Articulos Cristianos

Versiculos de SANIDAD para los enfermos y milagros

Versiculos de SANIDAD para los enfermos y milagros.

(Hechos 1:8)

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

(Hechos 2:4) Lo recibieron. Y nosotros también si tuvimos la misma experiencia.

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

(Mateo 22:29)

Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios.

(Lucas 9:1)

Habiendo reunido a sus… discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades.

(Hechos 9:34)

Y le dijo Pedro: Eneas, Jesucristo te sana; levántate, y haz tu cama. Y en seguida se levantó.

(Hechos 3:6)

Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.

(Marcos 16:17)

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;

(Marcos 16:18)

tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

(Marcos 16:20)

Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.

(Hechos 19:11)

Y hacía Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo,

(Romanos 15:18)

Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras,

(Romanos 15:19)

con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.

(Romanos 15:20)

Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio.

(Hechos 14:9)

Este oyó hablar a Pablo, el cual, fijando en él sus ojos, y viendo que tenía fe para ser sanado,

(Hechos 14:10)

dijo a gran voz: Levántate derecho sobre tus pies. Y él saltó, y anduvo.

(Lucas 9:2)

Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.

(Lucas 10:19)

He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

(Hechos 16:18)

Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.

(Mateo 17:20)

Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

(Lucas 17:6)

Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecería.

(Hechos 8:5)

Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo.

(Hechos 8:6)

Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía.

(Hechos 8:7)

Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados;

(Hechos 8:8)

así que había gran gozo en aquella ciudad.

(Hechos 19:6)

Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.

(Hechos 28:5)

Pero él, sacudiendo la víbora en el fuego, ningún daño padeció.

(Hechos 28:8)

Y aconteció que el padre de Publio estaba en cama, enfermo de fiebre y de disentería; y entró Pablo a verle, y después de haber orado, le impuso las manos, y le sanó.

(Hechos 28:9)

Hecho esto, también los otros que en la isla tenían enfermedades, venían, y eran sanados;

(Santiago 5:14)

Si alguno está enfermo, que llame a los ancianos de la iglesia, para que oren por él y en el nombre del Señor lo unjan con aceite.

(Santiago 5:15)

Y cuando oren con fe, el enfermo sanará, y el Señor lo levantará.

(Santiago 5:16)

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros para ser sanados. La oración fervorosa del justo tiene mucho poder.

(Santiago 5:17)

El profeta Elías era un hombre como nosotros, y cuando oró con fervor pidiendo que no lloviera, dejó de llover sobre la tierra durante tres años y medio.

(Hechos 14:3)

Por tanto, se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con denuedo, confiados en el Señor, el cual daba testimonio a la palabra de su gracia, concediendo que se hiciesen por las manos de ellos señales y prodigios.

VERSICULOS CON PROMESA DE SANIDAD

Jeremías 30:17

Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová;

En este versículo, claramente se nos dice que Dios tiene potestad sobre la sanidad y esto nos alienta a creer que si Él puede enviarla a quien Él desea, te la puede enviar a ti también, si puedes creer.

 

 

2. Jeremías 33:6

He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad.
En este versículo se nos revela que Dios trae sanidad y medicina a los hombres para su sanidad y también nos dice que Él no solo trae sanidad física sino también espiritual y mental al prometernos abundancia de paz y verdad.

 

 

3. Génesis 20:17

Entonces Abraham oró a Dios; y Dios sanó a Abimelec y a su mujer, y a sus siervas, y tuvieron hijos.

Este es un pequeño pero hermoso versículo en el que nos indica 3 cosas sobre la sanidad: 1. Dios escucha a los que le piden con fe. 2. Dios se mueve por amor a la persona que le pide y obra según voluntad 3. La petición en este caso la sanidad se manifiesta no solo en una persona sino en todos a su alrededor, demostrando el poder de Dios.

