Salud y Vida ESPIRITUAL

ministros18:31

Salud y vida espiritual. El concepto de salud general está conformada por 4 áreas:

Física

Mental

Emocional

Espiritual

Lograr un estado de bienestar, armonía y equilibrio en estas áreas nos dará la habilidad para funcionar de manera optima como ser humano y tener la energía y vitalidad para ser altamente productivos y exitosos en cualquier área de nuestra vida.

La salud, al igual que el éxito deberá ser integral, es decir, equilibrado.  Desatender a cualquiera de estas 4 áreas nos afectará negativamente para hacer las cosas que nos dará el estilo de vida que deseamos.  Ya que sin ella no podríamos gozar de nuestro dinero, ni siquiera de las relaciones que son importantes para nosotros.

Salud y Vida ESPIRITUAL

Salud y Vida ESPIRITUAL

Pero, lo interesante es que la gran mayoría de las condiciones que nos llegan a afectar adversamente son prevenibles, si solo tomáramos mejores decisiones con respecto a nuestro cuidado personal y nutrición.  Y lo paradójico es que a pesar de que vivimos en la era de la información y la tenemos a nuestra disposición en cualquier momento, estamos cometiendo mas errores que nunca y nuestros cuerpos están pagando el precio por nuestra falta de disciplina e irresponsabilidad para hacer tan solo unas pocas cosas en pro de nuestro bienestar todos los días.

Salud física y espiritual:

Cuando uno sufre de una enfermedad crónica es fácil perder su espiritualidad. Hay momentos en los que se puede tener la tentación de olvidar sus creencias. Es importante recordar que al mantener una vida espiritual sana puede controlar mejor su salud física. Su vida espiritual puede ayudarle a enfrentarse a cualquier problema de salud física que surja. Somos seres integrales. El equilibrio puede mantenernos saludables y ayudar a recuperarnos.

¿Qué puedo hacer para mejorar la salud espiritual?

Se ha evidenciado a través de los años que la salud espiritual provee diversos factores para mantenernos saludables. Te mencionamos algunas conductas que puedes poner en práctica para mejorar tu salud espiritual:

  • Estar en contacto con la naturaleza. Algunas personas se sienten en paz cuando están al aire libre o fuera de la ciudad.
  • Ayudar a los demás. Algunas personas sienten mayor bienestar cuando pueden ayudar a los demás y esto se puede llevar a cabo de muchas formas: haciendo trabajo voluntario, siendo amables con las personas que no conocemos, o dándole una mano a un amigo o amiga que necesita ayuda.
  • Ser agradecidos: Algunas personas se sienten más tranquilas cuando están agradecidas. Hacen listas de todas las cosas por las que están agradecidas o dan las gracias en voz alta por todo lo que tienen.
  • Ser espiritualmente activos: Algunas personas encuentran el sentido de la vida a través de los rituales y la práctica de la religión.

La salud espiritual se alcanza cuando nos sentimos en paz con la vida, cuando logramos encontrar esperanza y consuelo aun en los momentos más difíciles, y esta salud espiritual puede ayudarnos apoyándonos durante nuestra vida, siempre de una manera diferente para cada uno de nosotros.

La persona, cuando llega al límite de sus fuerzas bien por las tensiones diarias, bien por otros motivos, cae en la enfermedad. Unas veces se trata de dolencias físicas y otras son de tipo psíquico. Cuando alguien sufre de una enfermedad crónica es fácil que pierda su espiritualidad. Hay momentos en los que puede tener la tentación de olvidar sus creencias. Sin embargo, es importante recordar que mantener una vida espiritual sana puede ayudarle a enfrentarse a cualquier problema de salud física que surja. Somos seres integrales. El equilibrio puede mantenernos saludables y ayudar a recuperarnos.

Si estás teniendo problemas con tu salud espiritual te presento algunas de las preguntas que quizás quieras cuestionarte:

  • ¿Qué me hace sentir más completo?
  • ¿Cuándo me siento más en contacto con el resto del mundo?
  • ¿Dónde puedo encontrar más fuerza interior?
  • ¿Qué estoy haciendo cuando me siento pleno y satisfecho?

Cualquier cosa que te ayude a encontrar esperanza para el futuro y mantener una actitud positiva puede servir. Como hemos comentado en ocasiones anteriores, todos los sectores de nuestra vida están conectados; por lo tanto, esforzarnos para mantener cada una de las partes sana hace que nos sintamos completos. Ya el psicólogo norteamericano W. James afirmaba que, para él, “la personalidad sana supone un equilibrio mental que lleva a vivir la vida en un tranquilo optimismo, con ánimo resuelto y con coherencia”.

Y así espero que consigas vivir cada día de este nuevo año que comienza, ¡y todos los que quedan por venir!

error: Content is protected !!