Superar la ansiedad: predicaciones y estudios bíblicos

Tema: CURADO INTERIOR

«La ansiedad en el corazón del hombre lo aplasta, pero la buena palabra lo alegra «

Introducción: La ansiedad es uno de los grandes males modernos. El ansioso se preocupa antes de tiempo, anticipa los sufrimientos y vive hoy los problemas del mañana (y mañana nuevamente). A menudo creamos expectativas que fantasean con una realidad difícil de suceder, lo que genera frustración.

Hay dos tipos principales de ansiedad:

Ansiedad POSITIVA

Generada por sueños y expectativas de cosas buenas que podrían pasar, como una fiesta, mudanza o adquirir un bien. Una característica de la ansiedad positiva es que no queremos dejar de pensar en lo que estamos esperando. También crea fatiga y sobrecarga las emociones.

Ansiedad NEGATIVA

Generado por el miedo a que suceda algo malo, como un resultado de una prueba, noticias de alguien lejos o no poder pagar las facturas. La ansiedad negativa se caracteriza por una lucha mental por no pensar en el problema, pero no todo el mundo puede controlarse o distraerse ante la tensión, por eso surge el estrés.
El tiempo es un factor agravante de la ansiedad, porque vivimos cronometrados por compromisos. Necesitamos aprender que fuimos creados para la eternidad (Eclesiastés 3.11), pero somos pasajeros y todo lo que hacemos es finito (Eclesiastés 3.14.15). Si entendemos eso «Todo tiene su tiempo señalado, y hay un tiempo para cada propósito debajo del cielo» (Eclesiastés 3.1) logramos vivir mucho mejor.

Aprendamos un poco sobre cómo vencer la ansiedad:

1- Enseñanza de Jesús sobre la ansiedad:
Mateo 6.25-34

Jesús conocía el corazón humano y por eso habló de ansiedad. Podría tratar muchos asuntos prácticos y reales, pero llegó a las profundidades del alma de las personas donde reside su mayor sufrimiento.
En su Sermón de la Montaña, el Maestro enseñó algunas razones para superar la ansiedad:
v.25: la vida es mejor que todo lo que necesitamos y no podemos dejar de vivir por cosas o situaciones difíciles.
v.26: podemos observar el cuidado de Dios con cada detalle de la naturaleza y estar seguros de que él también nos cuida porque somos de gran valor para él.
v.27: hay cosas que no podemos cambiar, por lo que debemos conformarnos hasta que obtengamos una solución, porque la ansiedad solo empeora la situación.
v.28-30: no podemos dejar que las cosas externas lleguen a perturbar nuestro interior, porque todo esto es perecedero, pero la fe es inquebrantable.
v.31.32: necesitamos dejar ir las cosas del mundo que son fugaces y creer que Dios conoce todas nuestras necesidades.
v.33: la condición para tener éxito es que el Señor Dios sea lo primero en nuestras vidas, por lo que todas las demás cosas se nos añaden (Salmo 37.5).
v.34: el problema de mañana hay que dejarlo para mañana. Es inútil sufrir de antemano.
Jesús también enfrentó situaciones naturales en la vida, aprendió a lidiar con el clima, el clima, el trabajo, sintió hambre, frío y enfrentó todo lo que los seres humanos experimentamos y vivimos. «Fue tentado en todas las cosas, a semejanza nuestra, pero sin pecado» (Hebreos 4.15). Esto muestra que Jesús sabía de lo que estaba hablando.
¡Jesús quiere ayudarte a superar la ansiedad!

2- ORACIÓN, el remedio de Dios para la ansiedad: Filipenses 4.6,7

Los efectos de una pastilla o un tranquilizante son pasajeros y, por lo tanto, requieren un tratamiento continuo. Por eso la Biblia nos enseña un remedio permanente, como una vacuna para la ansiedad.
La oración es el remedio de Dios para la ansiedad. Vivir en oración y presentarle a Dios todo lo que nos molesta nos da la certeza de que Alguien más grande que nosotros nos está protegiendo.
Varios hombres de Dios sufrieron angustias, como David con problemas familiares, Daniel en el foso de los leones, Jonás en el vientre del pez, Pablo y Silas en la cárcel, y otros. Todos estos aliviaron su sufrimiento con la oración.
Si tienes miedo del pasado, Dios perdona tus pecados y te hace una nueva criatura (II Corintios 5.17). Si es algo presente en el momento actual de tu vida, sepa que Jesús está contigo (Mateo 28:19). Pero si tienes miedo del futuro, o de algo que te pueda pasar, cree que el Eterno lo sabe todo y te guardará (Hebreos 13: 8). Entonces puedes orar a Dios por el perdón de los pecados, protección para el presente y entregar tu futuro en las manos del Señor.
¿Toma medicamentos cuando está ansioso?
¡La oración cura la ansiedad!

¡No intentes resolver lo que solo Dios puede hacer!

CONCLUSIÓN

I Pedro 5.7 «Echa sobre él toda tu ansiedad, porque él se preocupa por ti»
La Palabra de Dios nos muestra que podemos estar ansiosos o anhelando buscar la presencia de Dios (Salmos 42.1 y 63.1). Como hijos de Dios, debemos anhelar la presencia de nuestro Padre celestial. La presencia de Dios trae seguridad y anula los efectos de la ansiedad.
Reflexione un poco sobre sus ansiedades:
¿Te consideras ansioso?
¿Qué te hace sentir ansioso?
¿Ha estado orando por sus ansiedades?
¿Cómo te sientes después de rezar?
El mañana pertenece a Dios, pero el regalo que Él nos ha dado. En lugar de mirar solo los problemas, contemple la fe en el Dios de los imposibles. Ciertamente, la presencia de Dios le brinda la seguridad que necesita para superar la ansiedad.
¡Pon tus preocupaciones en las manos de Jesús!
También te puede interesar:  El Despertar de la Iglesia
También te puede interesar:  Necesitamos mas Predicación Expositiva