángel del Señor los persiga.
7. Porque sin causa me ocultaron la red en el pozo, que cavaron sin razón para mi alma.
8. Destrucción viene sobre él sin saberlo, y la red que escondió está atada a él; caer en esta misma destrucción.
9. Y mi alma se regocijará en el Señor; Se regocijará en su salvación.
10. Todos mis huesos dirán: Señor, ¿quién como tú, que libra al pobre del que es más fuerte que él? Sí, el pobre y el necesitado de quien lo roba.
11. Se levantaron falsos testigos; pusieron cosas contra mí que no sabía.
12. Me han hecho mal por bien, robando mi alma.
13. Pero en cuanto a mí, cuando estaban enfermos, mis vestidos eran de cilicio; Humillé mi alma con ayuno y mi oración regresó a mi seno.
14. Me comporté como si fuera mi hermano o amigo; estaba llorando y muy encorvado, como uno llora por su madre.
15. Pero con mi adversidad se regocijaron y se juntaron; los abyectos se reunieron contra mí y no lo sabía; me desgarraron y no cesaron.
16. Con burlones hipócritas en las fiestas, rechinaron sus dientes contra mí.
Señor, ¿cuánto tiempo verás esto? Rescata mi alma de su desolación, y mi favorita de los leones.
18. Te alabaré en la gran congregación; entre muchas personas te celebraré.
19. Que mis enemigos no se regocijen sin razón, y que aquellos que me odian sin causa agiten sus ojos.
20. Porque no hablan de paz; más bien, se diseñan para engañar al silencio de la tierra.
21. Abren la boca contra mí y dicen: ¡Ah! Ah! Nuestros ojos lo han visto.
22. Lo has visto, Señor, no te quedes callado; Señor, no te alejes de mí:
23. Despierta y despierta a mi juicio, a mi causa, mi Dios y mi Señor.
24. Juzgame según tu justicia, mi Señor Dios, y no dejes que se regocijen en mí.
25. No digas en tu corazón, ¡Ah! nuestra alma! No digas: lo hemos devorado.
26. Que se avergüencen y se confundan con alguien que se alegra de mi maldad; Que aquellos que se magnifican contra mí miren con vergüenza y confusión.
27. Que los que aman mi justicia canten y se regocijen, y digan continuamente: El Señor sea engrandecido, quien ama la prosperidad de su siervo.
28. Y así mi lengua hablará de tu justicia y tu alabanza todo el día.

Lecciones del Salmo 35

Aunque el Salmo 35 es grande, podemos ver cuán poderoso es en la lucha contra nuestros enemigos. Incluso David, que era un gigante, estaba preocupado por sus enemigos y las personas que lo deseaban mucho.

De él aprendemos que, aunque Dios lo ayudó, hizo realidad sus metas. Y además de rezar el Salmo 35 y pedirle sabiduría a Dios, debemos tener en cuenta a las personas que nos rodean. Siempre lleve consigo algún amuleto de la suerte y use simpatías para sacar a las malas personas de su camino.

Salmo 24 – Para fortalecer la fe y alejar a los enemigos

Salmo 24 - Para fortalecer la fe y alejar a los enemigosLa fe es esencial para guiarnos contra el mal. El Salmo 24 fue escrito por David, que gobernaba los Judíos de un millar de años antes de la venida de Jesucristo, y fue escrito probablemente en el momento de la Alianza Arca de la entrada en Jerusalén. ¿Ya conoces este poderoso pasaje bíblico? Así que ahora revisa su importancia, especialmente para aquellos que quieren enemigos distantes.

El Salmo 24 muestra que nuestro Dios es grande y soberano, y que el mundo entero pertenece a nuestro Señor. Aprende las lecciones de este pasaje para fortalecer tu fe y alejar a las personas que no quieren tu bien.

¿Qué dice el Salmo 24?

1. La tierra es del Señor, y su plenitud, el mundo y los que en él habitan.
2. Porque lo fundó en los mares, y lo estableció en los ríos.
3. ¿Quién subirá al monte del Señor, o quién estará en su lugar santo?
4. El que está limpio de manos y puro de corazón, que no entrega su alma a la vanidad, ni jura engañosamente.
5. Recibirá la bendición del Señor y la justicia del Dios de su salvación.
6. Esta es la generación de los que buscan, de los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob
7. Levanta tus cabezas, puertas; Levántate, oh entradas eternas, y el Rey de Gloria entrará.
8. ¿Quién es este rey de la gloria? El Señor fuerte y poderoso, el Señor poderoso en la guerra.
9. Levanta tus cabezas, oh puertas, levántate, oh entradas eternas, y el Rey de Gloria entrará.
10. ¿Quién es este rey de la gloria? El Señor de los ejércitos, él es el Rey de la Gloria.