 

 

4. 2 Crónicas 30:20

Y oyó Jehová a Ezequías, y sanó al pueblo.
Este es otro versículo en el que se nos relata que Dios oye las oraciones y obra según su voluntad.

 

 

5. Salmos 41:4

Yo dije: Jehová, ten misericordia de mí; Sana mi alma, porque contra ti he pecado
Este es un versículo interesante pues el salmista en este verso no esta pidiendo sanidad física, este pide sanidad interior, pide que su alma sea sanada pues se ve lleno de pecado y pide misericordia a Dios, enseñándonos que el malestar de una persona no solo proviene de sus males físicos, sino de su interior pecaminoso.

 

 

6. Salmos 103:3

El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;

Este hermoso versículo nos dice que Dios es quien perdona todas nuestras faltas y pecados y es él quien sana todas nuestras dolencias, dándonos a entender la relación que existe entre nuestra salud general y el ámbito espiritual pues el no solo sana la superficie física de nuestro ser sino que limpia nuestro interior también.

 

 

7. Salmos 107:19-20

19 Pero clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones.
20 Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina.

Aquí en estos versiculos se ve como en medio de la aflicción se clama a Dios y este les escucha y les libra de todas sus aflicciones. Nos dice que Él envió su palabra la cual no vuelve a Él vacía y les sano y les salvo de su ruina. Esto nos dice que desde la antigüedad ha habido gente con similares o peores problemas que los nuestros y en el momento exacto de su ruina y en medio de sus peores momentos claman a Dios y este les rescata y les sana.

 

 

8. Salmos 147:3

El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.

Este versículo es muy apropiado para los visitantes de este sitio pues nos habla que Dios sana a los quebrantados de corazón lo cual es una alusión a la depresión pues una persona quebrantada de corazón carece de esperanza, de animo, de amor, de vitalidad, de fe y nos dice que Él (Dios) les sana y venda sus heridas esto hace alusión de que además de sanarnos de nuestra aflicción El también alivia las cosas que nos quebrantan.

 

 

9. Mateo 8:16

Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos

Este versículo nos habla que entre las afecciones del ser humano, están las de intervención demoníaca, pues a Jesús entre las personas con problemas físicos que le traían se encontraban personas perturbadas por espíritus inmundos también, mas el versículo termina diciendo que Él los sanó a TODOS!

 

 

Mateo 4:24

Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó.

Este versículo nos enseña claramente que para Dios no hay límite de personas o ciertas enfermedades que El pueda sanar. Este versículo nos habla que le trajeron a TODOS los que padecían de algo, no nos dice a algunos o dependiendo de lo que tenían o solo a los que tenían esto o lo otro, sino que nos dice que a TODOS LOS SANO. También nos habla de la variedad de enfermedades y síntomas que le trajeron a sanar, desde enfermedades físicas (Paralíticos), hasta psicológicas (Tormentos, lunáticos) y espirituales (Endemoniados) dejando en claro que cierto tipo de males pueden ser el resultado de intervención maligna, mas lo grandioso de este versículo es que sin importar el origen de sus males, Él LOS SANO A TODOS.

 

 

Mateo 14:14

Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.

En este versículo se nos dice que Jesús entiende la necesidad humana y que tiene compasión de los hombres y sana a los que están enfermos entre ellos. Muchas personas cuestionan el por que si Dios siente compasión por los seres humanos no sana a todos y erradica la enfermedad y el mal del mundo en ves de sanar solo a algunos.

La Biblia nos enseña que el mundo se volvió contra Dios y se aparto de Él (Salmos 14:3), despreciando el bien y todo lo bueno dando rienda suelta a sus deseos mas bajos y cometiendo todo tipo de males y sumiéndose en miseria y valores inmorales. A raíz de esto la Biblia nos enseña que el hombre ha traído sobre si mismo cientos de males a raíz de que carecen de la protección de Dios pues le despreciaron y por eso son presas y víctimas de la situación, de demonios, castigo y todo mal existente, pues en sus corazones no hay Dios, ni ley.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba