Un liderazgo eficaz en la extensión del Reino de Dios

Título: Un liderazgo eficaz en la extensión del Reino de Dios

Base Bíblica: Números 27:12-23; Deuteronomio 32:48-52

Introducción:

Cuando servimos a Dios, procuramos cumplir su propósito eterno. Desde antes de la creación el Señor tiene un plan para la humanidad. La decisión de ser instrumentos útiles en Sus manos, está en sus manos. Dios no nos obliga. Nos permite asumir el reto e imprimirle a esa decisión, esfuerzo, consagración y perseverancia. No podemos ser inferiores al compromiso que tenemos en el Reino de Dios: Ser útiles, contribuir decididamente al cumplimiento del propósito de Dios, y en el proceso, avanzar tomados de Su mano hasta cumplir la misión.

I. Un líder eficaz en la extensión del Reino, reconoce que la obra es de Dios y que Él es soberano (Números 27:12, 13)

1. Dios le permitió a Moisés ver la tierra que entregaría Su pueblo (v. 12)

            a. Dios cumple sus promesas

            b. Dios tiene un tiempo perfecto para cumplir sus promesas

2. Dios le permitió a Moisés ver la tierra prometida pero no entrar en ella (v. 13)

            a. El gozo de un líder eficaz es mirar que valió la pena su esfuerzo

            “Y después que la hayas visto…”

            b. El gozo de un líder eficaz es cumplir con su misión

            “… tú también serás reunido a tu pueblo…”

            b.1. Con nosotros o sin nosotros, Dios cumple su propósito

            b.2. Usted y yo somos instrumentos en el propósito de Dios

            b.3. Un líder eficaz guarda fidelidad y compromiso con su misión, como lo hizo Moisés

3. Un líder eficaz reconoce que los errores desencadenan consecuencias (v. 14; Deuteronomio 3:23-27; 32:48-52)

II. Un líder eficaz en la extensión del Reino, forma líderes que le den continuidad a la misión (Números 27:14-21)

1. Moisés reconoció que la obra no era de Él sino de Dios, y que el pueblo debía entrar en la tierra prometida (vv.15, 16)

            a. Moisés, como líder eficaz, reconoció y aceptó la voluntad de Dios

            b. Formúlese dos preguntas:

¿Estoy preparado para partir a la eternidad si Dios me llama hoy?

¿Qué debo mejorar en el liderazgo que ejerzo?

            c. Moisés demostró rendición y sometimiento delante de Dios

            d. Moisés reconoció la necesidad de asignar un líder que prosiguiera a la meta

2. Moisés reconoció que su sucesor debía reunir unas características especiales (v. 17)

            a. Dispuesto a guiar al pueblo

            b. Con reconocimiento en medio del pueblo

            c. Que gozara del respeto del pueblo

3. Dios prepara hombres y mujeres con un corazón dispuesto para que le sirvan (v. 189

            a. Dios ya había puesto sus ojos en Josué

            b. Josué demostró un liderazgo desinteresado

            c. Como líder en el Reino, Josué debió ser consagrado a Su servicio (v. 19)

            c.1. Es importante que un líder viva en consagración

            c.2. Es importante que un líder permanezca en la Presencia de Dios

            d. Josué debió asumir un liderazgo secular y espiritual delante de Israel (vv.20, 21)

4. Como en el caso de Moisés, un distintivo de un líder eficaz en la extensión, es la obediencia a Dios

III. Un líder eficaz en la extensión del Reino de Dios se mueve en el poder, la voluntad y la dimensión de Dios (Deuteronomio 32:48-52)

1. Moisés, como todo líder eficaz, reconoció que ya había llegado su tiempo y lo embargó la satisfacción del deber cumplido (vv.48-50)

Le invito a formularse tres preguntas:

            a. ¿Estoy cumpliendo cabalmente con el ministerio al que fui llamado?

            b. ¿Qué cambio debo imprimir en el ministerio?

            c. ¿Está el ministerio que desarrollo, sometido a Dios?

2. Moisés reconoció que Dios es soberano para tomar las decisiones (vv.51, 52)

            a. Moisés demostró humildad

            b. Moisés puso por delante la obra de Dios antes que sus propios intereses

Conclusión:

La misión que Dios nos ha entregado, directamente relacionada con la extensión del Reino de Dios, es ineludible y debemos cumplirla dando lo mejor de nosotros, con obediencia y sometimiento a Aquél que es el dueño de la obra. Él nos concede el poder necesario para ir avanzando con solidez en el cumplimiento de ese propósito eterno de nuestro Creador. Hoy es el día para asumir un compromiso decidido con el Reino de Dios.

© Fernando Alexis Jiménez

Léanos en www.guerraespiritual.org y www.mensajerodelapalabra.com

 

error: Content is protected !!

Quantcast