Aprendiendo del Salmo 24

El Salmo 24 nos enseña que Dios lo tiene todo y lo ha hecho todo. Primero hizo la tierra seca, y las aguas de los mares y ríos. El monte es una colina en Jerusalén donde Salomón construyó su templo.

También enseña que Dios era justo al perdonar a estas personas. Nuestro corazón está dentro de nosotros, y solo Dios ve dentro de nosotros. Solo él sabe si estamos limpios o no. Cuando los judíos trajeron el arca a Jerusalén, creyeron que Dios entró con ella. El Salmo 24 llama a Dios Rey de la Gloria, y los judíos creían que Dios era su rey.

Este salmo es ideal para aquellos que desean fortalecer su fe; después de todo, aquellos que creen en las palabras reveladas por Dios recibirán bendiciones y salvación. El salmo siempre pregunta: “¿Quién es el Rey de la gloria?” El Señor, fuerte y poderoso.

Con la misericordia de Dios, el Salmo 24 te ayudará a no caer en las trampas de tus enemigos. También ayudará a reflexionar sobre sus acciones y objetivos a través de sus cualidades.

No dudes del poder de Dios, siempre piensa positivamente mientras rezas el Salmo para que tu oración sea respondida. Ora a Dios con todo tu corazón y pide sabiduría para alejarte de las personas con malas intenciones.

Muchas veces no nos damos cuenta cuando una persona es nuestro enemigo, sino que le pedimos revelación a Dios. Finalmente, dejo el Salmo 91, Versículo 7: “Mil caerán a tu lado y diez mil a tu mano derecha, pero no vendrá a ti”.

La fe es ese pensamiento y certeza de lo que no vemos, y sabemos que sucederá, nos conecta con Dios. Este salmo está escrito por el rey David, el mejor rey que Israel haya conocido, él sabía muy bien qué eran la guerra, los enemigos, la traición y el miedo, porque en medio de las emboscadas de los enemigos en medio de la guerra, el miedo llegó, y por supuesto. Tenía que elegir pensar en el miedo o creer en la victoria, buscando la fuerza para derrotar al enemigo.

Este salmo es parte de un himnario que todos los israelitas solían cantar en los servicios religiosos, por lo que la fe y la convicción de la victoria abrumó todo su miedo, veamos cuánto esta oración puede fortalecer nuestra fe y ayudar a asustar y vencer a nuestros enemigos

“El Salmo 24 habla del poder de Dios, el creador de todas las cosas, de lo suyo en todo lo que fue creado, porque todo le pertenece”.

• Al Señor pertenece la tierra y todo lo que está contenido en ella, el mundo y los que moran en ella. 
• Lo fundó en los mares y en las corrientes y estableció 
• ¿Quién subirá al monte del Señor? ¿Quién permanecerá en su lugar santo? 
• El que está limpio de manos y puro de corazón, que no entrega su alma ni jura dolorosamente. 
Obtendrá del Señor la bendición y la justicia del Dios de su salvación. 
Tal es la generación de aquellos que lo buscan, que buscan el rostro del Dios de Jacob. 
Alza tus cabezas, puertas; Levántate, oh puertas eternas, para que entre el Rey de la Gloria. 
• ¿Quién es el rey de la gloria? El Señor, fuerte y poderoso, el Señor, poderoso en la batalla.
Alza tus cabezas, oh puertas; Levántate, oh puertas eternas, para que entre el Rey de la Gloria. 
• ¿Quién es este rey de la gloria? Señor de los ejércitos, él es el rey de la gloria.

Este salmo comienza exaltando a Dios por lo que ha hecho, y todo le pertenece, preguntándose quién subirá la montaña (montaña) del Señor, porque fue en esta montaña que fue la tienda del santuario que contenía el Arca del Pacto (Símbolo de Presencia). entonces donde el tiempo fue construido por Salomón. El arca y el templo eran un lugar donde todos venían a adorar a Dios.

La última parte exalta a Dios como el gran “Rey de la Gloria” y pide que se levanten las puertas para que entre el “Rey de la Gloria” todos tengan a Dios como su verdadero Rey Espiritual – Cuando el ejército fue a En la guerra, el rey también fue con ellos, después de ganar la batalla, todos llegaron a la ciudad y pidieron que se abrieran las puertas para que entrara el rey victorioso, por lo que la gente recibió con gusto al rey victorioso y su ejército.

