SPURGEON

Back to homepage
SPURGEON

EL CONFLICTO DEL QUE ACUDE A DIOS, CONTRA SATANÁS

Por Charles Spurgeon«Y mientras se acercaba el muchacho, el demonio le derribó v le sacudió con violencia; pero Jesús increpó al espíritu inmundo, y sanó al muchacho, y se lo

SPURGEON

El Don de Hablar Espontáneamente

Por Charles SpurgeonNo vamos a tratar la cuestión de sí los sermones deberán ser escritos y leídos, o escritos, aprendidos de memoria y reproducidos; O Si fuese mejor prescindir por

SPURGEON

EL GLORIOSO EVANGELIO

“Palabra fiel y digna de ser recibida de todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” (I Timoteo 1:15).Yo

SPURGEON

El Gran Salvador

Por Charles Spurgeon “Grande para salvar” (Isaías 63:1). Sabido es que esto se refiere a nuestro amado Señor Jesucristo, a quien se describe como “viniendo de Edom, de Bosra, con

SPURGEON

EL LIBRE ALBEDRIO: UN ESCLAVO

por Charles Spurgeon“Y NO QUEREIS VENIR A MI, PARA QUE TENGAIS VIDA ETERNA.” (Juan 5:40)Este es uno de los grandes cañones de los arminianos que, emplazado en lo alto de

SPURGEON

EL LIBRO VIVO

Por Charles SpurgeonINTRODUCCIÓNDichosos nosotros cuando lo que nos manda nuestro padre y aconseja nuestra madre está conforme con la Ley, los Mandamientos de nuestro Dios. Dichosas aquellas almas jóvenes a

SPURGEON

UN NUEVO CORAZÓN

Por Charles Spurgeon“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne” (Ezequiel

SPURGEON

EL NUEVO NACIMIENTO

Por Charles Spurgeon«El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.» (Juan 3:3).INTRODUCCIÓN: La clave del sistema evangélico En la vida ordinaria, se ocupa el hombre

SPURGEON

EL TRONO DE LA GRACIA

Texto: “Al trono de la gracia” Hebreos 4:16Estas palabras se encuentran engastadas en aquel versículo lleno de gracia: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanazar misericordia y

SPURGEON

LA ELECCIÓN

“Mas nosotros debemos dar siempre gracias a Dios por vosotros, hermanos amados del Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, por la santificación del Espíritu