Por lo tanto, este salmo es poderoso porque declara el poder de Dios, habla de una pureza de corazón para poder hablar con él, y finalmente pide que se abran las puertas de la eternidad para recibir la presencia de Dios con esta convicción. tu fe se fortalecerá y el miedo a los enemigos será aniquilado, porque mayor es lo que está en nosotros que el que está en el mundo.

El poderoso Salmo 7 para alejar a los enemigos y la envidia.

El Salmo 7 es uno de los más poderosos de la Biblia, y se puede rezar para evitar la envidia, los enemigos ocultos, las personas que interfieren negativamente con nuestra relación de amor. Este salmo también ayuda a desenmascarar las mentiras al resaltar la verdad y la pureza.
Este salmo también es muy efectivo en situaciones de angustia donde necesitamos ayuda inmediata.

Salmo 7

Señor mi Dios, confío en ti;
sálvame de todos los que me persiguen y líbrame;
No sea que desvanezca mi alma como un león, rompiéndola en pedazos,
y no hay quien la libere.
Señor Dios mío, si he hecho esto, si hay maldad en mis manos,
si he pagado el mal al que tenía paz conmigo
(más bien, libré al que me oprimió sin causa),
deja que el enemigo persiga mi alma y la alcance;
pisotear mi vida sobre la tierra, y convertir mi gloria en polvo.
Levántate, Señor, en tu ira;
ser exaltado por la furia de mis opresores;

y despierta para mí el juicio que has mandado.
Así la reunión de pueblos te rodeará;

debido a ellos, por lo tanto, recurren a lo más alto.
El Señor juzgará a los pueblos; juzgame, oh SEÑOR, conforme a mi justicia,

y de acuerdo con la integridad que hay en mí.
Que cese la maldad de los impíos; Pero que se establezca el justo.

para ti, oh Dios justo, prueba los corazones y los riñones.
Mi escudo es de Dios, que salva a los rectos de corazón.
Dios es un juez justo, un Dios que está enojado todos los días.
Si un hombre no se convierte, Dios afilará su espada;

Ya ha establecido su arco y está equipado.
Y ya preparado para él armas mortales;

y pondrá en movimiento sus flechas ardientes contra los perseguidores.
He aquí, él sufre dolores de maldad;

concibió obras y produjo mentiras.
Cavó un pozo y lo hizo profundo, y cayó en el pozo que hizo.
Su trabajo caerá sobre su cabeza;

y su violencia descenderá sobre su propia cabeza.
Alabaré al SEÑOR según su justicia,

y cantaré alabanzas al nombre del SEÑOR más alto.

Algunos ejemplos de salmo para protección

Salmo 07 – Protección contra la envidia y los enemigos
“Señor Dios mío, confío en ti; sálvame de todos los que me persiguen y líbrame; No sea que viole mi alma como un león, rompiéndolo en pedazos, y no hay quien lo libere.

Salmo 42 – Para protección y paz mental
“Diré a Dios mi roca: ¿Por qué me has olvidado? ¿Por qué he estado de luto por la opresión del enemigo? Con una herida mortal en mis huesos, mis adversarios me afligen, Cuando me dicen a diario: ¿Dónde está tu Dios? ¿Por qué estás abatido, oh alma mía, y por qué estás preocupado por mí? Espero en Dios, porque aún lo alabaré, quien es la salvación de mi rostro y mi Dios. “

Salmo 59 – Proteger
contra todo “Líbrame, Dios mío, de mis enemigos, defiéndeme de los que se levantan contra mí. Líbrame de los que hacen iniquidad y sálvame de los hombres sangrientos.

Salmo 91 – Fuerza y ​​protección
“El que mora en el escondite del Altísimo a la sombra del Todopoderoso descansará. Diré del Señor: Él es mi Dios, mi refugio, mi fortaleza, y confiaré en él. Porque él te librará de la trampa del cazador y de la plaga perversa. Él te cubrirá con sus plumas, y tú confiarás bajo sus alas. Su verdad será tu escudo y escudo. “

Salmo 139 – Para rodearte de protección divina
“Búscame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; mira si hay algún camino perverso en mí, y guíame por el camino eterno. “

Salmo 140 – Pidiendo protección a Dios
“¡Oh Señor Dios, protégeme del poder de los impíos! Líbrame de los hombres violentos, de aquellos que buscan hacerme caer en desgracia. “

Cree en el poder del salmo para protegerte y te protegerá a ti y a tu familia, asegúrate de recitarlo o cantarlo para cualquier día y cuando lo recites, hazlo con gran fe y con todo tu corazón.

Comenta y comparte estos salmos. Gracias.